Enfermera que cuidó a un bebé con raro trastorno, se toma fotos con él, ahora que es un adolescente

Por Louise Bevan
10 de Octubre de 2020
Actualizado: 10 de Octubre de 2020

Un adolescente de Owensboro, Kentucky, que nació con un raro trastorno genético nunca se imaginó poder asistir a su último año de secundaria, y tampoco sus médicos pensaron que sobreviviría. Sin embargo, ha superado las dificultades y ahora le atribuyen su a una enfermera del hospicio y a Dios su milagrosa supervivencia.

“Se suponía que estaba muerto, no vivo, no respiraba”, dijo Braden West, de 18 años, a News Nation Now, “y luego Dios trajo vida a mi vida”.

(Cortesía de Michele Eddings Linn)

Braden nació con una rara condición cráneo-facial llamada síndrome de Pfeiffer tipo 2, que se caracteriza por malformaciones del cráneo y el cerebro subdesarrollado. No se esperaba que viviera más de 18 meses.

La madre de Braden, Cheri West, recibió el diagnóstico de su bebé dos semanas antes de dar a luz. “Quiero decir, él está pateando en mi vientre y luego yo estoy rezando para que Dios lo lleve a casa”, compartió. “Esa no soy yo. No soy así para nada”.

(Cortesía de Cheri West)

Sin embargo, cuando Braden nació, el vínculo materno de Cheri con su bebé surgió inmediatamente. “Estaba acostada en la cama del hospital y antes que se prepararan para cortar el cordón umbilical, no estaba lista para dejarlo ir”, explicó. “Dije, ‘Querido Dios, por favor, déjame tenerlo por un tiempo'”.

Afortunadamente, Braden sobrevivió, pero no mucho después, su salud se deterioró constantemente, y a los pocos meses de edad, entró en un hospital de cuidados paliativos (hospicio). Allí conoció a la enfermera registrada Michele Eddings Linn.

(Cortesía de Michele Eddings Linn)

En un posteo de Facebook del 6 de septiembre compartido luego por más de 5600 personas, Michele recordó haber quedado impresionada por la positividad de la familia West. “Fui recibida en la puerta por la más dulce joven madre con la más hermosa sonrisa”, escribió. “Estaba tan inesperadamente alegre y procedió a decir, ‘No puedo esperar a que lo conozca, es tan asombroso, te va a encantar’, ¡y vaya si tenía razón!”.

Durante los meses siguientes, Braden sufrió muchos “altibajos”.

Braden con sus padres. (Cortesía de Cheri West)

En una noche en particular, cuando Braden casi pierde la vida, Michele estaba a su lado. La enfermera explicó que “no hay medidas heroicas” que se lleven a cabo en los cuidados del hospicio, según News Nation Now, pero a pesar de todo, se sentó con el niño mientras aguantaba los tratamientos durante toda la noche. También continuó haciendo fisioterapia torácica y drenaje postural durante horas durante toda de la noche.

“Solo recuerdo, ya sabe, rezando, ‘Señor solo llévalo a casa o haz que se mejore'”, recordó Michele. “Porque nadie podía verlo continuar con esto”.

Con la medicina, Michele y la oración arraigada sobre él, Braden sobrevivió. Se convirtió en el primer paciente al que Michele pudo dar de alta de un hospicio.

“No siempre los perdemos a todos”, reflexionó Michele. Dieciocho años después, la enfermera y su paciente siguen siendo amigos cercanos.

Braden con sus padres. (Cortesía de Cheri West)

En una entrevista con The Epoch Times, Braden, que ha tenido 30 cirugías desde su nacimiento, describió a Michele como “como un ángel”, añadiendo que “no hay suficiente dinero en este mundo para pagarle alguna vez”.

Pero Braden y sus padres encontraron una forma de mostrar su aprecio. A lo largo de los años, reportó 9 News, Michele ha asistido a las fiestas de cumpleaños de Braden y siempre se han tomado fotos; la familia le preguntó a Michele si se tomaría fotos con Braden ahora que es adolescente.

Conmovida, ella dijo que sí.

(Cortesía de Michele Eddings Linn)
(Cortesía de Michele Eddings Linn)

“Hace diecisiete años lloré porque pensé que su tiempo en la tierra sehabía terminando”, Michele escribió en Facebook, “¡y ahora estoy llorando porque se está graduando de la escuela secundaria y su vida apenas está comenzando!”.

Braden dijo a The Epoch Times que siente bien de haberse graduado de la Escuela Secundaria Apollo. “No siempre fue fácil ir a la escuela, estar rodeado de otras personas que son diferentes, pero fui bendecido con buenas escuelas y enfermeras escolares”, dijo.

(Cortesía de Michele Eddings Linn)

Braden es un estudiante exitoso y también ha logrado prosperar fuera del aula con aficiones a la pesca, a volar aviones e incluso a levantar pesas en las Olimpiadas Especiales. Su ambición es calificar como piloto o unirse a la Guardia Nacional, pero sobre todo, Braden es un faro de positividad.

“Si Dios lo lleva a uno a eso, lo verá a través de eso”, compartió Braden. “¡Recuerda siempre presionarse a sí mismo y nunca rendirse!”.

(Cortesía de Cheri West)

Cheri espera que ella y su hijo puedan usar su plataforma para llevar esperanza a otras personas. “Recé para que Dios me dejara tenerlo por un tiempo para compartir su testimonio con el mundo”, dijo, “¡y todavía seguimos aquí!”.

(Cortesía de Michele Eddings Linn)

¡Nos encantaría escuchar sus historias! Puede compartirlas con nosotros en emg.inspired@epochtimes.nyc.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS