“Ella dijo que sí”: mamá comparte cómo una maestra de niños con necesidades especiales la hizo llorar

Por Jocelyn Neo
19 de Diciembre de 2019
Actualizado: 19 de Diciembre de 2019

“Sabía que su maestra ya estaba casada, así que me pareció extraño”, fue la primera reacción de Stephanie Hanrahan cuando se encontró con una foto de la maestra de su hijo, sosteniendo un cartel que decía: “¡Ella dijo que sí!”. Sin embargo, todo fueron lágrimas cuando ella conoció la historia detrás.

Stephanie, madre de dos hijos en Dallas, Texas, a menudo recibe elogios de extraños por sus fotos familiares “perfectas”. Pero, sin que nadie lo sepa, yace la verdad: su esposo, Shawn, de 34 años, tiene un corazón con problemas de salud, y sus dos hijos, Campbell, de 5 años, y Eli, de 3, tienen autismo. Mientras tanto, su propia historia es igual de complicada, desde ansiedad hasta infertilidad y abuso.

(De izquierda a derecha) Stephanie con sus hijos, Campbell y Eli, y su esposo, Shawn. (Foto cortesía de Stephanie Hanrahan)

En una entrevista por correo electrónico con The Epoch Times, Stephanie, quien documenta su viaje de crianza de sus hijos en su blog llamado Tinkles Her Pants, compartió cómo encontró su equilibrio con la ayuda de los maestros de sus hijos.

Del duelo a la búsqueda de bendiciones

Algo era diferente en Campbell cuando tenía 1 año, y la única persona que se dio cuenta de esto fue Stephanie.

Mientras que la niña “podía hablar en oraciones completas, contar entre cinco y diez, y hacer sonar cada letra”, al mismo tiempo también tenía algunas reacciones realmente grandes a cosas triviales, dijo Stephanie.

“Le conté mis sospechas a la pediatra, pero todos me eludieron, afirmando que Campbell era demasiado inteligente y social para tener autismo”, dijo Stephanie.

Luego, los médicos confirmaron el presentimiento de Stephanie dos años después cuando Campbell perdió toda disposición a interactuar con sus compañeros. Sin embargo, esto no facilitó que Stephanie aceptara las noticias.

Campbell en su primer día de jardín de infantes. (Foto cortesía de Stephanie Hanrahan)

“Pasé por un profundo período de dolor”, recordó Stephanie. Le preocupaba si Campbell se casaría o viviría independientemente. Además, en ese momento, Stephanie no conocía a nadie que tuviera autismo.

Stephanie tardó mucho tiempo en aceptar el diagnóstico y luego consideró a estas noticias como si fuera algo de lo que había “aprendido nuevo” sobre su hija. Ella compartió: “Una vez que pude dejar ir la imagen que tenía en mi cabeza, pude ver que el autismo era una invitación a una vida increíblemente hermosa”.

No mucho después, esta madre cariñosa se encontró llorando nuevamente cuando su hijo, Eli, fue diagnosticado con autismo a los 2 años después de que notó que él había tenido retraso para hablar, además de otros síntomas. Sin embargo, Stephanie se levantó rápidamente y cambió su perspectiva.

“Comencé a ver belleza que nunca supe que existía”, dijo Stephanie. “Pensé que el autismo me mataría, pero fue una invitación a vivir de nuevo. He conocido a personas con tanta amabilidad y gracia que no me habría cruzado antes”.

Stephanie pronto comenzó a aceptar que sus hijos estaban “empaquetados de manera diferente”. Sin embargo, como madre, estaba preocupada cuando sus hijos comenzaron a asistir a la escuela preescolar. Temerosa de que su pequeña niña fuera juzgada, recordó haber descrito la personalidad de Campbell a sus maestros sin mencionar la palabra “autismo”.

Pero resultó que sus preocupaciones eran en vano. Antes de que Campbell comenzara el jardín de infantes, la directora de su escuela y los maestros ya tenían un sistema para ayudar a Campbell a crecer social y emocionalmente.

