Encuentra el equilibrio de los “cinco sabores” en tu comida y dale a tu cuerpo la salud que necesita

De acuerdo con la medicina china, las papilas gustativas pueden guiarlo para mejorar su salud
Por CONAN MILNER
13 de Febrero de 2020
Actualizado: 13 de Febrero de 2020

Cuando piensas en una comida bien equilibrada probablemente te imaginas cosas como verduras, proteínas y porciones razonables. Pero hay otra variable vital: el sabor.

Naturalmente queremos comida con buen sabor, pero aprender a elegir el sabor correcto, o la combinación de sabores, también puede mejorar nuestra salud.

En todos los sistemas antiguos de medicina, el sabor juega un papel fundamental. El sabor de una comida o hierba no existe solo para nuestro placer (o asco), También puede predecir lo que la comida hará dentro del cuerpo.

Según la medicina tradicional china, hay cinco sabores básicos, y cada uno tiene una afinidad con un órgano en particular

Piensa en la naturaleza de fruncir los labios que induce un limón. El hígado y la vesícula biliar reaccionan con un espasmo similar cuando se les golpea con una señal ácida. Esto estimula la bilis, lo que, a su vez, ayuda a su cuerpo a trabajar mejor en la descomposición de las grasas. Las comidas grasosas, aceitosas o fritas son notorias por la lentitud del hígado. Un chorro de algo ácido le da a este órgano sobrecargado una útil sacudida.

Según la medicina tradicional china, hay cinco sabores básicos, y cada uno tiene una afinidad con un órgano en particular. El dulce va a los órganos digestivos (bazo, estómago y páncreas); el salado a los órganos que contienen agua (riñón y vejiga); el agrio a los órganos desintoxicantes (hígado y vesícula biliar); el amargo al órgano circulatorio (corazón); y el picante a los pulmones y al intestino grueso, los órganos de asimilación y eliminación del aire y los alimentos.

Un ejemplo inusual que se dice que contiene todos los sabores es la baya de schizandra conocida como wu wei zi (baya de cinco sabores) en chino (allybally4b/Pixabay)

Este equilibrio sabor órgano se basan en las reacciones fisiológicas de nuestro cuerpo al sabor y en la forma en que funcionan nuestros órganos. Esta idea se utiliza como una herramienta para cumplir con el objetivo final de la medicina china: llevar el cuerpo a un equilibrio. Junto con cosas como la meditación, el ejercicio y la acupuntura, la comida es una de las formas más accesibles de encontrar y mantener este equilibrio.

La primera mención conocida de los cinco sabores se encuentra en el texto más antiguo disponible de la medicina china,“El Clásico interior del Emperador Amarillo”. Establece que el uso consciente de los cinco sabores puede asegurar una vida larga y saludable. Sin embargo, demasiado de un sabor o no lo suficiente de otro puede resultar en una enfermedad.

Para los antiguos chinos, comer la proporción correcta de sabores está tan estrechamente ligado a la salud que clasificaban toda la comida de acuerdo a los sabores. Algunos alimentos, como los plátanos, son de una solo sabor: dulces. Pero muchos alimentos tienen dos o más sabores: el ginseng, por ejemplo, es tanto dulce como amargo. Una ciruela es agridulce. Un ejemplo inusual que se dice que contiene todos los sabores es la baya de schizandra ,conocida como wu wei zi (baya de cinco sabores) en chino. Hoy en día, la eschizandra es un adaptógeno popular por su capacidad de estimular todos los órganos internos.

Sabores en equilibrio

El dulce es considerado el sabor más importante, pero esto no significa que la medicina china te deje hacer una dieta que constante solo de donas. Casi todo lo que pensamos que es comida, verduras, granos y carne, se clasifica principalmente como dulce. Tómese el tiempo para masticar bien la comida, y la dulzura inherente brillará.

Sopa de calabaza adornada con crema, cilantro y semillas de calabaza. Aquí el cilantro animará el bazo y estimulará el apetito. (Pxfuel/CCO)

Para nuestros antepasados, un sabor dulce identificaba alimentos seguros, fáciles de digerir y nutritivos. Y como este sabor es tan importante para los órganos digestivos, la dulzura predomina en nuestro menú.

Naturalmente anhelamos el placer de la dulzura, pero es fácil obtener demasiado de algo bueno. El sabor dulce recorre toda la gama, desde la insulsa hasta la repulsiva sacarina. Mientras que la dulzura tenue del arroz o el brócoli apoya nuestros órganos digestivos, la dulzura intensa de los refrescos y los jugos de fruta puede perjudicarlos.

Según el “Clásico Interior”, comer demasiados alimentos dulces resulta en “enfermedades de la carne”, como la obesidad y la diabetes.

Los otros sabores juegan un papel menor en nuestra dieta, pero nuestros cuerpos necesitan todos ellos para funcionar correctamente. Sin embargo, no hay una receta única para todos los gustos. Mientras que todos tenemos las mismas necesidades básicas de sabor, los desequilibrios individuales varían. Por ejemplo, aquellos con una deficiencia energética yang pueden necesitar más especias en su dieta para aumentar la inmunidad y combatir el frío o la humedad en el cuerpo.

No hay una receta única para todos los gustos

Cuando el sabor dulce y nutritivo se acumula en el cuerpo, las hierbas picantes como el chile en polvo, el jengibre y la mostaza pueden ayudar a que las cosas evolucionen. Es por eso que las condiciones de obstrucción, como la congestión nasal, el estreñimiento o los coágulos de sangre, pueden mejorar con un fuerte golpe.

