Enfermedad de Parkinson: factores de riesgo y tratamientos

Los investigadores están descubriendo tratamientos alternativos efectivos para los síntomas del Parkinson
Por GREENMEDINFO
04 de Febrero de 2020
Actualizado: 04 de Febrero de 2020

La enfermedad de Parkinson no tiene causa o cura conocida, aunque se han identificado varios factores de riesgo críticos y se han realizado avances en las opciones alternativas para su tratamiento .

Para aquellos que enfrentan la enfermedad, aumentar su calidad de vida es un objetivo alcanzable.

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa, lo que significa que mata las neuronas en el cerebro. Esto afecta a múltiples sistemas en el cuerpo, una afección que sufren aproximadamente 10 millones de personas en todo el mundo y 1 millón en los Estados Unidos. “Predominantemente percibida como una enfermedad motora, tiene… características debilitantes no motoras, que con frecuencia se pasan por alto y no se tratan”, escribieron los investigadores en el Journal of Ethnopharmacology.

Las características clave de Parkinson incluyen la pérdida progresiva de neuronas de dopamina en el cerebro medio y una reducción dramática en los niveles de dopamina en el cerebro frontal. Cuando las células que normalmente producen dopamina mueren, se presentan síntomas comunes de Parkinson. Estos son diferentes para cada persona.

Los síntomas se dividen en dos categorías: síntomas motores que incluyen temblores, rigidez, movimiento lento, equilibrio deteriorado y dificultad para caminar; y síntomas no motores, como fatiga, hablar suave, babeo, estreñimiento, trastornos del sueño, ansiedad, demencia y depresión.

Factores críticos de riesgo

Si bien el Parkinson no tiene causas identificables conocidas, existen varios factores de riesgo para la enfermedad, que incluyen toxinas, disfunción intestinal y problemas con la señalización neuronal.

Toxinas ambientales: los pesticidas y herbicidas, incluidos los insecticidas permetrina y beta-hexaclorociclohexano (beta-HCH), los herbicidas paraquat y organofosforado, organoclorados, ácidos fenoxiacéticos y compuestos de triazina están asociados con el riesgo de Parkinson. El glifosato, el ingrediente activo que se encuentra en el herbicida Roundup, también está relacionado con afecciones neurodegenerativas como el Parkinson.

Los síntomas se dividen en dos categorías: síntomas motores que incluyen temblores, rigidez, movimiento lento, equilibrio deteriorado y dificultad para caminar. (StockSnap/Pixabay)

Disfunción intestinal: la enfermedad de Parkinson puede comenzar en el intestino y viajar al cerebro a través del nervio vago. Se descubrió un vínculo entre la bacteria intestinal llamada Helicobacter Pylori y el Parkinson.

Interrupción de la transmisión de neuronas: las toxinas obstaculizan un paso clave en la transmisión de señales neuronales: el reciclaje de las proteínas de desecho (membranas lipídicas de vesículas vacías que rodean a una neurona) esenciales para un funcionamiento cerebral superior. Los primeros signos de Parkinson a menudo se muestran como trastornos del sueño, incluida una menor duración del sueño y de sueño profundo, lo que disminuye el reciclaje y los procesos cerebrales restauradores.

Estrés oxidativo: la inflamación causada por el daño de los radicales libres en el cerebro está estrechamente asociada con varios trastornos neurológicos degenerativos, como el Parkinson, el Alzheimer y la esclerosis múltiple.

Últimos tratamientos médicos

Si bien no existe una cura conocida para el Parkinson, los tratamientos convencionales actuales incluyen muchos medicamentos y una opción de cirugía como último recurso para aliviar los síntomas:

Carbidopa-levodopa (CD / LD): la levodopa es una sustancia química que pasa al cerebro y se convierte en dopamina. Combinado con carbidopa, disminuye uno de los mayores efectos secundarios de las drogas de Parkinson: las náuseas. Otros efectos secundarios incluyen aturdimiento y, después de un uso prolongado, los pacientes pueden desarrollar discinesia (movimientos involuntarios) y el desgaste del medicamento.

Agonistas de la dopamina: imitan los efectos de la dopamina en el cerebro, duran más que el CD / LD y se usan para períodos de caída. Causan muchos de los mismos efectos secundarios que CD / LD, pero también pueden causar alucinaciones, somnolencia y comportamientos compulsivos.

Inhibidores de la MAO B: ayudan a prevenir la descomposición de la dopamina cerebral al inhibir la enzima cerebral monoamino oxidasa B (MAO B), que metaboliza la dopamina cerebral. Los efectos secundarios incluyen náuseas, insomnio y alucinaciones si se combinan con CD / LD.

Inhibidores de la catecol O-metiltransferasa (COMT): Entacapone (Comtan) prolonga ligeramente el efecto de la terapia con levodopa al bloquear una enzima que descompone la dopamina. Los efectos secundarios incluyen discinesia y diarrea.

Anticolinérgicos: controlan los temblores de Parkinson pero presentan muchos efectos secundarios que incluyen problemas de memoria, confusión, alucinaciones, estreñimiento, boca seca y problemas para orinar.

