Empleados del FBI contactaron sin autorización a los medios, durante la investigación del correo electrónico de Clinton

Por Ivan Pentchoukov – La Gran Época
18 de Junio de 2018 Actualizado: 18 de Junio de 2018

Más de 50 empleados de todos los niveles del FBI estuvieron en contacto frecuente con los medios de comunicación, sin autorización oficial ni justificación, durante la investigación por los correos electrónicos de Clinton, según un informe publicado la semana pasada por el organismo de control del Departamento de Justicia.

Los empleados también aceptaron indebidamente regalos y beneficios de los periodistas, incluyendo boletos para eventos deportivos, bebidas y comidas, juegos de golf, y entradas a eventos sociales privados, según el informe del inspector general del Departamento de Justicia, Michael Horowitz.

La política de la oficina prohíbe estrictamente el contacto no autorizado con los medios de comunicación. Pero los empleados parecían ignorar “ampliamente” esta política durante la primera mitad del año, nombre en clave del FBI para la investigación sobre el uso de Hillary Clinton de un servidor personal no seguro para llevar a cabo negocios del gobierno durante el tiempo en que fue Secretaria de Estado.

La cultura de las filtraciones a los medios de comunicación estaba tan extendida que influyó en los funcionarios que asesoraban al entonces director del FBI, James Comey, acerca de las decisiones en la investigación del correo electrónico, según el informe (pdf), que también detalló un excesivo sesgo entre los investigadores y funcionarios clave que trabajaban en el caso.

El FBI actualizó en noviembre del año pasado su política acerca de los medios de comunicación, para reafirmar sus estrictas directrices sobre los contactos con los medios de comunicación. El inspector general encontró que el problema era la cultura, y no la política de la agencia.

“No creemos que el problema esté en la política del FBI, que resulta clara e inequívoca”, dice el informe del inspector general. “Más bien, concluimos que estas filtraciones resaltan la necesidad de cambiar lo que parece ser una conducta cultural de muchos en la organización”.

Christopher Wray, director del FBI, en un testimonio de este lunes sobre el informe del GI ante el Comité Judicial del Senado, dijo que está tomando medidas inmediatas para corregir la cultura de las filtraciones expuesta en el informe.

Además, dijo que creó una unidad especializada de investigación de filtraciones, que elevó el centro de amenazas internas al nivel de subdirector, y que instruyó al jefe de la oficina disciplinaria para que hiciera recomendaciones sobre los cambios que se pueden hacer desde arriba para castigar las filtraciones. Wray también mencionó que cada empleado de la agencia será entrenado apropiadamente en las estrictas prohibiciones contra las filtraciones a la prensa.

Desde por lo menos finales de julio de 2016, la investigación del correo electrónico de Clinton se llevó a cabo al mismo tiempo que la investigación de contrainteligencia de la campaña Trump. Al menos cinco de los agentes y funcionarios clave que participaban en ambas investigaciones, algunos de los cuales trabajaron en ambos casos, intercambiaron mensajes de texto que expresaban prejuicios contra Trump y a favor de Clinton. El informe de casi 600 páginas no detalla ni un solo mensaje a favor de Trump.

El agente principal de ambas investigaciones, Peter Strzok, intercambió mensajes de texto con su amante, la abogada del FBI Lisa Page, mostrando un sesgo extremo a favor de Clinton. En un momento dado, Strzok le dijo a Page que evitara que Trump se convirtiera en presidente.

Los detalles de la cultura de filtración dentro de la oficina parecen haber llamado la atención del presidente, quien ha criticado repetidamente a Strzok, Comey, y a los empleados de la oficina a los que él llama la “banda de ladrones” de Comey.

“Por qué el FBI estaba dando tanta información a los medios de noticias falsas”, escribió Trump en Twitter el domingo por la noche. “Se supone que no deberían estar haciendo eso, y conociendo al enemigo del pueblo, (las) Noticias Falsas, pusieron sus propias cosas ahí – ¡la verdad no les importa!”.

El inspector general también expresó su gran preocupación por la cultura de las filtraciones, diciendo que las revelaciones no autorizadas eran perjudiciales, y hacían temer que se produjeran filtraciones dentro de la oficina, lo que a su vez repercutía en la toma de decisiones en los niveles superiores. Un anexo al informe muestra que algunos periodistas estuvieron en contacto con más de una docena de empleados del FBI, incluyendo ejecutivos. El organismo de control tomó nota de las investigaciones en curso sobre los contactos no autorizados con los medios de comunicación, y casos en los que los empleados aceptaron regalos indebidos. Los resultados de estas investigaciones aparecerán en futuros informes.

“Estamos profundamente preocupados por el volumen y el alcance de los contactos no autorizados con los medios de comunicación realizados por parte del personal del FBI que hemos descubierto durante nuestra investigación”, señala el informe.

El informe del inspector general fue publicado una semana después de que el FBI acusara al ex jefe de seguridad del Comité de Inteligencia del Senado por mentir a los investigadores que estaban investigando las filtraciones ilegales. La acusación muestra que el alto funcionario se mantuvo en contacto regular con varios periodistas, y que tuvo relaciones extramatrimoniales durante años con uno de ellos. La pareja intercambió miles de mensajes.

Al explicar su decisión de reabrir públicamente la investigación sobre Clinton menos de dos semanas antes de las elecciones, Comey dijo que su decisión no estaba motivada por el temor de que las informaciones sobre la investigación se filtraran de otra manera. Sin embargo, al menos cinco funcionarios del FBI, entre ellos Page, Strzok y el jefe de personal de Comey, Jim Rybicki, dijeron que el temor de que la información se filtrara sí jugó un papel en la decisión.

“Estábamos bastante seguros de que… alguien iba a filtrar este asunto. Que tenemos todos estos correos electrónicos”, dijo el asesor general del FBI, James Baker, al inspector general. “Que, si no enviamos una carta, alguien lo va a filtrar. Eso definitivamente fue discutido”.

El segundo funcionario de más alto rango dentro del FBI, el subdirector Andrew McCabe, fue despedido a principios de este año supuestamente por autorizar una filtración de información y mentir sobre ella en varias ocasiones, incluso bajo juramento.

McCabe ordenó a sus subordinados que filtraran al Wall Street Journal informaciones sobre la investigación de la Fundación Clinton, cuando sus vínculos con los Clinton estaban comprometiendo su trabajo en las investigaciones relacionadas con Clinton. La esposa de McCabe, Jill McCabe, recibió una donación de campaña de casi 500,000 dólares del gobernador de Virginia Terry McAuliffe, aliado de Clinton.

TE RECOMENDAMOS