Mientras Campbell estaba prosperando en la escuela, era una situación ligeramente diferente para Eli. Stephanie tuvo que inscribir a Eli en un preescolar de desarrollo después de ver que no podía adaptarse al sistema en la escuela de Campbell.

Eli en su primer día de escuela. (Foto cortesía de Stephanie Hanrahan)

Sin embargo, resultó ser la decisión correcta, ya que Eli realizó mejoras significativas en la nueva escuela, que contrata a maestros que están específicamente capacitados en autismo. También fue aquí donde Stephanie se hizo amiga de la maestra de Eli, Taryn Logan, quien la hizo “llorar” con una foto en la que tenía un cartel que decía, “¡Ella dijo que sí!”, el cual compartió en Facebook.

La maestra “superheroína”

Después de que Taryn se graduó de la Universidad de Texas A&M en diciembre de 2018 con una certificación para enseñar Educación de Salud y Educación Especial en el estado de Texas, estaba preocupada por encontrar un trabajo. Ella sabía que las escuelas generalmente no contrataban a mediados de año y que el estado de Texas no exige que las escuelas públicas enseñen educación para la salud.

Cuando Taryn no pudo encontrar trabajo en la enseñanza de la salud, decidió buscar trabajo en la comunidad con necesidades especiales. Taryn había tenido una temporada hace ocho años en una escuela primaria cuando los niños con necesidades especiales despertaron su pasión en esta área. Entonces, cuando vio una oferta de trabajo en el preescolar de Eli, aprovechó la oportunidad.

A pesar de factores poco atractivos como salarios más bajos y tener que lidiar con mucho estrés y sin descansos, “fui con mis instintos y dije que sí a este trabajo”, dijo Taryn a La Gran Época.

La cuñada de Taryn estaba especialmente orgullosa del paso que había dado, que era perseguir su pasión a pesar de todos los desafíos. Para ayudar a Taryn a anunciar su nuevo trabajo a su familia y amigos, se le ocurrió la idea de una sesión de fotos improvisada para Taryn. Esto incluía sostener un cartel de “¡Ella dijo que sí!”, a pesar de que ya estaba casada.

Taryn con un cartel que decía “Ella dijo sí” en la casa de su cuñada en enero de 2019 después de aceptar un trabajo en un preescolar para niños con necesidades especiales. (Foto cortesía de Taryn Logan)

Taryn explicó la razón del especial mensaje, diciendo: “Me recordaron que esto es a lo que dije que sí: encontrarme al servicio de la población con necesidades especiales”.

Esto también es lo que tocó a Stephanie.

“Estos maestros son increíbles”, dijo Stephanie. “No elegí tener hijos con necesidades especiales, pero lo hicieron. Ellos entran voluntariamente todos los días a un salón de clases sabiendo los desafíos que les esperan y consideran que es una bendición”.

Stephanie agregó que está agradecida con estos maestros “superhéroes” por “elegir esta profesión” y además, por sus hijos. “La única razón por la que puedo respirar y comenzar de nuevo como mujer es porque durante unas horas al día me alivias como madre”, compartió Stephanie.

Hermanos Eli de 3 años y Campbell de 5 años. (Foto cortesía de Stephanie Hanrahan)

Mientras Stephanie agradece a los maestros como Taryn, Taryn ve a los padres que tienen niños con necesidades especiales como sus “héroes”.

“Recibo a su gente durante 8 horas al día, pero ellos los tienen toda su vida”, dijo Taryn.

Taryn explicó que aunque ayudar a los estudiantes a alcanzar sus metas personales puede ser un proceso gratificante, el trabajo también puede ser bastante exigente. Ella compartió cómo fue “superada por las emociones” cuando sus estudiantes sufrieron ataques o cuando vio que la vida era injusta para ellos. Sin embargo, ella pudo continuar, debido al papel que desempeña su fe y gracias a la ayuda de sus compañeros de trabajo. Taryn también le dio crédito al sistema de apoyo por mantenerla a flote.

Pero en última instancia, Taryn considera que es un “privilegio enseñarles” ya que la “alegría producida es mucho mayor” a pesar de lo que implica el trabajo.