Contemplar los cinco sabores no es como contar calorías o cualquier otra obsesión por la medida de los alimentos. No hay matemáticas involucradas. Más bien, se trata de una simple observación: sintonizar con lo que sientes, y considerar qué combinaciones de sabores te pondrán de nuevo en funcionamiento. Hay sabiduría en tus antojos.

La sal, por ejemplo, ayuda a regular el equilibrio de minerales y líquidos, que también es una de las principales funciones de los riñones. Por eso, las fórmulas de hierbas chinas diseñadas para tratar los problemas de riñón se toman a menudo con un poco de sal. La creencia es que el sabor salado funciona como un vehículo para llevar la fórmula al órgano deseado. La sal también ayuda a disolver la dureza. Es por eso que las algas marinas saladas han sido por mucho tiempo un tratamiento para la tiroides.

Nuevamente, al igual que con el dulce, demasiada sal también daña el cuerpo. La cantidad de cualquier sabor es siempre una consideración importante, y también lo es para la persona que lo prueba. De acuerdo con Paul Pitchford, autor de “Healing With Whole Foods”: Tradiciones Asiáticas y Nutrición Moderna”, la sal debe ser restringida por aquellos con edemas, letargo y otras condiciones “húmedas”.

La época del año también juega un papel importante en la determinación de la combinación de sabores que mejor se adapte a su cuerpo. Cada sabor se combina con una estación complementaria. Agrio es la primavera, amargo es el verano, primavera (época de cosecha), picante es el otoño, y salado es el invierno. Si te inclinas a comer con las estaciones, encontrarás que muchos alimentos tienen naturalmente el sabor del momento.

Con el calor del verano, los verdes agrios de la primavera dan paso a vegetales más amargos. Comer alimentos amargos nos ayuda a mantenernos frescos por dentro y por fuera. En la medicina china, los alimentos amargos se recomiendan a las personas que sufren síntomas relacionados con el calor: úlceras, llagas en la boca, ansiedad e insomnio. Las hierbas extremadamente amargas, como el ajenjo y la genciana, se utilizan para tratar condiciones de calor extremo. Pero los síntomas menos graves pueden tratarse comiendo alimentos ligeramente amargos como el rábano, las hojas de diente de león, el melón amargo y la achicoria.

La comida como medicina

El concepto de alimento como medicina está comenzando a imponerse en el mundo moderno, pero siempre fue una parte fundamental de las culturas tradicionales. En la antigua medicina china, la dieta es esencial para la curación.

Cindy Mai en la cocina. (Fotografía cortesía de root + spring).

“Es un pilar de la medicina china. Es la clave”, comentó Cindy Mai, propietaria de una empresa de hierbas chinas llamada Root & Spring con sede en Los Ángeles. “No esperes a estar enfermo para hacer algo para cuidar de tu cuerpo. Lo alimentas y lo tratas bien, y se mantendrá saludable para ti”.

Mai quiere llevar a la gente de vuelta a esta antigua sabiduría con comida reconfortante diseñada para prevenir enfermedades. Su vehículo es la sopa.

“Al igual que los americanos ven la sopa de fideos de pollo, los chinos ven la sopa de hierbas como una cura para la mente, el cuerpo y el alma”, dijo.

Mai vende lo que podría llamarse mezclas de sopa antigua, diversas combinaciones de hierbas chinas que se utilizan para hacer un caldo rico y terapéutico. Las mezclas se combinan con caldo y verduras para promover la desintoxicación, la inmunidad y otros enfoques de salud modernos, pero también están pensadas para que tengan un buen sabor. Se remontan a una época en la que, la comida y la medicina eran una sola cosa.

“Si miras los libros de texto de medicina china, estas son sopas clásicas y curativas que, cuando se cocinan y se preparan, toda su esencia se une”, comentó Mai.

Y no se limita a las exóticas hierbas chinas, ya que los ingredientes occidentales ampliamente disponibles como el ajo o el cilantro tienen muchos beneficios, agrega.

“Cuando los platos tienen un fuerte aroma, como los hechos con hinojo, ajo o cilantro, eso me dice que van a animar el bazo y estimular el apetito. También refrescan la mente”, explicó Mai.

Hay todo un mundo de sabores allí fuera, pero muchos de nosotros mantenemos una estrecha visión de los gustos familiares. En comparación con otras culturas, muchos occidentales tienden a un paladar predominantemente dulce y salado. Lo agrio, y particularmente lo amargo, a menudo falta en la dieta americana.

Si la gente puede aprender a incluir más de estos sabores olvidados en su dieta, puede ver que algunos de sus problemas de salud mejoran, afirma Mai.

“A menudo me preguntan cómo promover las evacuaciones intestinales, la digestión adecuada y la desintoxicación. Es porque sus dietas no son equilibradas. Están consumiendo demasiado de uno o dos sabores. Los alimentos agrios y los alimentos amargos tienen naturalmente estos efectos en el cuerpo”, indicó.

Protégete contra las noticias falsas. Recibe noticias reales directamente en tu teléfono. 

Descargue la aplicación The Epoch Times.

***

¿Sabía?

“Cada año miles de personas se reúnen en Taiwán para inspirar a los perseguidos en China continental”

TE RECOMENDAMOS