Elon Musk nombra a agencia poco conocida como el “peor infractor” de la censura del gobierno de EE.UU.

Por Tom Ozimek
07 de Febrero de 2023 6:21 PM Actualizado: 07 de Febrero de 2023 6:21 PM

Elon Musk, director ejecutivo de Twitter, ha señalado a una agencia gubernamental poco conocida como el “peor infractor” en términos de censura y manipulación de los medios de comunicación por parte del gobierno de Estados Unidos, alegando que marcó cuentas de Twitter para que fuera suprimidas basándose en criterios dudosos como la promoción de la teoría de la filtración de laboratorio como el origen del COVID-19.

En una serie de tuits del martes, Musk calificó el Centro de Compromiso Global (GEC, por sus siglas en inglés) del Departamento de Estado de EE. UU. de “amenaza para nuestra democracia” y señaló el extenso hilo del periodista independiente Matt Taibbi del 3 de enero que ahonda en las interacciones de la agencia con Twitter en materia de censura de contenidos.

El hilo de Taibbi al que Musk se refirió para obtener más detalles sobre la actividad del GEC incluye correspondencia interna entre los ejecutivos de Twitter que indica que incluso ellos no veían con buenos ojos la colaboración con el GEC, por considerarla “política” y “favorable a la prensa” y por tener un “historial de promover activamente agendas ideológicas específicas”.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con el GEC para solicitarle comentarios, pero no ha recibido respuesta hasta el momento de la publicación.

¿Qué es el GEC?

El GEC es una entidad dentro del gobierno de Estados Unidos responsable de coordinar y apoyar los esfuerzos de todo el gobierno para contrarrestar la propaganda extranjera y la desinformación.

Fundada en 2011, la agencia se estableció originalmente como el Centro de Comunicaciones Estratégicas Antiterroristas (CSCC, por sus siglas en inglés) dentro del Departamento de Estado. Su objetivo era apoyar a los organismos gubernamentales en las actividades de comunicación destinadas a contrarrestar el extremismo violento y las organizaciones terroristas.

En 2016, el CSCC se transformó en el Centro de Compromiso Global a través de la Orden Ejecutiva 13721, pero su misión antiterrorista se mantuvo en gran medida sin cambios.

La agencia afirma que sus principales objetivos son detectar, analizar y contrarrestar la desinformación y la propaganda de países extranjeros, y promover narrativas y políticas basadas en hechos para contrarrestar la influencia maliciosa y las operaciones de desinformación dirigidas a Estados Unidos y sus aliados.

El GEC trabaja con una amplia gama de socios, entre los que se incluyen otras agencias gubernamentales estadounidenses, el sector privado y aliados extranjeros.

Una de sus líneas de actuación consiste en desempeñar un papel de coordinación en la denuncia pública de las operaciones de influencia extranjera por parte de la interagencia del gobierno de Estados Unidos.

Como parte de este esfuerzo, el GEC acusó a China de coordinarse con Rusia para manipular las plataformas de redes sociales con el fin de difundir desinformación y rebatir las críticas internacionales de que Beijing no hizo más por detener la propagación del COVID-19.

Taibbi, en su hilo sobre el GEC, hizo referencia a un informe de febrero de 2020 que la agencia publicó titulado “Aparato ruso de desinformación que se aprovecha de la preocupación por el coronavirus”, en el que el GEC marcaba cuentas como “personas y delegados rusos” basándose en criterios como “describir el coronavirus como un arma biológica manipulada”, culpar de la propagación del virus a “investigaciones realizadas en el instituto de Wuhan” y “atribuir la aparición del virus a la CIA”.

El informe también señalaba cuentas que reenviaban la noticia de que Twitter había suspendido a ZeroHedge tras acusarlo de “conspiración del coronavirus” y de doxxing a un científico chino, lo que provocó “otra oleada de narrativas de desinformación”.

ZeroHedge había publicado reportes en los que se especulaba con que el COVID-19 se originó en el laboratorio de Wuhan.

¿”Aparato ruso de desinformación”?

Lea Gabrielle, que en ese momento supervisaba el GEC, dijo a los periodistas en mayo de 2020 que la agencia había identificado “una nueva red de cuentas no auténticas” en Twitter que estaban destinadas a impulsar la narrativa de China de que no era responsable de la propagación mundial de COVID-19.

