Encuesta entre médicos muestra que apoyo a vacunación masiva está “lejos de ser unánime”

Por Allan Stein
22 de Julio de 2021
Actualizado: 22 de Julio de 2021

Una encuesta realizada en internet por una asociación de médicos no partidista descubrió que la mayoría de los encuestados no se han vacunado completamente contra la COVID-19 o no tienen previsto hacerlo.

En la encuesta realizada por internet el 16 de junio por la Asociación Americana de Médicos y Cirujanos (AAPS) en Tuscon (Arizona), casi el 60 por ciento de los más de 700 médicos encuestados, tanto jubilados como en activo, dijeron que no estaban completamente vacunados y que rechazarían las vacunas en función de su evaluación del riesgo.

“Esto contrasta con la afirmación de la Asociación Médica Estadounidense de que el 96 por ciento de los médicos en ejercicio están totalmente vacunados. Esto se basó en 300 encuestados”, declaró la AAPS en un comunicado de prensa.

Aunque ninguna de las dos encuestas representa una muestra aleatoria de todos los médicos de Estados Unidos, la encuesta de la AAPS muestra que el apoyo de los médicos a la campaña de vacunación masiva está “lejos de ser unánime”.

“Es erróneo llamar a una persona que rechaza una inyección un ‘antivacunas'”, dijo la directora general de la AAPS, Jane Orient, en un comunicado. “Prácticamente ningún médico es ‘antiantibióticos’ o ‘anticirugía’, y todos se oponen a los tratamientos que consideran innecesarios, que tienen más probabilidades de causar daños que de beneficiar a un paciente individual, o que están inadecuadamente probados”.

La encuesta también mostró que el 58 por ciento de los médicos en ejercicio que respondieron tenían conocimiento de pacientes que habían sufrido una “reacción adversa significativa” tras recibir una vacuna contra la COVID.

Orient dijo que la mayoría de los médicos no vacunados habían tomado su decisión basándose en su evaluación de que el riesgo de recibir las vacunas supera el riesgo de la enfermedad, y muchos respondieron que ya habían contraído la COVID-19.

Otras razones para rechazar las inyecciones fueron los efectos secundarios desconocidos a largo plazo, el uso de líneas celulares fetales para las pruebas de la vacuna, el carácter experimental de las inyecciones, otros tratamientos tempranos eficaces y los informes sobre muertes y coágulos de sangre.

Orient dijo que de otras 5300 personas que no eran médicos y que fueron invitadas a participar en la encuesta, 2548 dijeron que conocían los efectos adversos asociados que incluían la muerte, la amputación, la parálisis, la mortinatalidad, las anomalías menstruales, la ceguera, las convulsiones y los problemas cardíacos.

Según las cifras del Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS) publicadas el 2 de julio por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., se han notificado un total de 411,931 informes de efectos adversos asociados a las vacunas contra la COVID-19, los cuales incluyen los casos de 6985 pacientes que fallecieron.

Estos informes voluntarios se recibieron entre el 14 de diciembre de 2020 y el 25 de junio de 2021.

“La causalidad no está probada”, dijo Orient. “Sin embargo, muchos episodios podrían haber dado lugar a una enorme indemnización por responsabilidad civil del producto o por negligencia si hubieran ocurrido después de un nuevo medicamento. Los proveedores de estos productos COVID están protegidos contra las demandas”.

Impulso a la adopción de vacunas

La Administración Biden anunció recientemente que llevaría a cabo una campaña de promoción de las vacunas puerta a puerta para demostrar a los estadounidenses “indecisos” que las vacunas son seguras y eficaces para el tratamiento y la prevención del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) que causa la COVID-19.

En un acontecimiento no relacionado, Banner Health, uno de los mayores proveedores de atención sanitaria sin ánimo de lucro del país, anunció el 20 de julio que sus 50,000 empleados tenían hasta el 1 de noviembre para vacunarse completamente, con “excepciones limitadas”.

“Atendemos a algunas de las personas más vulnerables de nuestras comunidades y les debemos tomar todas las medidas posibles para garantizar el entorno de atención más seguro”, dijo Peter Fine, presidente y CEO de Banner Health, en un correo electrónico enviado a toda la empresa el 20 de julio.

“Estamos dando este paso para reducir el riesgo para nuestros pacientes, sus familias, sus visitantes y para nosotros mismos. La seguridad es una prioridad absoluta y la vacunación obligatoria contra la COVID refleja ese compromiso. Los datos de la vacuna han respaldado plenamente la seguridad y la eficacia para prevenir la enfermedad y reducir su gravedad. Hay pruebas abrumadoras para que actuemos en nombre de las comunidades que confían en nosotros para cuidarlas y protegerlas”.

Banner Health dijo en un comunicado de prensa que está aplicando la vacunación obligatoria en respuesta al aumento de la variante Delta, la retirada pendiente de la Autorización de Uso de Emergencia por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU., la necesidad de proteger a los pacientes y al personal de la empresa, y para prepararse para la temporada de gripe.

“Además, los datos nacionales muestran que el 97 por ciento de las hospitalizaciones y el 99 por ciento de las muertes por COVID-19 se producen en personas no vacunadas”, según el comunicado de prensa.

Como incentivo para que los empleados se vacunen, Banner dijo que llevará a cabo sorteos en julio y agosto con 10 ganadores en total para todos los miembros del equipo totalmente vacunados. Los ganadores recibirán 10,000 dólares cada uno.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS