Encuentran intacto un buque de guerra del año 1600 en el fondo del Mar Báltico, único en el mundo

Por Michael Wing - La Gran Época
26 de Febrero de 2019 Actualizado: 26 de Febrero de 2019

La marina sueca del siglo XVII era una fuerza militar a considerar, y dominó la mayor parte del Mar Báltico durante el reinado del rey Gustavus Adophus.

Irónicamente su barco más preciado, el Vasa, la gloria de la flota sueca, se hundió pocos minutos después de zarpar en su viaje inaugural. Sin embargo, 333 años después fue recuperado del fondo del océano y restaurado, a mediados del siglo XX, y hoy sigue siendo uno de los barcos mejor conservados de esa época.

©Dominio público

Una vez pintado y adornado con oro en la década de 1620, el Vasa, que ahora se exhibe en su propio museo en Estocolmo, no es más que una sombra de su antigua gloria, aunque su maravilloso y grandioso trabajo en madera nos da una idea de lo majestuoso que debe haber sido.

El navío del siglo XVII fue encargado por el rey sueco durante la Guerra de los Treinta Años entre las Iglesias Protestante y Católica y estaba destinado a representar el Período de la Gran Potencia de Suecia, cuando era uno de los países más poderosos de Europa.

©Dominio público

Con gran parte de su simbolismo -leones para representar al rey y polacos acobardados, escondidos en el miedo, representando a sus enemigos- el barco era tanto una pieza de propaganda diseñada para ser vista, como un barco para la defensa y librar la guerra.

©Dominio público

Tenía 70 metros de eslora, 50 metros de altura, pesaba más de 1200 toneladas y estaba equipado con un arsenal de 64 cañones, lo que llevó a muchos a considerarlo el navío de guerra más capaz de la flota. Y con literalmente cientos de esculturas a bordo, así como 100 toneladas de lastre, el Vasa terminó siendo mucho más pesado de lo que se pretendía originalmente, lo que probablemente contribuyó a su inoportuna desaparición.

El rey Adophus firmó el contrato para construir el Vasa con el astillero Henrik Hybertsson en 1625. Estaba previsto que fuera una de dos embarcaciones grandes para acompañar a dos más pequeñas. Hybertsson murió poco después y su asistente Hein Jakobsson se hizo cargo del proyecto.

Se cree que el hecho de que el rey se haya apresurado a terminar la obra fue, en parte, la causa de su hundimiento; mientras que algunas cuestiones sugieren que los constructores podrían asumir parte de la responsabilidad. Hay evidencia de que encontraron errores durante la prueba de navegabilidad del barco, y por lo tanto, zarpó prematuramente.

©Dominio público

El 10 de agosto de 1628, con la asistencia de multitudes de suecos, incluyendo a la realeza y embajadores, el Vasa se embarcó en su viaje inaugural desde el puerto de Estocolmo. Y en pocos minutos, después de disparar un saludo mientras pasaba por el palacio, una fuerte ráfaga de viento inclinó la embarcación, haciendo que el agua entrara por los puertos de armas aún abiertos y del nivel inferior. Y a menos de 30 minutos de partir, la gloria de la flota sueca se hundió en el fondo del mar, llevando consigo de 30 a 40 pasajeros, incluyendo familiares de la tripulación.

Fue un escándalo y una vergüenza que los suecos simplemente trataron de olvidar. No solo dañó su reputación, sino que el barco también había costado una fortuna. Aunque se llevó a cabo una investigación, poco se pudo hacer. Los esfuerzos para elevar el navío fracasaron debido a los límites de la tecnología, mientras que el armador se había hundido con el barco. Y así, la investigación terminó.

©Dominio público

Durante siglos, el Vasa permaneció olvidado, hasta que en 1961 se descubrió un naufragio en el puerto y fue identificado como el famoso buque de guerra. Se cree que el ambiente oscuro y frío, así como los contaminantes, ayudaron a preservar la madera evitando que la luz UV y las bacterias la descompongan.

©Dominio público

Después de que el barco fue extraído, los conservacionistas tuvieron que mantener la madera inundada con agua por un tiempo para evitar que se secara y deteriorara. Desde entonces han tratado la madera y siguen intentando frenar el proceso de deterioro.

El Vasa está actualmente abierto al público y es 98 por ciento original, completo y con cañones, aunque los pernos viejos están siendo reemplazados por otros de acero inoxidable por razones de conservación. Sin embargo, gran parte de la grandeza del Vasa sigue viva y es un espectáculo para contemplar. Puede ser un consuelo que el final prematuro de la nave una vez orgullosa, termine por redimirla al convertirse en uno de los navíos más gloriosamente conservados hoy en día en el mundo.

© Dominio público

***************

Te puede interesar:

¿Cuál es el verdadero significado de la esvástica?

TE RECOMENDAMOS