En la nueva ronda de empresas de EE.UU. que abandonan Rusia está McDonald’s, cerrará 850 restaurantes

Por Bryan Jung
09 de Marzo de 2022 10:59 AM Actualizado: 09 de Marzo de 2022 10:59 AM

Otra ronda de multinacionales con sede en Estados Unidos, incluidas McDonald’s, Starbucks, Coca-Cola y General Electric, dijeron que suspenderían temporalmente sus negocios en Rusia como respuesta a la invasión a Ucrania.

Muchas corporaciones internacionales ya han dejado de operar en Rusia como protesta por su invasión a Ucrania el mes pasado.

Durante dos semanas ha aumentado la presión sobre las empresas estadounidenses que permanecían en Rusia. Se han presentado campañas de hashtags en las redes que llaman a boicotear empresas como McDonald’s, Coca-Cola y PepsiCo.

Algunos los activistas sociales han comparado la salida de las empresas de Rusia con el boicot corporativo a gran escala del Apartheid en Sudáfrica, en la década de 1980, o la controvertida campaña BDS más reciente contra Israel.

“Nuestros valores significan que no podemos ignorar el sufrimiento humano innecesario que se desarrolla en Ucrania”, dijo el presidente y director ejecutivo de McDonald’s, Chris Kempczinski, en una carta abierta a los empleados el 8 de marzo.

La cadena de hamburguesas dijo que cerrará temporalmente 850 tiendas, pero seguirá pagando a sus 62,000 empleados en Rusia, y su Ronald McDonald House Charities seguirá operando.

McDonald’s dijo que simpatiza con sus empleados rusos “que han puesto su corazón y alma en nuestra marca McDonald’s”, y dijo que es imposible saber cuándo la compañía podrá reabrir sus tiendas.

“La situación es extraordinariamente desafiante para una marca global como la nuestra y hay muchas consideraciones”, escribió Kempczinski.

El gigante de la comida rápida trabajó con cientos de proveedores rusos y atendió a millones de clientes todos los días.

La gran inauguración de la primera tienda de McDonald’s en Moscú, el 31 de enero de 1990, un mes antes de la caída de la Unión Soviética, fue aclamada simbólicamente como una señal del final de las hostilidades de la Guerra Fría, con miles de rusos haciendo fila para comer hamburguesas por primera vez.

Se vendieron unas 30,000 comidas al final de ese primer día, un récord de apertura para la empresa.

Sin embargo, McDonald’s había recibido severas críticas por permanecer en silencio sobre la guerra, debido a su huella relativamente grande en Rusia.

Sus restaurantes en Rusia y Ucrania representan el 2 por ciento de las ventas de su empresa, aproximadamente el 9 por ciento de sus ingresos y el 3 por ciento de sus ingresos operativos, o alrededor de USD 2000 millones el año pasado.

“En los más de treinta años que McDonald’s ha operado en Rusia, nos hemos convertido en una parte esencial de las 850 comunidades en las que operamos”, escribió Kempczinski en su carta.

“Al mismo tiempo, nuestros valores significan que no podemos ignorar el sufrimiento humano innecesario que se desarrolla en Ucrania”, dijo.

Alrededor del 84 por ciento de McDonald’s en Rusia son propiedad directa de la empresa, mientras que el resto son operados por franquiciados.

La propiedad directa de la mayoría de sus restaurantes generó mayores ingresos para la empresa, pero la expuso a un mayor riesgo en tiempos de turbulencia o recesión económica.

McDonald’s también cerró temporalmente 108 restaurantes que posee en Ucrania y continúa pagándole a esos empleados.

Mientras tanto, McDonald’s dijo que ha donado más de USD 5 millones a su fondo de asistencia para empleados y a los esfuerzos de ayuda.

También ha estacionado una unidad de atención médica móvil de Ronald McDonald House Charities en la frontera de Polonia con Ucrania, mientras que otra unidad de atención móvil se dirige a la frontera con Letonia.

La semana pasada, el contralor del estado de Nueva York, Thomas DiNapoli, fideicomisario del fondo de pensiones del estado de Nueva York e inversionista de McDonald’s, exigió que McDonald’s y otras nueve empresas del fondo consideren pausar sus operaciones en Rusia.

“Como una de las mayores empresas nacionales que hacen negocios en Rusia, la suspensión de las operaciones de McDonald’s allí debería enviar un fuerte mensaje a otras empresas”, dijo DiNapoli en una declaración del 8 de marzo.

“El ataque de Rusia a Ucrania y su imperialismo violento amenazan la economía global y hacen que hacer negocios allí sea algo extraordinariamente arriesgado, si no insostenible”.

Kempczinski citó, en su carta, al influyente expresidente y director ejecutivo de McDonald’s, Fred Turner, cuyo lema era “Haz lo correcto”.

“Hay innumerables ejemplos a lo largo de los años de McDonald’s Corp. viviendo a la altura del ideal simple de Fred. Hoy es uno de esos días”, dijo Kempczinski.

Amazon dijo el 8 de marzo que la red de computación en la nube de la compañía, Amazon Web Services, dejaría de permitir nuevos registros en Rusia y Bielorrusia.

General Electric dijo en una publicación de Twitter que suspendería sus operaciones en Rusia, a excepción de los equipos médicos esenciales y el apoyo a los servicios de energía existentes en el país.

Otras cadenas de alimentación estadounidenses han recibido gran parte de las críticas en las redes sociales por sus negocios en Rusia.

Yum Brands, la empresa matriz de KFC y Pizza Hut, dijo el lunes que está donando todas las ganancias de sus 1050 restaurantes en Rusia, que representan aproximadamente el 2 por ciento de sus ventas en todo el sistema, a esfuerzos humanitarios y también ha detenido el desarrollo de nuevos restaurantes en Rusia.

Burger King dijo que está redirigiendo las ganancias de sus 800 tiendas rusas a los esfuerzos de ayuda y donará USD 2 millones en cupones de alimentos a los refugiados ucranianos.

Coca-Cola anunció que suspendía sus operaciones en Rusia, pero ofreció pocos detalles.

La subsidiaria de Coca-Cola, Coca-Cola Hellenic Bottling Co., con sede en Suiza, posee 10 plantas embotelladoras en Rusia, que es su mercado más grande, de las cuales su empresa matriz tiene una participación del 21 por ciento en sus operaciones de embotellado.

El 4 de marzo, Starbucks anunció que estaba donando las ganancias de sus 130 tiendas rusas de propiedad y operadas por su franquicia Alshaya Group, con sede en Kuwait, a los esfuerzos de ayuda humanitaria en Ucrania.

Sin embargo, la compañía cambió de rumbo y dijo que cerraría temporalmente esas tiendas el 8 de marzo, prometiendo que continuaría pagándole a los 2000 empleados rusos de Starbucks.

“A través de esta situación dinámica, continuaremos tomando decisiones que sean fieles a nuestra misión y valores y nos comunicaremos con transparencia”, dijo el presidente y director ejecutivo de Starbucks, Kevin Johnson, en una carta abierta a los empleados.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.