La amabilidad importa

Como dice el refrán, “se necesita una aldea para criar a un niño”; los padres y los maestros también deben unirse para educar e impartir las habilidades necesarias para ayudar a sus hijos a prosperar en esta sociedad de rápido ritmo.

Para Stephanie, ella se apega a lo que Diane Dokko Kim, una autora y una madre de niños con necesidades especiales, quien dijo una vez: “Las habilidades que sus hijos necesitan para salir al mundo están en el mundo”.

Stephanie con sus hijos, Campbell y Eli. (Foto cortesía de Stephanie Hanrahan)

Así, Stephanie, cuyos hijos tienen desafíos sociales, vive con el lema de “exponerlos a todo”. Ella dijo: “Los hemos puesto en todos los deportes, clubes, escuelas, festivales y actividades bajo el sol”.

Stephanie incluso una vez arregló que Campbell conociera a Caelin Nieto, quien con autismo, es possedora del titulo de la organización Miss América. Durante la reunión, Stephanie vio cómo ambas chicas se conectaban entre sí. Caelin incluso le regaló a Campbell su corona de Miss Los Ángeles.

Al describir el momento, Stephanie dijo: “Este paso de la antorcha fue uno de los momentos más hermosos de mi vida. Dos chicas, separadas por veinte años, con una cosa increíble en común: el autismo”.

Campbell con Caelin Nieto, poseedora de un título en la organización Miss América. (Foto cortesía de Stephanie Hanrahan)

Si bien tener habilidades es importante, Stephanie espera nada más que sus hijos sean “dadores y receptores de amabilidad”.

Para los extraños que no saben sobre su diagnóstico, los niños de Stephanie serían vistos como extraños o groseros ya que tienen “gran dificultad para seguir las normas sociales”. Sin embargo, sería una historia diferente para aquellos que tienen discapacidades físicas.

Por lo tanto, Stephanie espera cambiar la percepción de aquellos que son neurotípicos “hacia la bondad y la inclusión”.

“Si todos viviéramos de acuerdo con ese mantra, aprendiendo y amando a quienes difieren de nosotros, imagina qué maravilloso mundo sería este”.

Taryn en su lugar de trabajo actual, Mis posibilidades, en Plano, Texas. (Foto cortesía de Taryn Logan)

Taryn, quien ahora es asistente de programa en My Possibilities, una organización sin fines de lucro que brinda educación superior a adultos con necesidades especiales, también está de acuerdo.

Ella alienta a todos a ponerse en el lugar de las personas con necesidades especiales y darles algo de tiempo preguntándoles acerca de su día, haciéndolos sentir “notados”.

“Si alguna vez tienes la oportunidad de hacer sonreír a uno de ellos, prepárate para sentir la alegría extraordinaria que conlleva”, compartió Taryn.

No más estar solo

Aunque la vida ha sido difícil para Stephanie después de saber que sus hijos tienen autismo, descubrió que “hay un lado positivo en la crianza de niños con necesidades especiales y es que tienes la oportunidad de cambiar”.

Sin embargo, uno no podría comprender la sensación que Stephanie tuvo por primera vez después de recibir el diagnóstico de sus hijos. Pero ahora que ha superado algunos de esos días difíciles, aconseja a los padres que tienen hijos con necesidades especiales que dejen salir sus sentimientos.

Stephanie con su familia cuando Eli tenía 1 año. (Foto cortesía de Stephanie Hanrahan)

“Tómese el tiempo adecuado para llorar y luego vuelva a levantarse. Su circunstancia no va a cambiar, pero su percepción puede cambiar”.

Stephanie también compartió la importancia de encontrar su comunidad. “Encuentra personas que tengan las mismas circunstancias o sentimientos y aférrate a ellas con tu vida”, explicó Stephanie. “Te salvarán”.

Agregó que el paso importante es “llegar y compartir su historia”.

“Creo que te sorprenderá la cantidad de personas que se esconden a la vista y que solo esperan que alguien hable para que ellos también puedan”, dijo.

*****

Puede interesarle:

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

TE RECOMENDAMOS