Encuentran 108 leones en una granja que los criaba para matarlos y vender sus huesos

Por Michael Wing - La Gran Época
24 de Junio de 2019 Actualizado: 24 de Junio de 2019

La vida silvestre a menudo paga el precio de la anarquía y corrupción en lugares como Sudáfrica, donde los animales son explotados de muchas maneras. Atrapados en el medio, estos animales sufren de la peor manera posible.

Los dólares del turismo crean demanda para ver, sostener y tocar cachorros de león. Cazadores de trofeos de países occidentales ricos quieren disparar a gatos de caza mayor acorralados. La industria de la medicina tradicional oriental paga dinero por huesos de tigre y de león.

Una instalación abandonada para la cría de leones, granja Pienika, en el noroeste de Sudáfrica, habla de los niveles de abandono que pueden sufrir estos desafortunados animales. De los 108 leones que se mantenían en la instalación, 27 de ellos estaban plagados de enfermedades, parásitos y sarna hasta el punto de haber perdido todo su pelaje. Algunos de ellos estaban a punto de morir.

Los recintos superpoblados, destinados a dos leones, se utilizaban para alojar a 30 a la vez en las instalaciones de cría.

Tres cachorros de león estaban sufriendo una condición neurológica llamada meningoencefalitis, que es esencialmente una inflamación del cerebro. No podían caminar, y uno de ellos fue sacrificado por un veterinario.

Al recibir información de una fuente anónima, los periodistas se pusieron en contacto con el Consejo Nacional para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (NSPCA, por sus siglas en inglés), cuya tarea de enormes proporciones es hacer cumplir las leyes de bienestar animal de Sudáfrica.

Cuando los inspectores de la NSPCA vieron la instalación, fue uno de los casos más impactantes de abandono animal que jamás hayan visto, reportó National Geographic.

Douglas Wolhuter de la NSPCA, quien dirigió la inspección, dijo: “Es difícil de describir porque te hace sentir vacío, sabiendo que tienes al rey de la selva en condiciones como esa”.

“Destruye el alma”.

Hay miles de depredadores en cautiverio como los de la granja Pienika, según el guía de vida silvestre y fotógrafo Ian Michler. A menudo se les mantiene en condiciones de vida insatisfactorias, según los informes.

Los leones de la granja Pienika podrían haber sido criados para vender sus huesos en la industria de la medicina tradicional asiática, lo que presenta una perspectiva horrible: “Si estás criando leones para el comercio de huesos de león, no les importa cómo son esos leones”, explica Michler. “Porque al final del día, todo lo que van a hacer es terminar en un saco, una bolsa de huesos que va a ir a Asia”.

Lamentablemente, hay pocas razones para ser optimistas en cuanto a un resultado justo para estos leones. Los leones de la granja Pienika solo han conocido el cautiverio desde su nacimiento y no pueden ser liberados en la naturaleza, ni hay muchos santuarios decentes para que puedan ir.

Tampoco es probable que la aplicación de la ley o la justicia restrinjan las condiciones de cría en cautividad en Sudáfrica.

“Si los leones tuvieran voz, por supuesto que estarían rugiendo para que los tribunales vinieran y decidieran: digan que sí, que realmente necesitamos normas justas y del primer mundo para el bienestar de nuestra especie”, dijo Michler. “Pero no veo ningún resultado que ponga fin a las prácticas de cría o al comercio de huesos de león”.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

¡Estos gatos son demasiado graciosos!

TE RECOMENDAMOS