Encuentro inocente en centro comercial termina en tráfico sexual adolescente

Por Charlotte Cuthbertson
04 de Mayo de 2021
Actualizado: 04 de Mayo de 2021

En 2003, Sabrina Lopez–como muchos adolescentes de Holyoke, Massachusetts–estaba paseando en el centro comercial que lleva el mismo nombre.

Ella siempre veía un grupo grande de niños cerca de una sala de juegos y, como una niña insegura de 13 años, quería ser parte del grupo. Un niño en particular le llamó la atención, así que cuando dos niñas de su grupo se le acercaron y le preguntaron si le gustaba, ella dijo que sí.

“Y me dijeron, ‘¿Te gustaría que te pusiera?’”, recordó Lopez a The Epoch Times.

“Y dije que sí, porque pensé que estaban jugando a ser Cupido. No sabía que acababa de inscribirme para ser explotada”.

Poco después, el chico, de 16 años, se convirtió en el novio de Lopez, y desarrollaron una relación durante unos ocho meses, hasta que “empezó a empeorar”, dijo Lopez.

Ella empezó a ir a la casa de él en lugar de la casa de su mejor amiga durante el fin de semana, y dejó que su madre asumiera que estaba en donde la amiga.

“Mi madre nunca tuvo ningún problema conmigo, y por eso nunca cuestionó nada”, dijo Lopez. “Yo tenía tanta confianza. Yo era una niña de una escuela católica, era una estudiante de honor, capitana de mi equipo de baloncesto”.

Algunas cosas no le sentaron bien–como la cantidad de chicas jóvenes que entraban y salían de su casa–pero la habían educado para no juzgar y permitió que se desvanecieran algunas banderas rojas. Cuando ella le preguntó sobre eso, él dijo: “Oh, solo son amigos”.

Algún tiempo después, cuando ella volvió a preguntar, él la golpeó frente a sus amigos y le dijeron: “Cuando los compañeros estén hablando, tú no debes hablar”, dijo Lopez.

“No sabía qué hacer. No pude llamar a mi mamá porque ella no lo sabía. No se me permitía tener novio. Ella no sabía dónde estaba”, dijo.

“No sabía quién me intimidaba más–él o mi madre”.

El abuso físico continuó, y ahí fue también cuando comenzaron los encuentros sexuales. Su novio se convirtió en su traficante y la prostituyó por dinero. Él la grabó, lo cual le permitía tener videos explícitos para amenazarla.

“Usaba mis videos como chantaje, si no cooperaba o era sumisa”, dijo Lopez. “Su madre, su hermana, el padrastro, todos eran parte de eso–ellos sabían lo que estaba pasando”.

Durante más de 18 meses, el “turno” de Lopez en la casa comenzaba los viernes a las 5 p.m.

Su comportamiento cambió, pero era fácil de asumirlo como angustia adolescente.

“Además, mi madre estaba lidiando con mi hermano mayor, que estaba entrando y saliendo de la cárcel en ese momento”, dijo Lopez. Así que no le contó a nadie.

En 2004, a los 14 años, Lopez se enfermó en la escuela y fue enviada a casa. Su madre preguntó si podía estar embarazada y regresó a casa con tres tests de embarazo, que dieron positivo.

Lopez dijo que se sintió aliviada de poder finalmente decirle a su madre lo que estaba pasando, “tanto como pude entender y explicar, porque esto fue hace 15 años–el tráfico de personas ni siquiera existía entonces. Fue más una agresión sexual y violencia doméstica”, dijo.

“Recuerdo que ella quería presentar cargos. Y dije: ‘No, no quiero lidiar con eso. Solo quiero averiguar qué hacer’”.

Mientras tanto, estar embarazada la volvía inútil para su traficante.

“Lo último que me dijo mi explotador fue: ‘Buena suerte tratando de encontrar a alguien que se encargue de ti y de ese niño’.

“Y yo dije, ‘Está bien’. Y ahí es donde quería dejarlo”.

Pero era joven y la presión para abortar fue constante durante meses. Todo el mundo le decía que iba a ser una madre adolescente según las estadísticas de asistencia social sin educación.

Decidida, se quedó con su hija, quien ahora tiene 15 años.

“Ella me salvó la vida, así que yo le debía la suya”, dijo Lopez.

Su madre la puso en terapia, pero la consejera no era la adecuada para Lopez. Ella quería que Lopez repasara los detalles de lo que había sucedido, pero Lopez solo necesitaba a alguien que la ayudara a hacer un plan para el futuro inmediato y para ser una madre adolescente.

“Eso fue más abrumador de lo que acababa de pasar”, dijo.

El futuro

A pesar de las dificultades, Lopez terminó la escuela secundaria y obtuvo un título en administración de salud. Se casó y tuvo cuatro hijas más. Y junto con las dos hijas que su esposo tuvo anteriormente, es madre de siete niñas, cuyas edades oscilan entre los 2 y los 19 años.

Pero durante años, Lopez permaneció enojada y cautelosa, guardando todo dentro. No fue hasta que comenzó a trabajar en una casa de refugio para sobrevivientes que todo hizo clic para ella.

“Conecté con estas sobrevivientes a nivel personal. Me identificaba con lo que habían experimentado”, dijo. “Y fue entonces cuando tuve ese ‘momento aha’ en el que [me di cuenta de] que me explotaban. Fui traficada. Definitivamente fui manipulada, controlada y chantajeada, como sea que se llame”.

El año pasado, tomó la decisión de hablar públicamente.

“Creé una página de Instagram sin pensar en ello, solo quería empoderar a otras sobrevivientes. Y simplemente creció enormemente en un año”, dijo. “Finalmente estoy saliendo de esa oscuridad y simplemente la estoy aceptando”.

“Soy más que una sobreviviente. Soy más que mi historia. Solo voy a hacer algo al respecto ahora. Y ha sido increíble”.

Lopez ha recibido muchos comentarios de otras sobrevivientes y su enfoque es empoderarlas para que cuenten sus historias.

“Tengo corazón para ayudar. Y es porque me sentí tan impotente. Así que quiero presentarme a las sobrevivientes de la misma manera que necesitaba que alguien viniera por mí”, dijo.

Girl, Speak Up es ahora una página de Instagram y un sitio web, y Lopez acaba de registrarlo como una organización sin fines de lucro para combatir el tráfico sexual.

El sitio web ofrece información y oportunidades para conectarse con Lopez, así como información, como romper el mito de que los traficantes se dirigen a víctimas que no conocen. En realidad, el sitio web dice: “Muchas sobrevivientes han sido víctimas de tráfico por parejas románticas, incluidos cónyuges, y miembros de la familia, incluidos los padres”.

Ser madre

Lopez, ahora de 30 años, dijo que uno de los mayores errores que pueden cometer los padres es dejar que sus hijos hagan lo que quieran y no estar presentes en sus vidas.

Ella advierte a los adolescentes y adultos jóvenes que no envíen fotos o videos de sí mismos que no estén preparados para que todos los vean.

Y si es demasiado tarde, “díganselo a alguien en quien confíen”, dijo. “Definitivamente no intenten manejarlo por ti mismo. Especialmente si eres un adolescente.

“Digan algo, porque nunca se sabe lo que va a suceder. Nunca se sabe lo que va a suceder”.

Para ayuda

Línea directa nacional contra el tráfico de personas
1-800-373-7888
Texto: 233-733

Siga a Charlotte en Twitter: @charlottecuthbo

Siga a Charlotte en Parler: @charlottecuthbo


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS