EN DETALLE: Nada impedirá que FBI se ensañe con campaña de Trump en 2024, sugiere informe de Durham

Por Ivan Pentchoukov
16 de Mayo de 2023 7:56 PM Actualizado: 16 de Mayo de 2023 8:11 PM

Análisis de noticias

Meses antes de que Hillary Clinton declarara su candidatura presidencial, el FBI supo por una fuente bien situada que un gobierno extranjero planeaba enviar a un agente para que hiciera donaciones a la campaña de Clinton con el fin de ganar influencia si la exsecretaria de Estado triunfaba en las próximas elecciones de 2016.

El FBI abrió una investigación, pero la solicitud de una orden para vigilar al agente extranjero permaneció en el limbo en una oficina de campo durante cuatro meses. Un agente del FBI dijo a los investigadores de la oficina del abogado especial John Durham que “todo el mundo era súper más cuidadoso” y “[estaba] asustado con el nombre importante”. Los altos cargos de la oficina dijeron que no querían que un candidato presidencial acabara grabado, aunque las posibilidades fueran remotas. La orden de vigilancia se aprobó finalmente con la condición de que Clinton y otros funcionarios y candidatos fueran informados y advertidos sobre el extranjero.

El FBI actuó de forma diferente cuando recibió información sobre la campaña de Trump un año después. El FBI abrió una investigación completa e inició actividades de vigilancia, pero nunca ofreció o consideró seriamente ofrecer sesiones informativas defensivas. La investigación sobre Trump se inició a raíz de un vago dato del gobierno australiano sobre un colaborador de la campaña de Trump que hablaba en público de una supuesta oferta de Rusia de entregar los correos electrónicos de Hillary Clinton para ayudar a elegir a Trump.

Aunque no se trata de una comparación de manzanas con manzanas, el trato de las investigaciones sobre Trump y Clinton dejó perplejo al abogado especial John Durham, que publicó su informe final el 15 de mayo.

Durham desestimó las diversas explicaciones del FBI sobre los enfoques dispares de las investigaciones de Trump y Clinton y dijo que no estaba “claro” cómo la lógica de la oficina se conciliaba con los hechos. El informe Durham detalla otras tres remisiones de investigación relativas a Clinton que la oficina no persiguió con el mismo rigor, velocidad e intensidad con que se centró en Trump.

En la actualidad, el FBI se encuentra en una situación similar a la de 2016, ya que tanto el expresidente Trump como el presidente Joe Biden se enfrentan a investigaciones penales mientras se presentan a las elecciones de 2024. Aunque la oficina emprendió una larga lista de reformas en respuesta a los fracasos de la investigación de la campaña de Trump, el informe de Durham sugiere que poco se puede hacer para evitar una repetición de 2016 si las personas que dirigen el espectáculo no juegan con las reglas que juraron seguir.

“En última instancia, por supuesto, cumplir con esas responsabilidades se reduce a la integridad de las personas que juran seguir las directrices y políticas actualmente en vigor”, afirma el informe.

“La promulgación de normas y reglamentos adicionales que deben aprenderse en más sesiones de formación probablemente resultaría un ejercicio infructuoso si los principios rectores del FBI de ‘Fidelidad, Valentía e Integridad’ no están arraigados en los corazones y las mentes de aquellos que juraron cumplir la misión del FBI”, proteger al pueblo estadounidense y defender la Constitución.

El director del FBI Christopher Wray presta juramento durante una audiencia ante el Comité Judicial del Senado en el edificio de oficinas Hart del Senado en el Capitolio en Washington el 4 de agosto de 2022. (Alex Wong/Getty Images)

Tanto Trump como Biden son objeto de investigaciones de abogados especiales sobre su manejo de documentos clasificados. El hijo de Biden, Hunter Biden, está siendo investigado por delitos fiscales y de posesión de armas. Los republicanos también están observando de cerca si el FBI actuará ante la evidencia de pagos millonarios que parecen haber sido enviados desde entidades extranjeras a través de una red de empresas fantasma a miembros de la familia Biden.

Dado el historial del FBI en la gestión de las investigaciones sobre Trump y Clinton, hay pocos indicios que sugieran que la oficina cuenta con salvaguardas para garantizar al público estadounidense que dará el mismo trato a Trump y a Biden.

En respuesta al informe de Durham, el FBI señaló que el liderazgo de la agencia ha cambiado desde los eventos que Durham examinó y señaló “docenas de acciones correctivas” que la oficina emprendió.

“Desde que asumió el cargo en agosto de 2017, el director Christopher Wray ha enfatizado repetidamente la importancia de hacer lo correcto de la manera correcta”, señala la carta del FBI. “El FBI está comprometido con ese principio fundamental y con el cumplimiento de nuestras responsabilidades de manera objetiva y libre de sesgos políticos”.

Las acciones enumeradas en la carta, firmada por Jason Jones, abogado general del FBI, consisten en gran medida en formularios nuevos y actualizados, documentos de orientación, actualizaciones de papeleo y procesos, y otros cambios de políticas y procedimientos. Ninguno de los cambios parece diseñado para frustrar directamente las malas prácticas antes y después de las elecciones de 2016.

Los cuatro ejemplos de Durham de trato desigual, cada uno de los cuales favorece a Clinton, se suman al trato distinto dispensado a la exsecretaria como parte de la investigación del FBI sobre su uso de un servidor de correo electrónico no autorizado. La parcialidad y el trato especial a Clinton en esa investigación ya han sido expuestos por la Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia.

El manejo del servidor de correo electrónico y las investigaciones Trump-Rusia están más cerca de una comparación de manzanas con manzanas porque ambos fueron dirigidos por el mismo agente del FBI que odia a Trump. Peter Strzok, que fue despedido de la oficina por su conducta en la investigación de Trump, utilizó un teléfono emitido por el gobierno para hablar de evitar que Trump fuera elegido y mencionó una “póliza de seguro” en caso de que Trump ganara.

Donación ilegal ignorada

Los nuevos ejemplos de trato divergente a Trump y Clinton desenterrados por Durham demuestran que la saga de Strzok, bien examinada, no fue una anormalidad. En noviembre de 2015, el FBI recibió un dato de una fuente confidencial de que un informante de un gobierno extranjero pretendía concertar una reunión con Clinton. La fuente confidencial creía que el tema de la reunión era una posible donación a la campaña de Clinton a cambio de protección del gobierno extranjero, señala el informe Durham.

En ese caso, el FBI permitió que su fuente siguiera interactuando con el informante del gobierno extranjero hasta el momento en que la fuente hizo una contribución ilegal a la campaña de 2700 dólares en nombre del extranjero. La fuente dijo al FBI que el personal de la campaña estaba “de acuerdo” con el pago ilícito y “eran plenamente conscientes desde el principio”.

El agente del FBI Peter Strzok durante su testimonio ante el Congreso el 12 de julio de 2018. Strzok supervisó tanto la investigación del FBI sobre el uso de Hillary Clinton de un servidor de correo electrónico privado como la investigación de contrainteligencia sobre la campaña de Donald Trump. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

La fuente se ofreció a proporcionar una copia del recibo de la tarjeta de crédito como prueba, pero parece que el FBI nunca recogió las pruebas. El agente encargado de la manipulación no pudo explicar a los investigadores de Durham por qué nunca documentó la donación ilegal en los registros del FBI. En lugar de hacer un seguimiento de la investigación, el agente advirtió a la fuente humana confidencial que se mantuviera alejada de los actos de campaña de Clinton.

“NO asista a más actos de campaña, ni organice reuniones, ni nada relacionado con la campaña [de Clinton]. Tenemos que mantenerte completamente alejado de esa situación. No conozco todos los detalles, pero es por tu propia protección”, escribió el agente del FBI a la fuente humana confidencial.

Congelan las investigaciones sobre la Fundación Clinton

Las oficinas de campo del FBI en Washington, Nueva York y Little Rock abrieron investigaciones en enero de 2016 sobre posibles actividades delictivas en la Fundación Clinton. Las investigaciones parecen haber sido impulsadas por un libro titulado Clinton Cash, que mostraba que decenas de millones de dólares llegaron a la fundación desde fuentes extranjeras que, en última instancia, se beneficiaron de una decisión tomada por el gobierno de Obama durante el periodo de Clinton.

En una de las reuniones entre las tres oficinas en febrero de 2016, Andrew McCabe, el subdirector del FBI, ordenó que se cerraran las tres investigaciones, pero recibió resistencia. En su lugar, McCabe exigió a las tres oficinas que obtuvieran su permiso para cualquier actividad abierta de investigación, prácticamente congelando las pesquisas.

Hillary Clinton habla en una rueda de prensa para anunciar una nueva iniciativa entre la Fundación Clinton, la Fundación de las Naciones Unidas y Bloomberg Philanthropies en Nueva York el 15 de diciembre de 2014. (Andrew Burton/Getty Images)

Tres meses después, en mayo de 2016, el director del FBI, James Comey, ordenó a la oficina de campo de Nueva York que “cesara y desistiera” de su investigación sobre la Fundación Clinton. Comey citó una preocupación de “contrainteligencia” como la razón. El investigador de Durham no pudo determinar de qué se trataba. En agosto, se celebró una llamada en la que se ordenó a las oficinas de Little Rock y Washington que cerraran sus investigaciones y las fusionaran con el caso de Nueva York, ya inactivo, según Durham.

El abogado especial subrayó que las investigaciones de las oficinas de Nueva York y Washington se abrieron como “preliminares” debido a la naturaleza no contrastada de la información, mientras que la investigación de la campaña de Trump se abrió inmediatamente como una investigación completa, a pesar de que también se basaba en rumores no contrastados.

El plan Clinton

El ejemplo más relevante de Durham se refiere a una investigación que el FBI nunca abrió. En el verano de 2016, las agencias de inteligencia estadounidenses obtuvieron un análisis de inteligencia ruso que afirmaba que la campaña de Clinton había aprobado un plan para desprestigiar a Trump conectándolo con el presidente ruso Vladimir Putin y con hackers rusos que buscaban interferir en las elecciones.

El entonces director de la CIA, John Brennan, recibió personalmente la inteligencia y la transmitió al presidente, al director del FBI y al director de inteligencia nacional.

Durham investigó la remisión porque sus detalles coincidían con el flujo de información financiada por Clinton y conectada con Clinton en el FBI en 2016 y sugirió que las diferentes piezas podrían haber sido parte de un plan. Los investigadores del abogado especial descubrieron que parte del personal del FBI que trabajaba en la investigación sobre Trump nunca se enteró de la remisión.

(De izquierda a derecha) El exagente del FBI Peter Strzok; el exdirector del FBI James Comey; y el exsubdirector del FBI Andrew McCabe. (Getty Images/Ilustración de Epoch Times)

Un investigador, cuando se le mostró el memorando del Plan Clinton, “se alteró visiblemente y se emocionó, abandonó la sala de entrevistas con su abogado y posteriormente regresó para afirmar enfáticamente que nunca había sido informado de la inteligencia del Plan Clinton y que nunca había visto el [memorando]”, afirma el informe.

El memorándum no llegó ni siquiera a algunos de los funcionarios de más alto rango de la agencia, incluido el abogado general del FBI, James Baker. Cuando fue entrevistado por el equipo de Durham, Baker dijo que se habría mostrado mucho más escéptico sobre el dossier de Steele y las acusaciones del Alfa Bank si hubiera visto el memorándum.

Durham calificó el hecho de que el FBI no tuviera en cuenta la inteligencia del Plan Clinton en su toma de decisiones en la investigación sobre Trump como “un fallo bastante sorprendente e inexplicable”.

“Así, el FBI no actuó sobre lo que debería haber sido —cuando se combina con otros hechos incontrovertibles— una clara señal de advertencia de que el FBI podría entonces ser el objetivo de un esfuerzo para manipular o influir en el proceso de aplicación de la ley con fines políticos durante las elecciones presidenciales de 2016”, señala el informe.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.