Amantadina: utilizada para el alivio a corto plazo de los síntomas del Parkinson leve en estadio temprano, la amantadina también se puede administrar con medicamentos CD / LD para controlar la discinesia. Los efectos secundarios incluyen manchas moradas en la piel, hinchazón del tobillo y alucinaciones.

Estimulación cerebral profunda (DBS): para DBS, los cirujanos implantan electrodos en su cerebro para disminuir los síntomas de Parkinson. Los riesgos incluyen infecciones, derrames cerebrales y hemorragia cerebral.

anciano
Los cirujanos implantan electrodos en su cerebro para disminuir los síntomas de Parkinson. Los riesgos incluyen infecciones, derrames cerebrales y hemorragia cerebral (PxHere/ CC0)

Últimos tratamientos alternativos

La investigación alternativa de Parkinson está creciendo, y GreenMedInfo.com ha compilado 497 resúmenes relacionados con la investigación de Parkinson y la mejora de la calidad de vida de los pacientes:

Mucuna pruriens (frijol terciopelo): esta es una planta con L-Dopa natural. Una preparación en polvo de este frijol, llamada HP-200, se examinó en pacientes diagnosticados con Parkinson (46 hombres y 14 mujeres) y redujo significativamente los síntomas. La dosis media grupal para el control óptimo de los síntomas fue de 6 sobres más/ menos 3 sobres (7,5 gramos) en agua por vía oral.

Un ensayo clínico (ciego) en ocho pacientes con Parkinson mostró una acción más rápida y por más tiempo, sin un aumento de la discinesia, lo que destaca una clara ventaja sobre las preparaciones convencionales de CD / LD. De manera similar, el frijol se desempeñó mejor (es decir, fue más seguro y más efectivo) en un estudio de 16 pacientes de Parkinson en comparación con los tratamientos con L-dopa.

Aceite de semilla de comino negro (Nigella sativa L.): los estudios bioquímicos del aceite de semilla de comino negro revelaron el potencial para controlar la inflamación en las células gliales mixtas de las ratas, un tema importante en el Parkinson.

Baicaleína: se ha descubierto que esta medicina herbal china utilizada para tratar enfermedades del sistema nervioso central tiene características protectoras neurales beneficiosas para los síntomas de Parkinson al inhibir el daño de la microglía por el óxido nítrico (NO) y los radicales libres.

Movimiento y las artes. El ejercicio reduce la degeneración neuronal y reduce la inflamación en el cerebro, reduciendo los síntomas en el Alzheimer y el Parkinson. La musicoterapia, el tai chi y el qigong, el yoga, la relajación, el masaje y el baile también ayudan a disminuir los síntomas del Parkinson.

Gingko biloba. La ginkgetina, un biflavonoide aislado de las hojas de ginkgo biloba, tiene muchos beneficios antiinflamatorios, antigripales y antifúngicos. La investigación con ratones ha demostrado su capacidad neuroprotectora significativa.

Coenzima Q10: En 80 pacientes con Parkinson, el mayor beneficio se produjo en aquellos que tomaron 1.200 miligramos de CoQ10. El suplemento demostró ser seguro y efectivo para desacelerar el deterioro de la función de Parkinson.

La CoQ10 previno el impacto neurotóxico del pesticida paraquat en ratas. La CoQ sérica se asoció con un menor riesgo de demencia y una mayor protección para las neuronas. CoQ10 (versión ubiquitol 10) fue muy eficaz para ayudar con la caída de los tratamientos de CD / LD para el Parkinson en ratas.

El ejercicio reduce la degeneración neuronal y reduce la inflamación en el cerebro, reduciendo los síntomas en el Alzheimer y el Parkinson. (Pixabay)

Curcumina: La curcumina (y su metabolito compuesto tetrahidrocurcumina — ThC) puede ayudar a prevenir la toxicidad neuronal en ratones inducidos por Parkinson. La investigación muestra que la curcumina tiene propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y neuroprotectoras que pueden beneficiar a quienes se enfrentan al Parkinson.

Cannabidiol (CBD). Este fitocannabinoide no psicoactivo de la planta de cannabis ha demostrado potencial para disminuir los síntomas motores y no motores de Parkinson.

Aunque el Parkinson actualmente no tiene cura ni causa en la que estén de acuerdo, la investigación está ayudando a comprender la enfermedad y a encontrar opciones de tratamiento alternativas que puedan aumentar la calidad de vida de las personas con Parkinson.

El Grupo de Investigación GMI se dedica a investigar los problemas ambientales y de salud más importantes del día. Se hará especial hincapié en la salud ambiental. Nuestra investigación centrada y profunda explorará las muchas formas en que la condición actual del cuerpo humano refleja directamente el verdadero estado del medio ambiente. Este trabajo se reproduce y distribuye con el permiso de GreenMedInfo LLC. Regístrese para recibir el boletín.

*****

Puede interesarle:

¿Quién fue el Che Guevara? Piénsalo bien antes de comprar una de sus camisetas

TE RECOMENDAMOS