Misteriosa embarcación de madera llega a tierra irlandesa sin tripulación y con un extraño mensaje

Por LORI C. SUMMERS
05 de Septiembre de 2019 Actualizado: 05 de Septiembre de 2019

Cuando los guardacostas fueron alertados sobre un barco extraño que había llegado a tierra en el condado de Mayo en Irlanda, nadie podía esperar lo que estaban a punto de encontrar. El artilugio de madera hecho a mano había flotado a través del Atlántico desde Canadá, y los lugareños se preguntaban cómo había llegado hasta allí.

Los artículos inusuales que llegan a la orilla del mar son algo común, por supuesto. Pero en el otoño del 2016, los funcionarios se quedaron atónitos ante el artefacto que apareció. Era una casa flotante de madera construida en poliestireno, de unos 6 metros de largo y 3 metros de ancho, con paneles solares en el techo. No había nadie a bordo.

A pesar de todo, el barco estaba en muy buen estado, aunque estaba lleno de escombros y había sufrido un cierto desgaste.

En el interior de la casa flotante había un misterioso mensaje escrito en la pared, que al parecer escribió el anterior propietario. Se leyó: “Yo, Rick Small, ¡dono esta estructura a un joven sin hogar para darles una vida mejor ya que los habitantes de Newfoundland no lo quieren hacer! Sin alquiler, sin hipoteca, sin hidroeléctrica”.

Lo que más desconcertó a las autoridades fue la aparente probabilidad de que este artilugio de madera alimentado por energía solar hubiera llegado hasta aquí desde Canadá.

“Pensar que este aparato podría haber cruzado el Océano Atlántico“, dijo Michael Hurst, un oficial de la Unidad de Guardacostas de Ballyglass, a ABC News, “[es] increíble”.

Al desentrañar el misterio del origen del barco, se descubrió que su constructor era Rick Small, un ambientalista canadiense de Thunder Bay, Ontario. Rick solo había sido noticia en Canadá un año antes, cuando montó en una bicicleta impulsada por energía solar desde Columbia Británica hasta Newfoundland. Es una distancia de 7000 kilómetros.

Michael declaró, según ABC, que varios residentes de Newfoundland se pusieron en contacto con los funcionarios del Condado de Mayo para recordar que habían visto a Rick en el 2015 con la casa flotante. Uno de esos residentes, Timothy Legrow, no solo envió una foto del barco estacionado en sus muelles locales, sino que también recordó una conversación que había tenido con el propietario. El hombre le había dicho que Rick estaba planeando cruzar el Atlántico con el bote de madera. “Me dijo que su plan era tomar el barco y probar que la energía solar podría cruzar el Atlántico”, dijo Timothy, según un informe de ABC.

Después de ser recuperado, el barco fue llevado a tierra, donde debía permanecer y esperar a ser reclamado por su propietario. Pero las autoridades no creían que eso fuera a suceder. “Desde el mensaje interior, es probable que abandonara esa idea y dejara el barco en un muelle para personas sin hogar”, dijo Michael a ABC News.

“Probablemente se separó y de alguna manera se abrió camino a través del océano hasta aquí”.

Pero sigue siendo un misterio cómo el barco logró cruzar una distancia tan enorme sin tripulación y llegar intacto a la costa irlandesa. El barco había sido impermeabilizado con alquitrán, y según un local, estaba “bien hecho”.

Michael reveló planes para reparar y convertir el artefacto en una atracción turística si su creador nunca lo reclama. “Si las cosas salen así, y si Rick Small no requiere que el barco regrese, pueden usarlo localmente como una atracción turística y restaurarlo lo mejor que puedan”, dijo a CBC News.

Mira el vídeo:

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

¡Hay que guardar los dientes para el ratón!

TE RECOMENDAMOS