Empacadores de carne de EE.UU. son cuestionados por las masivas exportaciones a China

Exportaciones de carne de cerdo de China aumentaron un 465% en abril, mientras que procesadores alertaron de escasez
Por ALAN MCDONNELL
26 de Junio de 2020
Actualizado: 26 de Junio de 2020

Dos senadores estadounidenses han enviado una carta (pdf) a los principales empacadores de carne estadounidenses para averiguar cuántas toneladas de carne de cerdo, de res y de aves de corral se exportaron a China en abril, en un momento en que se advertía a los consumidores estadounidenses sobre las cadenas de suministro rotas y la posible escasez de productos cárnicos.

Los senadores Elizabeth Warren (D-Mass.) y Corey Booker (D-N.J.) pusieron el foco de atención en Tyson Foods, Inc., JBS USA, Cargill Inc. y Smithfield Foods, expresando su preocupación por “los informes de que sus empresas enviaron cantidades masivas de carne de cerdo y otras carnes a los consumidores en China, mientras amenazaban al público estadounidense con una inminente escasez de carne de vacuno, cerdo y pollo”.

Según las estadísticas de comercio del USDA, los empacadores de carne de EE.UU. enviaron más de 115,000 toneladas de productos de cerdo a China tan solo en abril de 2020, una cifra 465 por ciento más alta que en abril de 2019.

Los senadores alegan que los procesadores de carne aumentaron los precios para los consumidores de EE.UU. y presionaron al presidente Trump para que designara a la industria de empacado de carne como “infraestructura crítica”, mientras que exportaban grandes cantidades de productos a China. También dicen que la decisión de continuar las operaciones perjudicó a los trabajadores de las empresas, ya que el personal de las empresas de procesamiento de carne se enfermó con el virus del PCCh.

Según Warren y Booker, “Este patrón de comportamiento plantea dudas sobre si están cumpliendo sus compromisos con los trabajadores que producen su carne de cerdo y de res; las comunidades en las que operan, y los consumidores de la nación que dependen de sus productos para alimentar a sus familias”.

Paquetes de carne limitados a dos artículos por cliente en Ralphs en Menifee, California, el 15 de marzo de 2020. (Brad Jones/The Epoch Times)

Infraestructura crítica

El presidente Donald Trump emitió una orden ejecutiva el 28 de abril en la que declaró que era importante que “los procesadores de carne de vacuno, cerdo y aves de corral (‘carne y avicultura’) en la cadena de suministro de alimentos siguieran operando y cumpliendo las órdenes para asegurar un suministro continuo de proteínas para los estadounidenses”.

Según la orden, el cierre de las plantas debido a que los trabajadores contrajeran el virus del PCCh “amenazaría el funcionamiento continuo de la cadena de suministro de carne y aves de corral nacional, socavando la infraestructura crítica durante la emergencia nacional”.

Ahora, sin embargo, los senadores Warren y Booker han escrito a las cuatro empresas procesadoras de carne involucradas para preguntar cuántos de sus trabajadores en cada planta habían contraído la enfermedad, cuántos habían sido hospitalizados y cuántos habían muerto, afirmando que las empresas no habían aplicado medidas adecuadas de distanciamiento social y habían sometido a los trabajadores a una cultura de “trabajar mientras se está enfermo”.

“Sus empresas crearon las condiciones que dejaron a sus trabajadores y a la cadena de suministro vulnerables a la pandemia de COVID-19”, escribieron, “pero en lugar de abordarlas, utilizaron la perspectiva de la escasez de alimentos para asegurar una licencia federal para poner a sus trabajadores en peligro”.

Carta de Tyson

Tyson Foods había publicado un anuncio de una página completa en las ediciones dominicales de The Washington Post, The New York Times y un periódico regional en Arkansas el 26 de abril, justo 2 días antes de la orden ejecutiva. En el anuncio, el presidente de la compañía John Tyson expresó su gratitud a los miembros del equipo y declaró que “sobre todo”, se preocupaba por su salud y seguridad.

“La cadena de suministro de alimentos es vulnerable”, escribió Tyson. “A medida que las plantas de cerdo, carne de vacuno y pollo se ven obligadas a cerrar… millones de libras de carne desaparecerán de la cadena de suministro. Como resultado, habrá un suministro limitado de nuestros productos disponibles en las tiendas de comestibles”. Tyson Foods tenía la responsabilidad de alimentar a la nación y al mundo, dijo.

En una planta de procesamiento de carne de Tyson Goodlettsville, Tennessee, el Departamento de Salud encontró que 90 empleados estaban infectados con el virus del PCCh. (Joe Raedle/Getty Images)

Prohibición de exportaciones de PPE

El 3 de abril, el presidente Trump invocó la Ley de Producción de Defensa (DPA) para impedir que las empresas estadounidenses exportaran respiradores N95, así como suministros médicos y otros equipos de protección personal fundamentales para garantizar que los hospitales y centros de salud estadounidenses estuvieran bien equipados para combatir la pandemia del virus del PCCh.

“Estados Unidos está en guerra contra un enemigo invisible”, dijo Trump. “Desafortunadamente, el brote del virus ha llevado a la explotación en tiempos de guerra por parte de corredores, distribuidores y otros intermediarios sin escrúpulos que operan en los mercados secundarios”.

Trump dijo que la capacidad de esos explotadores en tiempos de guerra para comprar suministros de materiales escasos y luego exportarlos podría llevar a la especulación de los precios. “Esta conducta niega a nuestro país y a nuestra gente los materiales que necesitan para ganar la guerra contra el virus”, dijo.

En su carta, Warren y Booker cuestionaron a las empresas cárnicas “la honestidad con el público estadounidense sobre las razones del aumento de los precios de los alimentos”, así como su “compromiso de proporcionar un suministro de alimentos seguros, asequibles y abundantes para la nación”.

“La inflación de los alimentos, encabezada por los altos precios de la carne, aumentó a su nivel más alto en casi una década, con el índice de la carne de vacuno experimentando su mayor aumento mensual de 10.8% en mayo”, escribieron.

Según Reuters, Tyson y JBS dicen que han reducido las exportaciones para centrarse en satisfacer la demanda estadounidense, y que Cargill había dicho que no exportaba productos de carne y aves de corral estadounidenses a China.

La demanda china de productos cárnicos aumentó considerablemente en 2019 después de que los brotes de peste porcina africana diezmaran las manadas de cerdos chinos y los precios de la carne de cerdo alcanzaran cifras récord.

Reuters y Mimi Nguyen Ly contribuyeron a este informe.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Beijing aprovecha las protestas por Floyd para socavar a EE.UU.

TE RECOMENDAMOS