Enfermera del Ejército de Luisiana es desplegada por primera vez para luchar contra COVID-19 en Texas

Por La Gran Época
15 de Septiembre de 2020
Actualizado: 15 de Septiembre de 2020

Una enfermera profesional de la Reserva del Ejército de Estados Unidos de Louisiana decidió hacer algo más en su respuesta a la pandemia del virus del PCCh.

La Capitana Emily Stansbury, residente en Rayville, fue desplegada en julio con la Fuerza de Tareas Médicas de Aumento Urbano-7452 (UAMTF-7452) como parte de la respuesta a la pandemia del Departamento de Defensa. Su unidad ha estado apoyando al centro de salud del DHR en Edinburg, Texas.

Stansbury no solo se unió a las líneas del frente en la respuesta al virus, sino también cumplió el sueño de su vida de prestar servicio en el Ejército.

(DVIDSHUB)

“Soñé con estar en el Ejército desde el 5º grado”, dijo Stansbury en una declaración pública el 10 de septiembre. “Años después, cuando un reclutador del Ejército vino a mi clase de enfermeras practicantes y nos dijo los beneficios y la necesidad que tenían de enfermeras profesionales, me enlisté ese día”.

Sin embargo, como parte de las Reservas, la Capitana Stansbury nunca había sido desplegada antes de la propagación del virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

No mucha gente puede decir que su primera misión con el Ejército fue en respuesta a una pandemia global.

Cuando el Comando Médico de Reserva del Ejército anunció el despliegue del UAMTF-7452 a Edinburg en Facebook, varias personas elogiaron a Stansbury y a su fuerza de tarea como héroes nacionales.

(DVIDSHUB)

“Es un honor trabajar con esta increíble profesional”, comentó Kim Whittaker, una enfermera profesional.

Otro comentario decía, es “absolutamente la heroína de nuestro tiempo”.

Desde marzo, más de 1000 profesionales médicos de la Reserva del Ejército han atendido el llamado de la nación para ayudar a la respuesta al virus.

La capitana Stansbury dice que no es solo un deber sino un privilegio.

“Esta es mi primera movilización, es un honor haber sido designada a trabajar por el pueblo americano durante la pandemia COVID-19”, dijo.

Agregó que el personal del DHR Health se alegró mucho con la llegada del equipo de 85 médicos, enfermeras, médicos de combate, terapeutas respiratorios y otro personal especializado del UAMTF-7452.

“Definitivamente necesitaban apoyo por las largas horas que habían estado trabajando por la sobrecarga masiva de pacientes con COVID-19 que necesitaban hospitalización”, dijo Stansbury.

(DVIDSHUB)

No se parecía en nada a su hospital en casa. En el Centro Médico Richardson, Stansbury trabajó como enfermera profesional de preparación quirúrgica. Dijo que la sala de emergencias estuvo ocupada con los pacientes del virus pero no se acerca a la enorme sobrecarga del DHR Health.

Dijo que los empleados del Centro Médico Richardson fueron una parte vital de su servicio en Edinburgo.

“Cada soldado dejó un trabajo que tuvo que cubrir el personal que dejamos atrás”, dijo. “Si ellos no hubieran asumido nuestros trabajos en casa, como el personal médico en mi pueblo rural de Rayville, no podríamos completar nuestra misión”.

El esposo de la capitana Stansbury también ha apoyado su trabajo con el Ejército de Estados Unidos. Ella lo llama “La fuerza que me respalda; ayudando a que mis sueños se hagan realidad”.

Siguiendo sus pasos, los dos hijos de Stansbury están estudiando en la escuela de medicina.

Este despliegue incluso le dio la oportunidad de trabajar en la misma área que su hijo mayor, Will, quien actualmente está realizando sus rotaciones clínicas en McAllen, Texas.

Ahora, el UAMTF-7452 ha casi completado su misión en Edinburg.

“Ser trasladada al Valle del Río Grande ha sido una experiencia muy gratificante”, reflexiona la capitana Stansbury. “Nuestro grupo de trabajo se unió como un equipo para dar todo de nosotros para ayudar en la crisis. Espero que la gente de Edinburg sepa que lo dimos todo y que fue un privilegio atenderlos”.

¡Nos encantaría escuchar sus historias! Puede compartirlas con nosotros en emg.inspired@epochtimes.nyc


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

El encubrimiento del siglo – La verdad que el PCCh ocultó al mundo

TE RECOMENDAMOS