En la teocracia socialista el ‘despertar’ trae la absolución

Por Joshua Philipp
30 de Octubre de 2019 Actualizado: 30 de Octubre de 2019

La dualidad de criterio es una característica de los movimientos socialistas.

El infame “organizador de la comunidad” Saul Alinsky estableció sus principios de manera simple: “Acusar al otro lado de lo que eres culpable”. Y en su hipocresía, los movimientos extendieron este principio a sus secuaces, bajo la autoridad de Alinsky para “nunca golpear a la izquierda”.

Debido a esto, un político puede decir en voz alta que se opone al racismo en todas sus formas, pero hace la vista gorda cuando un miembro de su propio bando es expuesto como racista. Una estrella del baloncesto puede decir que se opone a la opresión, y luego defender la opresión estatal en un cierre de ojos. Pueden marchar en una manifestación, llorando a gritos por todos los males del mundo, mientras ignoran los males en su propio ámbito.

Todo se reduce a los pecados de los padres. En la religión occidental, esto se remonta a la historia del pecado original, la tentación en el Jardín del Edén y la maldición del Árbol del Conocimiento. Sostiene que el hombre nace con el pecado, y que a través del bautismo y el arrepentimiento, podemos encontrar la redención.

La religión socialista también sostiene que las personas nacen con el pecado, pero el alcance de este pecado está determinado por el color de la piel de cada persona, su género, y cuán cerca siguen las tradiciones, o “viejas ideas”, que el socialismo busca erradicar.

En lugar de creer que la gente puede arrepentirse y mejorar para superar el pecado original, el socialismo sostiene que la gente blanca debe ser siempre culpable por la esclavitud histórica, los hombres deben ser siempre culpables de patriarcado, y los ricos deben estar siempre avergonzados de sus propios logros.

Sin embargo, ofrecen su propia forma de arrepentimiento: el “despertarse”.

Para que se les perdone por el pecado politizado, los socialistas deben proclamar su odio hacia quienes son. El hombre blanco debe proclamar su odio al “privilegio blanco”, el hombre debe proclamar su odio a la “masculinidad tóxica” y el empresario debe anunciar su oposición al “capitalismo”.

Después de nacer de nuevo a través de este bautismo político, ya no son responsables del relato en su propio ámbito. Al proclamar su despertar a la iglesia del estado, se les concede la absolución de todos los pecados políticos pasados y presentes, siempre y cuando continúen expresando su odio por todo lo que alguna vez fueron.

El socialismo es en gran medida un sistema teocrático. Pero en su destrucción de dios, su objetivo era reemplazar a dios; y en la destrucción de la moral, ha buscado crear una nueva moralidad. La teocracia estatista ahora gobierna, y aquellos que se sientan en sus bancas pueden predicar a las masas acerca de cómo ellos, también, fueron alguna vez humildes pecadores de los crímenes siempre cambiantes de lo políticamente correcto.

La historia simplemente se repite, independientemente de cómo los secuaces de esta creencia estatal intentan separar su “nuevo” socialismo de la historia tiránica del “viejo” socialismo.

Thomas Molnar explicó este principio en su libro “Utopía: la perenne herejía”, comentando que en todos los aspectos prácticos, el socialismo funciona como una teocracia. Y para proteger su gobierno teocrático forzado, exige que todos los que están debajo proclamen su entusiasmo: que hablen de su despertar, para que los elementos impuros de la sociedad no se rebelen.

La teocracia, explicó Molnar, “puede no ceder nunca, pues mientras exista el peligro -y la misma ausencia de entusiasmo por el gobierno teocrático se interpreta como peligro- la fuerza represiva no puede relajarse. Los poseedores de tal fuerza deben demostrar que sus súbditos, candidatos a la perfección, viven en un estado permanente de entusiasmo”.

Y porque el peligro para tales sistemas siempre existirá, explicó, “los elegidos insistirán en demostraciones entusiastas y regulares de consenso”.

Y añade: “Bajo los regímenes comunistas, por ejemplo, el individuo no puede simplemente retirarse en silencio; debe hablar, escribir, aprobar y proclamar con un más fuerte entusiasmo que su próximo compañero”.

Por supuesto, el socialismo no tiene ningún problema en contradecir sus propios principios, y esto fue válido para los líderes de sus sistemas e ideología desde el principio. Pol Pot mató a los intelectuales, pero él mismo era un intelectual. Marx odiaba a la clase burguesa, de la que él y su esposa aristocrática formaban parte. Lenin mató a los campesinos para proteger al trabajador. Y Mao destruyó la fe para crear consenso para sí mismo.

El vago objetivo político siempre brilla en el horizonte, y el tirano socialista lo señala, afirmando que puede alcanzarlo mañana, si tan solo los elementos privilegiados de la sociedad pudieran ser destruidos hoy. La tiranía y la opresión se convierten entonces en las herramientas para destruir la “opresión”, y a través de su doble pensamiento contradictorio, los socialistas creen que a través de su propia tiranía, luchan contra la tiranía.

Molnar explica que este pensamiento contradictorio -y la exigencia en los regímenes socialistas de que todos los “verdaderos creyentes” demuestren su entusiasmo por sus principios, a fin de que no se les absuelva del pasado- forma parte de la hipocresía que siempre ha plagado al utópico socialista.

Molnar explica: “La misma paradoja caracteriza a todos los pensadores utópicos: creen en la libertad humana sin restricciones; al mismo tiempo, quieren organizar la libertad tan profundamente que la convierten en esclavitud”.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

Sigue a Joshua en Twitter: @JoshJPhilipp

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS