Embarazada con cáncer en etapa 4 le pide a Dios que se la lleve pero a cambio recibe 3 milagros

Por La Gran Época
22 de Agosto de 2019 Actualizado: 26 de Agosto de 2019

Esta valiente mamá es un milagro viviente. Al ser diagnosticada con cáncer en etapa 4 durante su embarazo en 2007, con fe y voluntad de vivir ha sobrevivido, y no solo eso, ha dado a luz a tres adorables niños.

Ashley Hallford estaba embarazada de un mes cuando sintió un bulto en el cuello. Primero fue diagnosticado como una infección que desaparecería con antibióticos.

Sin embargo, la “infección” no desapareció, sino que se hizo más grande y luego se volvió dura y dolorosa. Entonces Ashley fue por una biopsia a las 32 semanas de embarazo y se determinó que era una forma rara de cáncer en etapa 4.

Cuatro días más tarde, fue inducida al parto a las 33 semanas y dio a luz a un bebé llamado Harley, que estaba sano y fue enviado a casa dos días después de su nacimiento, dijo Ashley en una entrevista con 11 Alive de Atlanta 

Poco después del parto, los médicos le extirparon un tumor del tamaño de una pelota de sóftbol que se había extendido a su mandíbula. Le quitaron una sección de su músculo de la mandíbula y le cortaron un nervio facial.

Cinco semanas más tarde, los médicos le dijeron a Ashley que todavía no podían saber qué cáncer tenía.

“No pudimos determinar el origen de su tumor”, dijo a TODAY la Dra. Debra Miller del Southeastern Medical Oncology Center en Jacksonville, Carolina del Norte. “Consultamos con otros médicos en todo el país, pero no pudimos descubrir qué era”.

Después de las pruebas de MRI, los médicos descubrieron que tenía un tumor cerebral y que el cáncer se había extendido a sus pulmones e hígado. Debido a que el tumor cerebral había crecido en su nervio óptico, perdió la visión en su ojo derecho y no pudo abrir su parpado derecho.

“En ese momento, decidieron dejar de tratar de descubrir qué era y comenzar a tratarlo”, le dijo Ashley a TODAY. Ella comenzó con altas dosis de quimioterapia y radioterapia en enero del 2008.

Sin embargo, el cáncer continuó extendiéndose. Ashley ahora tenía innumerables tumores.

“Fue entonces cuando me pidieron que comenzara a tomar fotos, videos y escribir un diario para mi hijo”, dijo Ashley. Pero fue una tarea difícil para ella en ese momento. “Mi letra era terrible y apenas podía ver”.

Fue tan duro que Ashley recordó: “Recuerdo haber rogado a Dios que me dejara morir”. Pero aun así, no perdió la esperanza ni dejó de luchar.

Pero en poco tiempo, sucedió algo milagroso. En julio del 2008, se hizo una tomografía que pensó que sería la última en su corta vida. Pero el resultado sorprendió a todos.

Su oncólogo le dijo que el cáncer estaba en remisión. “Estaba llorando. Esperaba que fuera una noticia positiva, pero fue casi milagrosa”, dijo Ashley.

La pareja quería otro hijo, pero Ashley no pudo concebir porque los tratamientos de radiación la llevaron a una menopausia en su regla. Sin embargo, ella quedó embarazada nuevamente dos años después.

“Estaba emocionada y al mismo tiempo realmente asustada”, dijo Ashley. Debido a que el cáncer se produjo durante su último embarazo, sus médicos sospecharon que podría haber sido hormonal.

Afortunadamente, el cáncer no se repitió durante su embarazo. Ella dio a luz a una niña llamada Grace en octubre del 2012. Y en el 2016, estaba embarazada nuevamente y dio a luz a un niño, Eli.

Fue increíble para Ashley y probablemente para todos. Habiendo pasado por todos estos altibajos en los últimos nueve años, Ashley aconsejó a las personas que siempre permanezcan positivas.

“Los médicos me dieron unas pocas semanas de vida”, dijo. “No te rindas. No perdí la esperanza. Nunca dejes de luchar”.

Una verdadera historia de dificultad y resiliencia que te hará emocionar hasta las lágrimas

TE RECOMENDAMOS