En la recta final, los candidatos trazan cursos divergentes para el futuro de Estados Unidos

Por Ivan Pentchoukov
01 de Noviembre de 2020
Actualizado: 01 de Noviembre de 2020

El último domingo antes del día de las elecciones, el presidente Donald Trump y el candidato presidencial demócrata Joe Biden presentaron sus llamamientos finales a los votantes en mítines de campaña en los principales estados disputados y establecieron agendas distintas para el futuro de Estados Unidos.

Trump zigzagueó el 1 de noviembre, dando discursos en eventos en Michigan, Iowa y Carolina del Norte antes de la fecha límite de prensa. El actual presidente republicano tenía programado hablar luego ante las multitudes en Georgia y Florida, para un total de cinco mítines en un solo día. Biden pronunció dos breves discursos en eventos desde el auto en Pensilvania y estaba programado para participar en un “evento financiero” esa misma noche.

La atmósfera de los eventos fue tan divergente como las visiones de los dos candidatos para el futuro de la nación. Miles de partidarios jubilosos acudieron a los mítines densamente llenos de Trump al aire libre, y el presidente habló durante más de una hora en cada evento. Los eventos de Biden fueron típicamente moldeados por la postura estricta de su campaña sobre las medidas destinadas a limitar la propagación del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus. Los partidarios vieron el primer evento del exvicepresidente el 1 de noviembre desde varios autos socialmente distanciados en el estacionamiento de una iglesia.

En un discurso de 15 minutos en un evento en autos en Filadelfia, Biden se mantuvo alejado de las propuestas de políticas y, en cambio, lanzó una serie de ataques personales contra Trump. El exvicepresidente habló brevemente sobre el virus del PCCh y lo que haría si fuera elegido presidente. Con la excepción de defender los mandatos de uso de mascarillas y cierres nacionales, el plan de acción de Biden es en gran medida el mismo que el que la administración Trump ya está ejecutando.

“Vamos a actuar para tener el COVID bajo control. Es casi criminal la forma en que lo ha manejado”, dijo Biden. “El primer día de mi presidencia, voy a poner en acción un plan del que he estado hablando durante meses: uso de mascarillas, distanciamiento social, pruebas, rastreo”.

Trump pasó más de una hora en Washington, Michigan y Dubuque, Iowa, promoviendo los éxitos políticos de su administración y criticando las propuestas de Biden. El presidente usó una pantalla gigante para reproducir un video de las declaraciones de Biden en apoyo de China y una serie de errores cometidos por el exvicepresidente en la campaña electoral. Trump también describió un enfoque distinto para manejar el virus del PCCh, pidiendo el fin de los bloqueos.

“El plan Biden convertirá a Estados Unidos en una prisión, encerrándoles mientras deja que los alborotadores de la extrema izquierda deambulen libremente para saquear y quemar”, dijo Trump.

Más de 93 millones de personas ya habían votado hasta el 1 de noviembre, más de dos tercios de todos los votos emitidos durante las elecciones de 2016. En los 20 estados que informan afiliaciones partidistas para los votos por correo, los demócratas emitieron casi 7 millones más de votos que los republicanos. En los 10 estados que informan afiliaciones partidistas para votaciones en persona, los republicanos emitieron más de 700.000 votos más que los demócratas.

En su segundo discurso en Filadelfia, Biden dedicó más tiempo a la política, hablando sobre la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, el medio ambiente y la justicia racial. Criticó el impulso de la administración Trump para deshacer la ley de seguro médico mediante un desafío en la Corte Suprema y ridiculizó algunas de las declaraciones de Trump sobre el medio ambiente.

“Actuaremos para cumplir con la justicia racial también. Protestar no es quemar, saquear o violar. No se puede tolerar y no lo será. Pero estas protestas son un grito de justicia”, dijo Biden.

A partir del 1 de noviembre, el promedio de Real Clear Politics en las encuestas nacionales mostró a Biden por delante en 7.2 puntos. En los principales estados del campo de batalla, la ventaja del exvicepresidente estaba dentro del margen de error de 3.1 puntos.

Ambos candidatos enfatizaron que la elección que enfrentan los votantes es monumental, con Biden enfocándose en el manejo de Trump de la pandemia y Trump advirtiendo sobre los posibles efectos negativos que las políticas de Biden podrían tener en la economía.

“Estamos en un punto de inflexión, así que tenemos que votar como nunca antes lo habíamos hecho”, dijo Biden. “En dos días, podemos poner fin a una presidencia que no ha logrado proteger a esta nación”.

La campaña de Biden ha centrado el impulso principal de sus ataques en el manejo de la pandemia por parte de Trump.

Trump pasó la primera etapa de su campaña promocionando la economía rugiente, pero se ha visto obligado a reorganizarse debido a la caída económica provocada por los cierres destinados a limitar la propagación del virus del PCCh. El presidente el 1 de noviembre promocionó la rápida recuperación evidenciada por el crecimiento del PIB del 33.1 por ciento en el tercer trimestre de 2020.

“Esta elección es una elección entre una depresión de Biden o un super boom de Trump”, dijo el presidente.

Salvo una victoria aplastante de cualquiera de los candidatos en la noche del 3 de noviembre, los resultados de las elecciones podrían tardar días en determinarse, debido a una enorme ola de boletas de voto por correo y cambios en la forma en que los estados pueden recibir y contar los votos que llegan por correo. Las boletas pueden devolverse por correo después del día de las elecciones en 24 estados, incluidos campos de batalla clave como Pensilvania, Michigan, Iowa, Ohio y Minnesota, según AP Election Research Group. El secretario de estado de Pensilvania, que algunos ven como el estado que puede decidir la elección, dijo que todas las papeletas se contarían en cuestión de días.

Sigue a Ivan en Twitter: @ivanpentchoukov


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS