En México un oso silvestre se hace amigo de un pueblo, le dan aventón y visita las tiendas

Por Jesús de León – La Gran Época
04 de Noviembre de 2018 Actualizado: 04 de Noviembre de 2018

En México se ha hecho muy conocida la historia de un oso que ha logrado convivir durante años con los habitantes de una ciudad y en particular con los trabajadores de una mina del lugar.

Según medios locales, desde que era un osezno llegó al pueblo, por lo que poco a poco se acostumbró al contacto con las personas y a la convivencia con los humanos.

Al parecer llegó a compenetrarse tanto con los lugareños que incluso se para a la orilla del camino para que los mineros se detengan, entonces él sube a la camioneta para que lo lleven a la mina, o bien, de regreso de ella hacia el pueblo.

Ahora es llamado por todos como el ‘Oso de La Encantada’, nombre de la mina que tanto visita, aunque también es común verlo por las calles de Ocampo, pueblo cercano a la mina que se encuentra en Coahuila.

En las redes sociales se han compartido fotos del oso en las calles de Ocampo, donde la gente del lugar le da comida y dulces. De acuerdo con los medios locales, también él mismo se para en las tiendas para pedir alguna golosina.

Los mineros afirman que en más de una ocasión le han dado aventón, y también señalaron que nunca ha provocado problemas.

A través de redes sociales algunas personas también manifestaron que incluso se deja acariciar, pues no es agresivo.

Además, como sucede con las historias más atrapantes, existe una versión más actual sobre la vida del oso.

Algunas personas afirman que ya no solo es este oso, sino que lo han visto acompañado de sus dos crías, quienes seguramente, también se acostumbrarán al contacto con las personas y luego quizás serán ellos quienes pidan comida y hasta el aventón.

Sea cual sea la continuación de esta historia, en lo que todos concuerdan según los medios aztecas, es que lo ocurrido es un claro ejemplo de que la buena convivencia entre animales y humanos es posible.

Historias de convicción:

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación>

TE RECOMENDAMOS