Empresario de 22 años repara gratis las cercas dañadas de los ancianos y a cambio pide algo genial

Por La Gran Época
04 de Abril de 2019 Actualizado: 04 de Abril de 2019

Por la bondad de su corazón, un joven cariñoso de West Midlands, Inglaterra, hizo un esfuerzo extra para arreglar las cercas dañadas de las personas mayores en épocas de clima extremo. Hace el trabajo gratis, solo pide a sus clientes mayores “una taza de té y algunas galletas”.

La iniciativa comenzó cuando Jon Horne, el dueño de 22 años de una empresa de cercados con sede en Solihull, arregló la cerca rota de una mujer mayor un fin de semana de octubre de 2018.

La anciana, de nombre Pat, llamó al negocio de Jon después de que la tormenta “Callum” derribara tres paneles de la cerca.

“Salí a echarle un vistazo en menos de una hora, ya que estaba bastante angustiada y preocupada por la seguridad de su casa”, escribió Jon en la página de Facebook de su empresa.

Viendo lo preocupada que estaba Pat, el servicial muchacho reparó su cerca el mismo día. Cuando ella le preguntó cuánto le debía por su servicio, el joven respondió: “nada”.

Agradecida, Pat le ofreció a Jon una taza de té a cambio de la reparación gratuita.

En una breve conversación, Pat continuó explicando “cómo se esforzó por mantenerse al día con sus facturas, pero la reparación de la cerca era imprescindible”.

“No puedo creer que algunas de las generaciones mayores se encuentren en una situación en la que tengan que decidir si quieren abrigarse o en este caso, tener una cerca segura”, escribió Jon.

Pero Pat no fue la única persona mayor que se vio afectada por las fuertes tormentas, por lo que Jon decidió ofrecer su servicio de cercado de forma gratuita a “cualquier persona mayor que esté luchando” en épocas malas.

En vez de pedir dinero, todo lo que pide es “una taza de té y unas galletas”.

Jon, que estableció su propio negocio a la edad de 17 años, explicó que afortunadamente su empresa ya tiene el respaldo como para destinar dinero a este tipo de acciones.

“Por favor, hagan correr la voz para que nuestros ancianos no se preocupen por la seguridad este invierno”.

Como explicó Jon, él no es “rico”, pero está contento de dedicar su tiempo y sus recursos a ayudar a las personas mayores siempre que pueda, porque “cuando sea mayor espero que haya empresas que puedan hacer lo mismo”.

La publicación de Jon se volvió viral y generó más de 122.000 reacciones, con algunas personas sumándose a su causa y ofreciendo ayuda.

“Hola, soy carpintero y me gustaría ayudar cuando pueda. Estoy muy ocupado con la renovación del hogar y con el trabajo en este momento, pero contácteme si estás haciendo una reparación gratuita y si puedo ayudar, lo haré”, escribió un usuario.

Otro comentó: “Estoy muy conmovido con esta historia… Y me encantaría ayudar. …¿podrías pensar en abrir una página de ‘GOFUNDME’ para que podamos contribuir a tu maravillosa campaña”.

Tomando su amable iniciativa un paso adelante, Jon abrió una página GoFundMe para recaudar fondos para financiar su proyecto filantrópico después de recibir más de 1500 mensajes de más de 500 ancianos y de familias y personas en dificultades en diferentes circunstancias pidiéndole ayuda reparara sus cercas.

“Leer mensajes como los que recibí hoy te hace dar cuenta de lo privilegiado que eres al tener tu salud y a tus seres queridos, también te molesta ver la situación en las que algunas personas se encuentran actualmente”, escribió.

“Nos encantaría ayudar a todos los que nos enviaron mensajes, pero es físicamente imposible. Creamos una página de financiación para cualquiera que quiera donar para ayudarnos a ayudar a otros”, agregó.

Incluso sin ninguna donación, se comprometió a ayudar a por lo menos 8 de 12 personas mayores por mes. Una respuesta positiva a la campaña de donación fue que recaudó más de 3470 dólares, superando su meta de 1285 dólares.

Gracias a su generosidad fue elogiado como un “verdadero caballero inglés” por una mujer en la página de GoFundMe. ¡Continúa con el buen trabajo Jon! Esperemos que esta conmovedora historia inspire a más empresas a involucrarse en obras de caridad.

“Mi abuela trata de ayudar a acomodar la nueva lavadora… Esto no termina muy bien…”

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS