Empresas chinas deben aproximadamente $24,000 millones en bonos de crédito vencidos

Por Nicole Hao
24 de Diciembre de 2020
Actualizado: 24 de Diciembre de 2020

El último indicador de los problemas económicos de China es la cantidad de bonos de crédito en todo el país que no se pudieron pagar a tiempo–164 de ellos, por una suma de 160,000 millones de yuanes (alrededor de USD 24,430 millones).

Los prestatarios incluyen empresas estatales que anteriormente fueron calificadas como AAA por las agencias de calificación de bonos chinas.

El mercado chino tiene tres tipos de bonos: bonos gubernamentales emitidos por gobiernos de diferentes niveles; bonos de crédito emitidos por empresas; y bonos convertibles, emitidos por empresas que cotizan y que pueden convertirse en acciones ordinarias de la empresa emisora ​​o en efectivo de igual valor.

Economic Observer, un medio estatal chino, informó las últimas estadísticas del mercado de bonos recopiladas por Wind, una empresa china de servicios financieros privados.

“164 bonos de crédito que fueron emitidos por 27 empresas se encontraban en incumplimiento repudiable para el 18 de diciembre de este año”, informó. “Entre ellos, la suma incumplida por las empresas estatales fue de 51,897 mil millones de yuanes (USD 7,92 mil millones), o tres veces más que la cifra en 2019, 12,93 mil millones de yuanes (USD 1,97 mil millones)”.

Un empleado que trabaja en el taller de una empresa de fabricación de baterías de litio en Huaibei, provincia de Anhui, al este de China, el 14 de noviembre de 2020. (STR/AFP a través de Getty Images)

Por ejemplo, Henan Yongmei es una empresa estatal de carbón ubicada en la provincia de Henan, al centro de China, y obtuvo la calificación AAA en el mercado financiero. El 10 de noviembre, Yongmei anunció que no podía pagar un bono de crédito vencido, con capital e intereses valuados en más de mil millones de yuanes (USD 150 millones).

El 23 de noviembre, Yongmei anunció de que tampoco podría reproducir sus otros bonos crediticios, valorizados en más de 2000 millones de yuanes. Al mismo tiempo, Yongmei tenía 21 bonos de crédito que aún no habían vencido, valorizados en 21,410 millones de yuanes (USD 3,27 millones) en total.

Según los datos de la empresa, su relación deuda-activos actual supera el 77 por ciento. El 11 de noviembre, el segundo día luego de que Yongmei no pudiera pagar el bono de crédito vencido, la agencia de calificación de bonos Chengxin de China bajó la calificación de Yongmei de AAA a BB.

El presidente de Yongmei, Qiang Daimin, dijo durante una conferencia de prensa el 23 de noviembre de que la compañía continuaría la decisión del Comité de Estabilidad Financiera y Desarrollo, el organismo regulador financiero de China dependiente del Consejo de Estado.

Al cierre de esta edición, Yongmei aún continua operando. La empresa pagó intereses sobre el primer bono vencido y dijo que pronto pagaría la mitad del capital.

Obreros trabajan en una instalación minera de carbón en Huaibei, provincia de Anhui, al este de China, el 4 de marzo de 2014. (STR/AFP/Getty Images)

Brilliance Auto, el mayor fabricante estatal de vehículos en la provincia de Liaoning, fue clasificado AAA por al menos dos agencias de calificación de bonos chinas, Dagong Global y Dongfang Jincheng. El 20 de septiembre, Brilliance no pudo pagar los intereses de sus bonos de crédito vencidos.

Desde entonces, la compañía afirmó que no tenía efectivo para pagar el capital y los intereses de sus bonos de crédito, y su calificación bajó a A+.

El 20 de noviembre, el Tribunal Popular Intermedio de Shenyang dictaminó que los acreedores de Brilliance deberían reorganizar la empresa—lo cual significa que Brilliance se había ido a la quiebra. Sin embargo las empresas mixtas de Brilliance con los fabricantes de automóviles europeos BMW y Renault no se vieron afectadas.

Los economistas chinos han señalado anteriormente el problema de las calificaciones poco fiables de las agencias de calificación de bonos chinas.

Solo seis de esas agencias tienen licencias formales en China, según el medio estatal Jing Wei.

El artículo de Jing Wei citó a un investigador de la Universidad Central de Finanzas y Economía Ren Guozheng, quien dijo que algunas de estas agencias darán una mejor calificación a los prestatarios que pagan más.

Mientras tanto, el socio de Beida Zonghe Management Consulting Group, Wang Chunmi, dijo que el negocio de calificación de bonos carece de regulaciones.

El medio estatal Securities Times publicó una editorial el 17 de diciembre, señalando que las empresas estatales frecuentemente cuentan con el apoyo de los gobiernos locales—lo cual haría que las agencias se inclinen más a otorgar una calificación AAA.

Los trabajadores en un lugar de construcción en Beijing, China, el 17 de diciembre de 2020. (NOEL CELIS/AFP a través de Getty Images)

Los bonos vencidos son otro reflejo de la economía pisoteada de China.

El sitio web estatal China Real Estate informó el 21 de diciembre que los alquileres de oficinas y tiendas han disminuido en todas las ciudades chinas de primer nivel.

El artículo citó a agencias inmobiliarias en el centro comercial chino de Shanghai, las cuales dijeron que aproximadamente el diez por ciento de las oficinas en las áreas más concurridas de la ciudad estaban vacías, mientras que el 40 por ciento de las oficinas estaban vacías en áreas relativamente rurales de la ciudad.

La empresa británica de servicios inmobiliarios comerciales Debenham Thouard Zadelhoff (DTZ) publicó su informe de mercado del tercer trimestre de Beijing el 28 de septiembre, señalando que la tasa de alquiler de oficinas siguió disminuyendo en Beijing. Mientras tanto, la tasa de vacantes alcanzó el punto máximo en los últimos diez años.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS