Empleado de Bank of America relata condiciones “estresantes” y renuncia obligatoria a derechos de HIPAA

Por Matt McGregor
14 de Diciembre de 2021 4:22 PM Actualizado: 15 de Diciembre de 2021 10:55 AM

En medio de una cultura de trabajo descrita como “cada vez más estresante” debido a las políticas de COVID-19, un empleado de Bank of America denunció que cuando se utiliza la herramienta de estado de vacunación de la corporación, para proceder, uno adicionalmente debe renunciar a sus derechos de ley de prácticas de confidenciabilidad HIPAA (Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico).

“Si usted es como la mayoría de la gente y no lee la letra pequeña, lo va a perder”, dijo el empleado, que habló bajo condición de anonimato, a The Epoch Times.

Después de entrar en el programa de informática para presentar el estado de no vacunado como empleado, se detuvo para leer los términos y condiciones.

“Hay repetidas afirmaciones de confidencialidad en las comunicaciones a los empleados, pero la letra pequeña de la herramienta de vacunación obligatoria establece que se renuncia a los derechos individuales de la HIPAA al utilizar la herramienta”, dijo el empleado.

La Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPAA), aprobada en 1996, protege la información médica de un individuo, impidiendo que los proveedores de atención sanitaria compartan la información de un paciente con alguien que no sea el paciente o alguien que el paciente haya autorizado como receptor.

“Viendo esto yo pienso que me hacen renunciar a mis derechos HIPAA para acceder a esta herramienta, así que obviamente quieren compartir mi información”, dijo el empleado. “No sé con quién la están compartiendo y por qué, pero dudo mucho que sea confidencial si uno está renunciando a sus derechos HIPAA para hacerlo”.

Aunque Bank of America no ha obligado a vacunar a sus empleados, el empleado indicó que se han tomado medidas correctivas implícitas por no vacunarse.

La respuesta mundial al virus del PCCh (Partido Comunista Chino) cambió el panorama de la fuerza de trabajo en 2020 al enviar primero a la gente a trabajar a distancia antes de que algunos empleados volvieran a hacerlo en 2021, dejando que las empresas determinen sus propias políticas de mitigación de riesgos en torno al virus.

Los temores sobre la variante Delta enviaron a muchos a casa y se convirtieron en la plataforma sobre la que el presidente Joe Biden anunció su política de orden de vacunación en septiembre del presente año, cuando ordenó al Departamento de Trabajo que desarrollara una norma que exigiera a todos los empleadores con 100 o más trabajadores que les ordenen a que se vacunen antes del 4 de enero de 2022, o que exija a los empleados no vacunados a que se sometan a pruebas de detección del virus semanales.

El 8 de diciembre, el Senado de Estados Unidos votó para bloquear la orden de vacunación contra COVID-19 de Biden, dirigida al sector privado, ya que los tribunales prohibieron otras órdenes de vacunación de la administración Biden, incluidas las dirigidas a los contratistas federales y los trabajadores de la salud.

De opcional a obligatorio

Según los documentos, los empleados debían comunicar su estado de vacunación antes del 1 de noviembre.

“Antes esto era opcional”, dijo el empleado.

A su vez, cada correo electrónico que lleva al anuncio del 21 de octubre indica que la herramienta de vacunación es confidencial, añade.

Según un correo electrónico fechado el 1 de julio, si un empleado introducía su estado de vacunación completa “en la herramienta confidencial de estado de vacunación” antes del 31 de agosto, ese empleado recibía 200 dólares.

Un memorándum del 16 de julio de Dean Athanasia, presidente de la banca regional de Bank of America, dice: “Gracias por compartir confidencialmente su estado de vacunación”.

El 21 de octubre esto se convirtió en obligatorio.

Términos y condiciones

“Pero para acceder a la herramienta para compartir su estado, se tiene que hacer clic en Siguiente“, dijo el empleado. “Si uno pulsa el botón, está aceptando los términos y condiciones. Si se niega, la herramienta se cierra y uno podría ser objeto de medidas disciplinarias”.

Además de los términos y condiciones, al hacer clic en Siguiente se acepta un aviso de privacidad y el formulario de autorización de divulgación de información sanitaria protegida de la La Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPAA).

En el apéndice de uno de los documentos en el que se enumeran los “Propósitos para los que podemos recopilar, utilizar, transferir y divulgar información sobre exámenes médicos y estado de vacunación”, se dan varias razones, como la promoción de “condiciones de trabajo seguras y saludables de las instalaciones de la empresa”, la “gestión de las operaciones comerciales internas” y con el propósito declarado de “cumplir con las leyes y reglamentos locales, estatales, federales o de otros estados y/o países, y otros requisitos de información”.

El apéndice también establece que los proveedores de servicios y las autoridades públicas y gubernamentales son categorías de terceros con los que se puede compartir la información.

“El apéndice básicamente les da permiso para compartir la información como quieran”, dijo el empleado. “Todo lo que tienen que decir es que es ‘para promover condiciones de trabajo seguras y saludables’ y bajo esa apariencia, pueden compartirla con cualquiera”.

Políticas estresantes

El empleado relató que ya había sido amonestado después de que una cámara de la oficina lo captara quitándose la mascarilla en su despacho para beber café e indicó que esta sería una violación que obliga a los empleados a llevar siempre la mascarilla puesta, excepto en la sala de descanso, donde se puede comer y beber.

“Conozco a varios empleados que se vacunaron con la esperanza de no tener que llevar mascarilla y dejar de ser presionados”, indicó. “Durante unas dos semanas, ese fue el caso, luego salió a la luz que incluso si uno está vacunado tiene que usar una mascarilla”.

Los empleados que siguen sin vacunarse están empezando a ver algo que creen es inevitable.

“Tengo una familia y estoy pensando: ‘Me van a despedir por no estar vacunado'”, dijo a continuación. “Ha sido un momento estresante por la preocupación de cómo voy a mantener a mi familia si esto va por ese camino”.

Según un portavoz de Bank of America, “el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos indicó que la HIPAA no se aplica cuando un empleado individual revela información sobre su estado de salud, incluido el estado de vacunación contra el coronavirus, por lo tanto nuestra herramienta de estado de vacunación no requiere esa exención”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.