Empresas de California demandan al gobernador Newsom por cierres debido a la pandemia

Por Matthew Vadum
11 de Noviembre de 2020
Actualizado: 11 de Noviembre de 2020

Dos pequeños negocios en el centro de California están demandando al gobernador Gavin Newsom debido a sus estrictos cierres continuos presuntamente destinados a luchar contra la pandemia del COVID-19.

La demanda de 109 páginas, Ghost Golf Inc. v. Newsom, presentada ante la Corte Suprema del condado de Fresno por Pacific Legal Foundation (PLF), una firma de abogados de interés público con sede en Sacramento, afirma que el gobernador carece de poder para cerrar negocios unilateralmente.

“Una emergencia no le da al gobernador autoridad para decidir una política fundamental para el estado; solo la legislatura puede hacer leyes, y eso sigue siendo cierto incluso en tiempos de crisis”, dijo el abogado de PLF Luke Wake, el abogado de Pacific Legal Foundation, el cual representa gratuitamente a un campo de minigolf y a un restaurante.

“El gobernador no puede simplemente inventar las reglas que quiera durante el tiempo que quiera. Las cortes de California deben mantener la separación de los poderes del estado”.

Daryn Coleman creó Ghost Golf—una atracción de minigolf “embrujada” para toda la familia—en 2010. Ocho años después, trasladó el negocio familiar a Fresno, donde pudieron ampliar el campo de minigolf y abrir una galería de tiro y agregar un salón recreativo.

“Para mí, este negocio lo es todo”, dijo Coleman en un comunicado proporcionado por PLF.

“Ghost Golf es mi sueño, y poner en peligro ese sueño de esta manera es injusto. Y sé que no soy el único dueño de una pequeña empresa en esta situación. Solo quiero poder abrir mi negocio de forma segura y volver al trabajo”.

A excepción de cuatro días en junio, el negocio ha estado cerrado desde marzo bajo los edictos del gobernador. Coleman calcula que está perdiendo miles de dólares al mes en ingresos y sus deudas se están acumulando. Todavía tiene que pagar el alquiler y otros gastos comerciales, a pesar que no puede abrir el negocio. Si se le permite abrir, Ghost Golf está dispuesto a hacer cumplir las reglas de distanciamiento social, exigir a los clientes que usen mascarillas e implementar otras medidas de seguridad para el personal de acuerdo con la guía de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Sol y Luna Mexican Cuisine, un restaurante mexicano en Bakersfield, también se ha visto afectado por el cierre. Su dueña, Nieves Rubio, también es demandante.

El restaurante está operando al 25 por ciento de su capacidad, dijo Wake a The Epoch Times en una entrevista. El abogado dijo que presentó una moción la semana pasada para una orden judicial preliminar y que está programada una audiencia en la corte para el 15 de diciembre.

La legislatura estatal ha “guardado silencio sobre las continuas afirmaciones del gobernador Newsom de un poder sin precedentes para cerrar industrias enteras e imponer varias restricciones como él, a su sola discreción, considere apropiado”, dice la demanda.

“Ahora, luego de más de siete meses, el gobernador y el [Departamento de Salud Pública de California] continúan manifestando reglas nuevas, complejas y cambiantes, lo cual genera dificultades financieras e incertidumbre para las empresas en toda California”.

El 28 de agosto, Newsom dio a conocer el “Blueprint for a Safer Economy” (“Plan para una Economía más Segura”), un sistema de reglas que asigna diferentes colores a los condados de California y las restricciones correspondientes para todos los sectores de la economía. “Este Blueprint codificado por colores es complejo en su mecánica y radical en sus implicaciones para las empresas en todo el estado” y se desarrolló sin la participación de las empresas del estado, dice la denuncia.

Wake dijo que era cautelosamente optimista sobre las posibilidades de la demanda.

“Lo que hemos visto al principio es que las cortes fueron muy respetuosas con las afirmaciones de poderes de emergencia del gobernador (…) los casos que han tenido el mayor éxito en otros estados han sido casos de separación de poderes que han estado impugnando la [respectiva] autoridad del gobernador para hacer estas cosas ya sea en virtud de los estatutos que les otorgaban poderes de emergencia o fundamentos constitucionales”.

“Hay algunas señales de que las cortes de California están comenzando a tener problemas con la afirmación continua de los poderes de emergencia”, dijo Wake.

La demanda de Ghost Golf ocurre luego de que la jueza Sarah Heckman de la Corte Suprema del condado de Sutter fallara recientemente a favor de los congresistas James Gallagher y Kevin Kiley, ambos republicanos, en su demanda por abuso de poder contra Newsom, un demócrata.

En la decisión tentativa del 2 de noviembre en Gallagher v. Newsom, Heckman declaró inconstitucional la orden ejecutiva N-67-20 del gobernador, emitida el 3 de junio, y le prohibió hacer o cambiar unilateralmente la ley estatal en el futuro. La orden judicial impide que Newsom “ejerza cualquier poder bajo la Ley de Servicios de Emergencia de California (…) que enmienda, altera o cambia la ley estatutaria existente o crea una nueva ley estatutaria o política legislativa”.

“Esta es una victoria para la separación de poderes”, dijeron Gallagher y Kiley en un comunicado. “El gobernador ha seguido creando y cambiando la ley estatal sin la participación del público y sin el proceso deliberativo proporcionado por la legislatura. Hoy el poder judicial volvió a darle la revisión que necesitaba y que exige la Constitución”.

“Nadie discute que hay acciones que deben tomarse para mantener a las personas seguras durante una emergencia. Pero eso no significa que pongamos en suspenso nuestra Constitución y la sociedad libre centralizando todo el poder en manos de un solo hombre”, dijeron.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Maoístas de EE.UU. apoyan al movimiento revolucionario mexicano

TE RECOMENDAMOS