Gabrielle dijo que los representantes de China y Rusia parecían estar trabajando juntos en una campaña “coordinada” de bots en Twitter para magnificar esta narrativa.

“Nuestra evaluación es que esta red podría desplegarse para permitir al PCCh [Partido Comunista Chino] amplificar y difundir rápidamente mensajes en todo el mundo, sesgando la conversación en su beneficio”, dijo a los periodistas en una rueda de prensa el 8 de mayo de 2020.

Dijo que era “muy probable” que el esfuerzo estuviera vinculado al PCCh, que actualmente “participa en una agresiva campaña de información para tratar de remodelar la narrativa global en torno al COVID”.

Esta campaña, dijo, consiste en tratar de pintar el régimen “como un líder mundial en la respuesta en lugar de la fuente de la pandemia”.

En su momento, Twitter rebatió algunas de esas afirmaciones. Dijo que había recibido unas 5000 cuentas del GEC y, tras realizar una revisión inicial, llegó a la conclusión de que las cuentas no parecían apoyar las posiciones del régimen chino.

Muchas de las cuentas pertenecían también a entidades gubernamentales, organizaciones de derechos y periodistas occidentales.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo que las cuentas que proporcionó a Twitter representaban una pequeña muestra de un conjunto de datos de casi 250,000 cuentas.

“No es sorprendente que haya cuentas auténticas en cualquier muestra”, dijo el portavoz. “Nuestro análisis general se basa en una confluencia de factores que impulsan nuestra evaluación, que mantenemos”.

Demasiado incluso para un Twitter feliz con la censura

En aquel momento, el entonces director global de Confianza y Seguridad de Twitter, Yoel Roth, dijo en un correo electrónico interno citado por Taibbi que el “bombardeo de la GEC sobre estas cuestiones es, al menos en parte, un intento de insertarse” en las conversaciones que Twitter mantenía con el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) y el FBI, entre otros.

Roth afirmó en el correo electrónico que el Departamento de Estado es una “voz importante” y que Twitter no quiere descuidarla. Sin embargo, recordó al equipo de Twitter que debían “seguir manteniendo una distinción entre las relaciones de gran confianza y valor que hemos construido durante años con entidades con considerable experiencia y autoridad en estos ámbitos” y otras partes del gobierno de EE. UU. “que pueden participar en estas cuestiones de vez en cuando (a veces de forma más política que otras)”.

Otra correspondencia interna describía al GEC como apresurado por compartir material con los medios de comunicación para impulsar una narrativa políticamente motivada que no se basaba necesariamente en datos concretos.

“La diferencia entre el momento en que se comparte el material y el momento en que se envía a la prensa sigue siendo problemática”, afirma uno de los correos electrónicos, según una captura de pantalla compartida por Taibbi.

“Estamos revisando los datos rigurosamente según nuestros propios estándares internos y no a medias para cumplir su ciclo mediático”, escribió a sus colegas el empleado anónimo de Twitter.

Roth escribió en otro correo electrónico que el FBI, que en revelaciones separadas de los Archivos de Twitter fue retratado como teniendo una estrecha relación con Twitter y haciendo numerosas solicitudes de supresión de contenido, invitó a representantes de GEC a la “reunión de seguridad electoral” semanal con Twitter a pesar de las objeciones de la plataforma de redes sociales.

“La presencia del GEC en estas reuniones es problemática por varias razones”, escribió Roth, entre ellas que el GEC tiene un “mandato de IO [operaciones de información] ofensivas para promover los intereses estadounidenses”.

Otras objeciones a trabajar estrechamente con el GEC incluían una “relativa falta de discreción y cautela por parte de los altos dirigentes del GEC a la hora de compartir informes/análisis basados en una metodología poco sólida” y un “historial limitado de colaboración exitosa con la industria”.

Los correos electrónicos formaban parte de la duodécima entrega de los Archivos Twitter, compartidos por Taibbi a partir de registros facilitados por Musk.

Las anteriores revelaciones de Twitter Files arrojaron luz sobre la inclusión en la lista negra de Twitter de algunas cuentas conservadoras, las deliberaciones internas sobre la suspensión de la cuenta del expresidente Donald Trump y el supuesto papel del FBI en la supresión de una historia del New York Post sobre la laptop de Hunter Biden.

Con información de Cathy He.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.