Elon Musk versus China

Por Rick Fisher
17 de Mayo de 2022 5:52 PM Actualizado: 17 de Mayo de 2022 5:52 PM

Opinión

El 25 de abril, cuando Elon Musk parecía cerrar la compra del gigante de las redes sociales Twitter por un valor de 44,000 millones de dólares, su más destacado rival espacial, multimillonario y cofundador del gigante del marketing Amazon, Jeff Bezos, publicó en Twitter: “¿Acaba de ganar el gobierno chino un poco de ventaja sobre la plaza del pueblo?”.

A pesar de la enorme dependencia de Amazon de China, la sugerencia de Bezos no carecía de fundamento.

Aunque los medios de comunicación estadounidenses no informaron de ello, el 9 de abril Musk hizo una breve aparición en vídeo en un foro de propaganda de la embajada china dirigido por el nuevo embajador chino en Estados Unidos, Qin Gang, con el que pretendía aparentemente avanzar en la actualmente inexistente cooperación espacial entre Estados Unidos y China.

Fue un recordatorio de que el Partido Comunista Chino (PCCh) conserva cierta influencia sobre Musk porque el éxito continuado de su gran fábrica de coches eléctricos Tesla en China requiere la plena cooperación del PCCh, aunque seguramente también intentará robar la tecnología de Tesla para dominar este mercado global.

Pero la ironía del acto propagandístico del 9 de abril en la embajada china es que en el espacio, Musk y el PCCh son rivales titánicos cuyas respectivas ambiciones determinarán quién controla el sistema Tierra-Luna-Marte.

Tanto los líderes militares estadounidenses como los chinos entienden que el control de la órbita baja de la Tierra (LEO) dependerá cada vez más del control del espacio cislunar entre la Tierra y la Luna, que depende del control, o al menos de la negación del control, de la Luna.

Pero el éxito o la “victoria” de Musk, Estados Unidos o China también dependerá de sus respectivas capacidades para sacar el máximo partido a sus sistemas diametralmente opuestos.

Si no fuera por el sistema estadounidense de democracia y libre empresa, con su enorme acceso al capital, Musk no habría podido, en menos de dos décadas, convertir su SpaceX Corporation en el principal innovador mundial, produciendo vehículos de lanzamiento espacial reutilizables (SLV) cada vez más grandes, que ofrecen un revolucionario acceso al espacio a menor coste.

Tampoco podría emprender proyectos como poblar la Luna y Marte o desplegar su planeada constelación de 42,000 mega satélites de banda ancha Starlink.

Los objetivos del PCCh para la hegemonía en la Tierra y en el espacio requieren el fin de la democracia, empezando por la de Taiwán, y el desmantelamiento de las alianzas militares democráticas dirigidas por Estados Unidos y del orden internacional basado en normas, para ser sustituido por un orden dominado por el PCCh que determine la prosperidad, la seguridad y el acceso al espacio de un país.

Especialmente en el ámbito espacial, se ha dado el caso de que el creciente éxito de Musk y su corporación SpaceX ha estado ligado a una alianza mutuamente beneficiosa con el gobierno de Estados Unidos.

En 2020, Estados Unidos logró romper el monopolio ruso del transporte humano a la Estación Espacial Internacional con la nave espacial tripulada SpaceX Dragon. La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) ha elegido la nave espacial de SpaceX, con capacidad para 100 toneladas de carga, para garantizar su regreso a la Luna en torno a 2025.

Un cohete Falcon 9 de SpaceX que transporta la nave espacial Crew Dragon de la compañía es lanzado en la misión SpaceX Crew-4 de la NASA a la Estación Espacial Internacional con los astronautas de la NASA Kjell Lindgren, Robert Hines, Jessica Watkins y la astronauta de la ESA (Agencia Espacial Europea) Samantha Cristoforetti a bordo, el 27 de abril de 2022 en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida. (Joel Kowsky/NASA vía Getty Images)

Si tiene éxito, la Starship de Musk podría dar a Estados Unidos y a su asociación del programa lunar Artemis de 19 países una ventaja vital de cinco años sobre el bombardeo de China en la luna, que podría comenzar justo antes de 2030, y luego intensificarse a medida que produzca, según se informa, hasta 10 anualmente de su SLV Long March-9 de 50 toneladas a la luna.

Pero parece que el PCCh, desplazando su antigua prioridad de hacerse con la tecnología de los coches eléctricos de Tesla, se está preparando ahora para plantear a Musk una competencia total en el espacio.

Esto comenzó en diciembre de 2021, cuando China presentó quejas en Naciones Unidas porque los satélites de la constelación Starlink de Musk habían amenazado la nueva estación espacial Tiangong de China en julio y octubre de 2021.

Luego, el 5 de mayo de 2022, el Diario del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China, el principal órgano del EPL, publicó un duro ataque a la corporación SpaceX, con su principal ira dirigida a la constelación Starlink, que ahora cuenta con 2200 satélites.

Sus “amenazas”, según el Diario del EPL, incluyen que Starlink se ha utilizado para transmitir datos a los aviones de combate F-35 de EE.UU., lo que significa que también podría permitir a los futuros cazas de vehículos aéreos no tripulados (UAV) “loyal wingman”, “lo que significa que un operador puede comandar un gran número de UAV para llevar a cabo tareas al mismo tiempo”.

El Diario del EPL también cree que Starlink es demasiado grande, señalando que la órbita baja de la Tierra “es capaz de albergar unos 50.000 satélites, más del 80% de los cuales serían ocupados por Starlink si el programa lanzara 42,000 satélites como planea. SpaceX está llevando a cabo un movimiento de encierro en el espacio para tomar una posición ventajosa y acaparar recursos estratégicos”.

Después que China se pasó las últimas tres décadas intentando dominar Internet en la Tierra, el Diario del EPL teme ahora que Starlink se convierta en una Internet espacial “intocable”.

El Diario del EPL dice: “Desafiando las restricciones de la geografía y la forma del terreno, proporciona servicios de acceso a Internet de banda ancha inalámbrica -tan buenos como en tierra- a objetivos en el aire, en el mar lejano, en las altas montañas y en el desierto o en zonas remotas, con la posibilidad de rehacer el panorama mundial de Internet”.

El Diario del EPL señala además: “Algunos expertos dijeron que si SpaceX instala unos cuantos servidores raíz en el espacio, puede convertir a Starlink en la segunda Internet global independiente, lo que supondrá un serio reto para todos los países a la hora de defender su soberanía en el ciberespacio y proteger su seguridad de la información”.

Esto significa que Starlink supone una amenaza directa para la dictadura del PCCh. A continuación, el artículo ataca la amenaza mayor de la corporación SpaceX de Musk:

SpaceX ya se ha convertido en un ” gigante” del espacio que controla toda una cadena industrial independiente que integra la fabricación de satélites, la construcción de estaciones terrestres, el lanzamiento y la recuperación de cohetes y la explotación de satélites y servicios. Cuando se integre profundamente con la conducción no pilotada, el IoT [Internet de las cosas], los datos en la nube y la ciudad inteligente, se expandirá hasta convertirse en una industria y una cadena de valor completamente nuevas, dará lugar a una gigantesca biosfera Starlink y monopolizará el futuro mercado de las aplicaciones espaciales”.

El PLA Daily concluye ominosamente que “el monopolio y la hegemonía son hermanas gemelas. Hay muchas posibilidades de que Starlink sea aprovechado por Estados Unidos, obsesionados con la hegemonía, para llevar al mundo a otro caos o calamidad”.

El PCCh suele revelar sus deseos proyectándolos como crímenes de sus enemigos. Pero es el PCCh el que busca la hegemonía en el espacio negando el acceso a los recursos espaciales a cualquier país que eventualmente pretenda amenazar la hegemonía del PCCh en la Tierra.

El sistema Starlink de Musk está sustituyendo a la Internet terrestre de Ucrania y se está utilizando para luchar contra los invasores rusos. También Taiwán podría aprovechar Starlink para luchar contra los invasores del PCCh o sostener una soberanía posterior a la invasión.

Además, la Starship de Musk podría dar a Estados Unidos una ventaja vital para asegurar el espacio cislunar y, por extensión, un “terreno elevado” desde el que defender los satélites de vigilancia militar críticos y, después, constelaciones como Starlink, lo que frustraría los objetivos del PCCh de alcanzar la hegemonía en la Tierra.

En esta titánica contienda, hasta ahora, es Musk quien lleva la delantera al PCCh.

Es de vital interés para Estados Unidos que Musk y otros empresarios privados del espacio de visión profunda tengan los medios para triunfar. Pero esperen que el PCCh apunte a sus activos y ambiciones mientras construye las armas para hacer la guerra en el espacio contra Estados Unidos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.