En su primera alusión pública sobre la crisis de Hong Kong, Xi critica duramente a los manifestantes

Por Nicole Hao
15 de Noviembre de 2019 Actualizado: 15 de Noviembre de 2019

El mandatario chino Xi Jinping dijo que los manifestantes de Hong Kong están “radicalmente involucrados en crímenes violentos”, en sus primeros comentarios públicos sobre la crisis en la ciudad desde que estallaron las manifestaciones masivas en junio.

Durante un discurso pronunciado el 14 de noviembre en Brasil, agregó que detener las protestas es la “tarea más urgente” de Hong Kong.

Xi estuvo en Brasilia, Brasil, para la 11ª cumbre del BRICS, un foro económico en el que participaron líderes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, celebrado los días 13 y 14 de noviembre.

Según la prensa estatal china Xinhua, Xi pronunció un discurso centrado en las protestas de Hong Kong durante el segundo día.

Discurso

Dijo que las protestas “han pisoteado gravemente el estado de derecho y el orden social, han socavado gravemente la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong y han puesto en tela de juicio el principio de ‘un país, dos sistemas'”, refiriéndose al marco por el cual el régimen chino ha prometido gobernar Hong Kong al mismo tiempo que preserva su autonomía. El territorio británico volvió a manos del régimen chino en 1997.

Las manifestaciones fueron desencadenadas por la oposición a un proyecto de ley de extradición retirado que muchos hongkoneses temían que significara el fin de “un país, dos sistemas”, al permitir que el régimen chino solicitara la extradición de personas de Hong Kong para ser juzgadas en China continental. En casi seis meses de protestas —que desde entonces se han ampliado para incluir demandas de responsabilidad policial y sufragio universal en las elecciones municipales— los manifestantes de Hong Kong han presentado uno de los mayores desafíos al régimen comunista chino.

Mientras la policía de Hong Kong aumentaba sus tácticas esta semana bombardeando los campus universitarios con gas lacrimógeno y arrestando a manifestantes, Xi dio su apoyo tácito a la gestión de la crisis por parte del gobierno de Hong Kong.

Manifestantes construyen un muro para bloquear una carretera en la Universidad Politécnica de Hong Kong, en Hong Kong, el 14 de noviembre de 2019. (DALE DE LA REY/AFP vía Getty Images)

Dijo que las soluciones a las protestas serían “apoyar constantemente a la policía de Hong Kong para hacer cumplir las leyes, y apoyar firmemente el sistema judicial de Hong Kong para castigar a los criminales violentos”.

Xi agregó que el régimen chino “se opondría decididamente a cualquier fuerza extranjera que interfiera en los asuntos de Hong Kong”, haciéndose eco de las críticas de anteriores funcionarios chinos a la muestra de apoyo de los funcionarios estadounidenses a los manifestantes.

Los medios de comunicación estatales chinos también utilizan con frecuencia una retórica similar en su propaganda, argumentando que los disturbios han sido fomentados por los países occidentales.

Prensa estatal

En la tarde del 14 de noviembre, la cuenta de Twitter del periódico estatal chino Global Times, que publica en inglés, publicó un tuit afirmando que “se espera que el gobierno de Hong Kong anuncie el toque de queda para el fin de semana”. Pero el tuit pronto fue borrado.

Poco antes de las 20:00 horas, hora local, el gobierno de Hong Kong emitió una declaración rechazando los “rumores” de un toque de queda.

Mientras tanto, más de 1.000 personas abarrotaron a la hora del almuerzo Connaught Road (una de las principales vías) para realizar una manifestación improvisada el 14 de noviembre.

Partidarios pro-democracia ocupan una calle en el distrito central de Hong Kong el 14 de noviembre de 2019. (Anthony Kwan/Getty Images)

El 13 de noviembre, la cadena estatal china CCTV publicó un comentario pidiendo acciones más duras para sofocar las protestas: “El tiempo para que Hong Kong se autorrepare es limitado (…) ahora es el momento de hacer cumplir e implementar acciones antidisturbios”.

El comentario también describió a los manifestantes como aquellos que “matan y queman a gente en público” y “atacan a los estudiantes del continente”, sin dar ejemplos. No se han registrado incidentes de este tipo durante los meses que han durado las protestas.

La versión china de Global Times también publicó un comentario el 13 de noviembre con amenazas apenas veladas: “El lugar donde los alborotadores causan estragos está a poca distancia de la estación más cercana de la Fuerza de Policía Armada en Shenzhen, e incluso más cerca de la [guarnición del] Ejército Popular de Liberación en Hong Kong”, advirtió.

The Global Times añadió que “la acción directa del Estado será inevitable”.

Los manifestantes se reúnen en una carretera bloqueada en la Universidad Politécnica de Hong Kong el 14 de noviembre de 2019. (DALE DE LA REY/AFP vía Getty Images)

Los comentarios de Xi y la reciente retórica de los medios de comunicación estatales señalan que Pekín quiere tomar medidas drásticas contra los manifestantes a través de la policía de Hong Kong, dijo Tang Jingyuan, comentarista de asuntos chinos con sede en Estados Unidos.

“[El régimen] podría estar preparándose para una sangrienta represión”, dijo.

Mientras tanto, Pekín está tratando de alimentar a los ciudadanos chinos del continente con su falsa narrativa de las protestas para que apoyen sus acciones futuras en Hong Kong.

“A Pekín le preocupa que los continentales pidan libertad y democracia igual que los hongkoneses. Las noticias falsas pueden evitarlo”, dijo.

Descubre

¿Terminará Hong Kong como la Plaza de Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS