En guerra por hegemonía de chips entre EE.UU. y China, Corea del Sur se ve presionada para elegir un bando

Por Kim
24 de Mayo de 2021
Actualizado: 24 de Mayo de 2021

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, mantuvieron conversaciones en la Casa Blanca el día 21 y emitieron la “Declaración conjunta de los líderes de Estados Unidos y la República de Corea“. Las dos partes llegaron a un consenso sobre una serie de cuestiones, como el suministro de vacunas COVID-19, la situación en la península de Corea y las inversiones económicas.

Los países acordaron cooperar para aumentar la solidez de “las cadenas de suministro, incluso en sectores prioritarios como los semiconductores, las baterías ecológicas para vehículos eléctricos, los materiales estratégicos y críticos y los productos farmacéuticos”, según la declaración conjunta.

Biden y Moon acordaron reforzar su colaboración en materia de tecnologías críticas y emergentes, así como en la “cuidadosa selección de las inversiones extranjeras y la cooperación en el control de las exportaciones” de dichas tecnologías.

Horas antes de la cumbre, cuatro grandes empresas surcoreanas, entre ellas Samsung Electronics, SK Group, LG Energy Solution y Hyundai Motor Company, anunciaron sus planes de invertir 39,400 millones de dólares en Estados Unidos durante una rueda de negocios. Los planes de inversión se refieren a los semiconductores y las baterías para vehículos eléctricos, dos áreas fundamentales que Estados Unidos considera intrínsecas para reconstruir las cadenas de suministro con el fin de contrarrestar el dominio de China y hacer frente a las vulnerabilidades de fabricación que quedaron al descubierto durante la pandemia del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), según Yonhap News.

Supremacía de los semiconductores

La Casa Blanca convocó el mes pasado una cumbre virtual con 19 empresas multinacionales para abordar la escasez mundial de chips semiconductores. Biden destacó durante la videoconferencia la necesidad de invertir en la industria de los semiconductores y la expansión de las cadenas de suministro centradas en Estados Unidos.

Antes de la cumbre, algunos expertos habían pronosticado que el tema de las cadenas de suministro en cuatro áreas fundamentales, incluidos los semiconductores, sería el centro de la cumbre.

Cho Dong-geun, profesor honorario de Economía de la Universidad de Myongji, Corea del Sur, declaró a The Epoch Times que Estados Unidos es la potencia tecnológica de los semiconductores, pero depende en gran medida de los fabricantes extranjeros para su producción.

En febrero, la Asociación de la Industria de Semiconductores había enviado una carta a Biden, instándole a proporcionar “una financiación sustancial para incentivar la fabricación de semiconductores” como parte de sus planes de recuperación económica y de infraestructura, ya que la cuota de Estados Unidos en la fabricación de semiconductores ha caído del 37% en 1990 al 12% este año.

La escasez de semiconductores ha obligado a los fabricantes de automóviles estadounidenses a reducir la producción. Por ello, Estados Unidos está trabajando en alianzas tecnológicas para aliviar la demanda de chips. Corea del Sur, primer proveedor mundial de memorias semiconductoras, y Taiwán, primer proveedor mundial de fabricación de semiconductores, se han convertido en dos grandes bases de producción de semiconductores.

Cho dijo: “Ser autosuficiente en el dominio del ecosistema de los semiconductores es difícil para Estados Unidos, por lo que este país quiere que Corea del Sur despliegue la producción de las fábricas de semiconductores”.

Estados Unidos avanza para bloquear el dominio de los semiconductores chinos

Mientras Estados Unidos aumenta su producción nacional de semiconductores, también trabaja para impedir que China usurpe la hegemonía de los semiconductores. Cho cree que la batalla chino-estadounidense por la hegemonía de los semiconductores es una “guerra previsible” e inevitable.

Dijo: “La idea de la Trampa de Tucídides advierte que cuando una potencia en ascenso amenaza a una potencia establecida, las dos naciones se encaminan hacia la guerra”.

“A medida que el régimen chino realiza su llamado Sueño Chino promoviendo su ideología comunista y el ‘socialismo con características chinas’ en todo el mundo, va en contra de los valores estadounidenses, lo que hace saltar la alarma. La guerra es inevitable y se vislumbra en el horizonte”.

Según Cho, en el sector de los semiconductores, el talón de Aquiles del PCCh es su falta de capacidad de investigación y desarrollo y habilidad de innovación.

“Básicamente, el éxito de la investigación y el desarrollo de semiconductores no puede lograrse de la noche a la mañana”, añadió Cho. “La industria estadounidense de semiconductores ha evolucionado y se ha desarrollado gradualmente hasta llegar a este punto, mientras que el PCCh ha comenzado recientemente. La gran fuerza tecnológica de EE. UU. aparentemente empequeñece a la del PCCh, y el desarrollo de tecnologías de vanguardia lleva tiempo”.

Cho añadió: “Aunque el régimen chino ha invertido enormes cantidades de capital en el fomento de su industria de semiconductores, los expertos creen que es poco probable que el PCCh consiga la hegemonía en la industria de los semiconductores con las sanciones estadounidenses. Por no mencionar que Estados Unidos domina la mayoría de las tecnologías básicas de los semiconductores que el PCCh no puede alcanzar”.

¿Estados Unidos por la seguridad, China por la economía?

Cho cree que si Corea del Sur no puede participar en la red de suministro de semiconductores liderada por Estados Unidos, su industria de semiconductores se verá afectada negativamente en medio de la guerra tecnológica entre China y Estados Unidos. Además, Biden firmó en febrero una orden ejecutiva para revisar las cadenas de suministro estadounidenses de cuatro productos básicos —chips semiconductores, baterías para vehículos eléctricos, minerales de tierras raras y productos farmacéuticos—cuyos resultados se conocerán en junio.

“Hablando de la cadena de suministro de semiconductores y de la cadena de valor de los semiconductores, desde una perspectiva económica, a Corea del Sur le conviene unirse a la alianza”, dijo Cho. “Si se desvincula de la alianza, Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC) le arrebatará el negocio y Corea del Sur no tendrá parte de la acción. Por el contrario, si TSMC, Intel y Samsung forman una coalición, como aviones de combate en acción, Corea del Sur se beneficiará de ello”.

La actual guerra de los semiconductores ha supuesto un nuevo reto para Corea del Sur, dado que ha estado bajo la bandera estratégicamente ambigua conocida como “anmi gyeongjung“, que significa cooperar con “Estados Unidos para la seguridad, China para la economía”. Sin embargo, Cho afirma que debería restaurar una alianza de valores basada en la democracia liberal y la economía de libre mercado.

“El argumento de la alianza de seguridad con Estados Unidos y la dependencia económica de China es ridículo”, dijo. “¿Qué estado socialista autoritario prospera? Con la libertad, la economía crecerá, la cultura prosperará, la nación se fortalecerá y el sistema político será más sano. Por tanto, el sistema solo se desarrollará cuando la gente pueda ejercer su libertad. ¿No es la nación con un sistema político sano la que domina ahora la economía y la política mundiales?”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS