Empanadas a la China

03 de Diciembre de 2015 Actualizado: 03 de Diciembre de 2015

La empanada es un plato muy controversial en cuanto a su origen. La referencia más lejana de este plato se remite a Persia siglos antes de Cristo, con carne de cordero, trigo burgol y al estilo árabe. Luego se dice que llega a España con la conquista de los moros, y de allí a América, especialmente a Argentina. Es un alimento que se puede encontrar en muchos países, haciendo casi imposible viajar a un país o región y no encontrarse con este famoso y popular plato. Igualmente no importa de dónde sea la empanada, el secreto siempre va a ser el corazón del relleno, la masa que envuelve y esconde el relleno y su forma.

Todos los países tienen su propia forma de preparar sus deliciosas empanadas, y a su vez cada región dentro del país tiene una forma distinta y característica de hacerlas. Por ejemplo, en Argentina podemos disfrutar de una gran variedad de deliciosas empanadas. Tenemos empanadas criollas, salteñas, tucumanas, cordobesas, etc., todas deliciosas con un sabor especial que las hace únicas.

China, por su parte, también tiene su versión de la empanada. Cuando se habla de “empanada china”, generalmente se piensa en los famosos “rollos primavera”, que se realizan con una pasta de harina de trigo que envuelve al relleno y luego se fríen en aceite hirviendo. Pero en realidad, en China hay otro tipo de empanadas, llamadas Baozi, que es un tipo de bollo de pan relleno y generalmente cocido al vapor, aunque muchos después eligen saltearlo.

Estos baozi se han hecho cada vez más populares últimamente, especialmente para quienes frecuentan el barrio chino y pueden comprarlos para ir comiendo en el camino. Entre estos también hay muchas variedades. Los más conocidos son el relleno con carne de cerdo y brotes de bambú y una variedad vegetariana con brotes de soja y tofu.

Estas “empanadas” se comen como bocadillo, pero en China también se les da otros usos, para complementar distintos platos. Por ejemplo, los Xiaolong bao son un pequeño baozi relleno de carne procedente de Shanghai que se incluye en las sopas. Y hablando de sopas, el Tangbao, muy común en la región de Yangzhou ¡está relleno de sopa!

Otras variedades son los Dousha bao (rellenos de dulce de porotos rojos), Lianrong bao (de pasta de semillas de loto), Zima bao (de pasta de semillas de sésamo) y los Naihuang bao (rellenos con una masa dulce de color amarillo).

Empanadas al vapor

La mayor diferencia entre estas empanadas chinas y las occidentales es la forma de cocción de la masa, ya que en el caso chino se cocina al vapor. Aunque a los ojos occidentales el blanco parejo de estas empanadas no parece muy tentador, al primer bocado uno experimenta todas las ventajas de cocinar con este método.

Este antiguo método de cocción permite extraer el sabor más puro del ingrediente que pierde el mínimo de nutrientes, contrario a lo que pasa con otros métodos de cocción como preparar los alimentos fritos o con otra técnica. La cocción por concentración del vapor caliente aplica calor al producto para lograr que se cueza, logrando cocciones más rápidas que mantienen la humedad en el alimento; es buena en las verduras y no se pierden los olores ni los jugos, aunque no podemos obtener dorados crujientes en carnes o pescados. En la cocina al vapor las especias quedan totalmente suprimidas, ya que este método mantiene los sabores y los aromas del alimento casi íntegramente.

Para cocinar al vapor en wok como hacen en China, en el fondo del recipiente se añade agua, la cual podemos enriquecer con ingredientes aromáticos (finas hierbas, jengibre, ajo, cebollas, vinos) o también algún caldo corto, y en el mismo grill o en un cestillo se colocan los alimentos cortados en trozos de similar tamaño. Estos se cuecen por el vapor que suelta el agua al hervir, recordando que nunca deben tocar el agua. De esta manera, además de conservar al máximo las vitaminas y las sales minerales solubles en agua, que no se pierden al no estar el alimento en contacto con el líquido, los alimentos mantienen su sabor natural.

Con esto, probar una de estas empanadas chinas no solo es una forma accesible de conocer nuevos sabores, ¡sino de disfrutar de una comida sana y nutritiva!

Empanadas de cerdo al vapor

Ingredientes:

Para el relleno: Carne de cerdo, 160 gr. Jengibre, 5 gr. Caldo de pollo, 50 gr. Puerro, 20 gr. Aceite de maní, 20 gr. Salsa de soja, a gusto

Para la masa: Harina de trigo, 350 gr. Levadura, 100 gr (si es masa fermentada). Soda, un poco.

Preparación:

Picar o exprimir la carne de cerdo.

Mezclar la carne picada con jengibre picado. Batir la carne picada con palillos mientras echar salsa de soja poco a poco.

Cinco minutos después echar caldo de pollo, y batir otra vez la carne hasta que esté glutinosa.

Echar puerro picado y aceite de maní, mezclar todo bien.

Guardar el relleno en la heladera unos diez minutos para que se solidifique un poco el caldo. Si no, es difícil envolver el relleno con las capas de masa.

Mezclar harina de trigo y levadura y agua fría para hacer una masa. Tapar la masa con una tela húmeda (media hora) hasta que se hinche.

Amasar la masa con un poco de soda. Cortar la masa en trozos pequeños (cada uno pesa 12g). Alisarlos para tener capas de masa.

Sacar el relleno de la heladera y envolverlo con las capas de masa (15g relleno- cada capa). Hacer la forma de Bao Zi.

Cocer al vapor 10 minutos. (probar uno para ver si está cocido)

TE RECOMENDAMOS