Empleada de cafetería escolar sirve almuerzo a estudiante que no puede pagar, al otro día la despiden

Por Mariana Buendia - La Gran Época
25 de Mayo de 2019 Actualizado: 25 de Mayo de 2019

Muchas veces en la vida nos surgen situaciones en las que hacer lo que consideramos correcto puede ir en contra de las normas o reglas de la sociedad. Esto fue lo que sucedió cuando Bonnie Kimball, trabajadora de una cafetería, decidió servirle la comida a un alumnos que no tenía dinero para pagar, pero que tenía hambre.

Un día más de trabajo transcurría para Bonnie en la escuela secundaria Mascoma Valley Regional, en New Hampshire, EE.UU el pasado 4 de abril. La mujer trabajaba en la cafetería desde hace aproximadamente 5 años, sirviendo y cobrando el almuerzo a los chicos como parte del equipo de trabajo del comedor “Café Services”.

Sin embargo, ese día uno de los niños no llevaba el dinero para pagar su comida y Bonnie hizo lo naturalmente correcto: le procuró el almuerzo y amablemente pidió que le dijera a su mamá que cargara su tarjeta para pagar su deuda, la cuál rondaba aproximadamente en los 8 dólares. Al día siguiente, el estudiante pagó su deuda.

Lo que nunca imaginó Bonnie es que su decisión cambiaría completamente el curso de los acontecimientos, trascendiendo por mucho sus buenas intenciones.

Uno de sus responsables se percató de la situación y al día siguiente fue citada por la compañía. Bonnie había cometido una “violación estricta de nuestros procedimientos”, según informó ABC Sociedad.

A pesar que el distrito escolar tiene unas claras políticas referentes a la alimentación, donde a los estudiantes no se les debe permitir pasar hambre, incluso si no tienen dinero para pagar, la política de la compañía “Café Services” es que a los chicos que no puedan pagar se les tiene que dar “la comida del día” y no del menú o la carta de la cafetería.

Pero Bonnie permitió que el alumno adquiera comida de la carta por un valor de 8 dólares, lo cuál fue suficiente para que justificaran su despido laboral.

Bonnie tenía una buena trayectoria en la cafetería y era muy querida por los alumnos; incluso había sido nombrada como un miembro valuable del equipo de “Café Services” y su propio supervisor escribió en aquel entonces: “Bonnie es muy confiable y segura. Está dispuesta a trabajar horas extras para cubrir a otros y ayudar en funciones especiales”, publicó Valley News.

Entonces, ¿realmente hizo mal su trabajo? ¿Pensar en el alumno que no llevaba dinero aquel día fue un error? Muchas personas probablemente responderán que no, pues aunque no siguió las reglas totalmente, tampoco las rompió por completo y más aún, por consideración hacia otra persona que lo necesitaba.

Como era de esperarse, esta historia se viralizó rápidamente a través de las redes y los noticieros que hicieron eco de la gran indignación de muchas familias que consideraron que la mujer no había realizado nada indebido.

Pero el mal trago de Bonnie vino acompañado por una ola de solidaridad, y luego de su despido se inició una campaña de recolección de dinero a través de GoFundMe, la cual fue un rotundo éxito que demostró que pensar primero en los demás debe ser valorado.

De una u otra forma todos hemos sido Bonnie en algún momento, donde no se miden las consecuencias en virtud del bienestar ajeno, momentos en los cuales sale nuestro mejor costado sin pensar que algo pueda salir mal en el camino. Para algunos este camino sí vale la pena.

Y tú, ¿qué hubieras hecho en su lugar?

No te pierdas el castigo épico para el mal comportamiento de un adolescente

¿Te gusto este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

 

TE RECOMENDAMOS