Encuentro con Antifa frente al Marriott

Por Roger Simon
16 de Noviembre de 2020
Actualizado: 16 de Noviembre de 2020

Comentario

Estaba en la oficina de The Epoch Times cuando una de las jóvenes que trabajaba frente a mí dijo: “Oí que Antifa está afuera”. Señaló la calle de abajo que estaba varios pisos más abajo.

¿Antifa? Era ciertamente posible. Casi todas las fachadas de las tiendas de la zona estaban cubiertas con madera contrachapada. Algo se temía o se esperaba.

Estaba en D.C., luego de volar desde Nashville, mi primer vuelo desde el COVID, para reunirme con mis colegas de The Epoch Times y posiblemente para informar sobre el gran mitin de MAGA (Make America Great Again) que se llevó a cabo desde la Plaza de la Libertad por la avenida Pensilvania hasta la Corte Suprema.

Este último había sido extremadamente pacífico hasta donde pude ver y también multicultural, algo que  fue una pequeña sorpresa después del la plétora de negros y latinos que habían apoyado a Trump durante las elecciones.

De lo único que valía la pena escribir era de la charla habitual sobre cuánta gente se presentaba: 25 más o menos, la mitad de ellas turistas confundidos, según CNN. Dos tercios de la población de la India, según Breitbart.

El tamaño de la multitud es uno de los grandes temas mitológicos de nuestros tiempos. Nadie puede decirlo con certeza, pero todos tienen una opinión. Así que diré lo obvio: era mucha gente y, como se ha señalado anteriormente, todo era pacífico.

Hasta el anochecer.

Así que regresemos a Antifa. Ya sea porque no tenía nada sobre lo que escribir o por curiosidad mórbida, y aunque tuve un repentino ataque menor de mariposas, decidí que quería ver esto por mí mismo.

La joven me prestó amablemente su llave electrónica de seguridad del edificio, uno de esas pequeñas que se usan para activar los ascensores, y salí de la oficina, bajé por el ascensor del edificio y salí a la acera.

No había nadie allí. Miré arriba y abajo de la calle. Todavía no hay nadie. Falsa alarma, aparentemente.

Estaba a punto de volver a entrar, cuando oí un ruido, gritos y alaridos. Luego, algo como un petardo que estalló. Miré más lejos y noté una multitud mitad en la calle y mitad en la acera.

Estaban frente al hotel donde me alojaba —el JW Marriott.

Mi curiosidad se disparó y me apresuré a verlo por mí mismo.

El hotel tiene una porte de chochère bastante grande y un número de personas se reunieron allí, muchos con vestimentas del mitin de MAGA, algunas de las cuales también se alojaron en el hotel, mirando con incredulidad lo que estaba delante de ellos.

Varios tipos de Antifa pasaban zumbando en patinetas frente a la entrada del portón, aparentemente a punto de entrar y atacar el hotel, insultando y gritando obscenidades a la multitud y llamándolos, obviamente, “racistas”, aunque los espectadores eran decididamente mestizos. Eso, por supuesto, no importaba.

En ese momento, uno de los miembros de Antifa se acercó, como si estuviera a punto de atacar a alguien, retándonos a responder.

Durante una fracción de segundo, me miró fijamente.

No parecía ningún tipo de activista político que yo hubiera visto, sino un completo psicópata, más bien como El Guasón, tal y como lo retrata Joaquin Phoenix en la última película de Batman, solo que este guasón tenía el pelo rubio largo y despeinado y los ojos grises más mortíferos que se pueda imaginar.

Esto era pura maldad, más allá del psicoanálisis o cualquier ideología que se me ocurriera.

Había leído que muchos de Antifa eran en realidad profesores de colegios comunitarios. ¿Era eso posible? ¿Qué les estaría diciendo este loco a sus estudiantes?

Y entonces, de repente, pasó a mi lado entre la multitud, gritando más insultos y acusaciones racistas, amenazando con violencia.

Los espectadores gritaban para que la policía viniera a arrestarlo, pero no se encontraban en ningún lugar, aunque había un puñado de agentes de seguridad uniformados del Marriott instando a todos a dar marcha atrás, incluido el miembro de Antifa.

Podría haberle importado menos, continuando sus burlas, varios de sus compañeros zumbando detrás de él, animándolo, cuando alguien de la gente de MAGA —un tipo de seis pies y cuatro pulgadas más o menos con la constitución de un ala-pívot se adelantó y literalmente lanzó a la calle al pequeño de Antifa, su patineta salió volando.

No sabía si animar o jadear, ya que el sujeto Antifa se levantó, gritándonos como si no se inmutara, pero al mismo tiempo retrocediendo. La multitud podría fácilmente haberlo hecho papilla en un instante y, en cierto modo, podría haber hecho un servicio a la humanidad en el proceso.

Pero varias cabezas más sabias gritaron: “¡Déjenlo ir!”. La multitud cedió. El miembro de Antifa y sus compinches se retiraron y pronto se fueron, por ahora.

Ya estaba harto de mis instrucciones sobre lo que Stanley Kubrick de “Naranja Mecánica” llamaba “un poco de la vieja ultra-violencia” y me dirigí a la oficina y, más tarde, a un Marriott más tranquilo, encerrándome con doble seguro en mi habitación.

Esa noche escuché tambores y cánticos en la calle y no pude dormir. ¿Era Antifa otra vez? Afortunadamente, a las 2 a.m. quienquiera que fuera se había detenido. Hasta los psicópatas tienen que descansar.

Roger L. Simon es un novelista galardonado, guionista nominado al Oscar, cofundador de PJMedia y, ahora, columnista de The Epoch Times. Sus libros más recientes son “The GOAT” (ficción) y “I Know Best: How Moral Narcissism Is Destroying Our Republic, If It Hasn’t Already” (no ficción). Puede encontrarlo en Parler como @rogerlsimon.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

¿Cuál es el origen del grupo de extrema izquierda Antifa?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS