Enfermera cumple promesa de estar en graduación de la hija de una paciente que falleció 4 años atrás

Por Celeste Armenta
17 de Mayo de 2021
Actualizado: 20 de Mayo de 2021

Una joven enfermera recibió una sorpresa el día de su graduación en diciembre de 2020, cuando la enfermera que cuidó de su madre 4 años atrás le dijo que estaba ahí por una promesa realizada antes de la muerte de la que era entonces su paciente.

Edina Habibovic, de 22 años, se graduó como enfermera de la Facultad de Enfermería y Salud Pública de la Universidad de Chamberlain el pasado diciembre, en Chicago. Hasta el día de su graduación, ella no sabía que, de alguna manera, su madre fallecida cuatro años atrás estaría acompañándola.

Sevala Habibovic, la madre de Edina, falleció el 24 de diciembre de 2017 de cáncer de mama. Ella había sido diagnosticada 2 años atrás, y durante 6 meses Sevala estuvo al cuidado de Sanja Josipovic, una enfermera de atención domiciliaria del hospital Northwestern Medicine en Winfield, Illinois, informó GMA.

El gran día, Josipovic se acercó a Edina, para contarle que cuatro años atrás le prometió a Habibovic que acompañaría a su hija el día de su graduación.

“Eso era lo único que se iba a perder, la graduación de Edina”, dijo Josipovic, “Entonces, dije: ‘Estaré allí'”.

(Cortesía de Edina Habibovic)

Debido a la pandemia por el virus del PCCh, también conocido como el nuevo coronavirus, Edina no tendría ceremonia de graduación. Sin embrago, el director del Hospital de Rehabilitación Marianjoy organizó una pequeña ceremonia para que Josipovic le colocara la insignia que simboliza  la finalización de los requisitos educativos de un estudiante de enfermería.

En una publicación en su Facebook, Edina dijo sentirse agradecida con el director por haber hecho posible el evento de su graduación.

Ese día, la joven enfermera dijo a  que pudo sentir “la presencia de su madre y siente lo orgullosa que está de ella”, según informó WGN9.

“Sanja me dijo que mi madre le había prometido que estaría allí (…) que ocuparía su lugar en la ceremonia de entrega de insignias y que siempre estaría allí para mí, y así ha sido”, dijo Edina a GMA.

Habibovic era una mujer de mente fuerte que no tenía miedo a morir, pero le preocupaba que Edina todavía estaba estudiando. Ella vivía para estar con su familia y le gustaba ayudar a otras personas. Aún cuando estaba al cuidado de la enfermera Josipovic, todavía tenía la fuerza y corazón para cocinarle.

Cuando la madre de Habibovic estuvo internada, entrar y salir del hospital fue algo habitual para ella. Antes de esa experiencia, el campo de la medicina no era algo que estuviera en sus planes. Sin embargo, eso cambió cuando vio cómo Josipovic y su madre se conectaron y se hicieron grandes amigas.

“Cuando mi madre falleció, pensé: ‘Bueno, quiero hacer esto. Quiero causar la misma impresión en la vida de otra persona'”, dijo Habibovic al mismo medio.

Habibovic y Josipovic tenían algunas similitudes sorprendentes. Las dos tenían 46 años en ese momento, eran madres y llegaron a Estados Unidos como refugiadas de Bosnia, publicó WGN9.

En la víspera de Navidad del 2016, como fruto de la confianza entre Habibovic y Josipovic, la madre de Edina le pidió a su enfermera, como “última solicitud”, que estuviera presente cuando su hija se graduara. Hasta ese momento, Edina solo era una aspirante a enfermería.

Más tarde, cuando Edina terminó sus estudios, Josipovic la ayudó a obtener un trabajo en el hospital donde ella labora. Actualmente, ambas trabajan en la misma área, así que ahora colaboran como colegas para tratar pacientes, conservando el gran vínculo que nació a raíz de su madre.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS