Enfermero argentino discriminado en el tren responde: “La voy a ayudar traiga la ropa que traiga”

Por Isabel Valencia - La Gran Época
22 de Agosto de 2019 Actualizado: 22 de Agosto de 2019

La discriminación puede tomar diferentes formas, desde la contextura, el color de piel, o simplemente por la ropa que usas. Esto último fue lo que vivió un joven que iba camino a su trabajo un día como cualquier otro.

“¿Cómo te vas a sentar con ese villero?”, fueron las palabras que oyó el argentino Lautaro Guzmán mientras escuchaba música por sus audífonos durante su viaje en tren al trabajo el pasado 5 de agosto a las 7 de la noche, según publicó Infobae.

Cuando prestó un poco más de atención entendió todo. La señora reprendía a su hija, de unos 10 años de edad, por haberse sentado junto a él. Era el único asiento disponible, y la niña se sentía muy feliz de haberlo alcanzado. Sin embargo, la madre manifestó su rechazo hacia el joven que vestía con ropa  informal: una sudadera negra, una chaqueta del Barcelona, una gorra y unos tenis.

Lautaro simplemente ignoró a la señora y no le prestó importancia, pero en su mente seguía pensando en el suceso. Cuando ingresó a su puesto de trabajo a las 8 de la noche en la Clínica Avellaneda donde trabaja hace un año como enfermero en el área de Unidad Coronaria, le comentó a su compañera lo que había pasado, la cual reaccionó con indignación.

Esto fue el comienzo de un espontaneo repudio viral en contra de juzgar las apariencias y la discriminación.

Después que su compañera le tomara una foto, Lautaro salió del trabajo a las 6 de la mañana rumbo a su casa con el uniforme de enfermero, ya que no tiene suficiente tiempo para cambiarse antes que pase el tren. Cuando llegó, y después de desayunar con su mamá, se tomó el tiempo para hacer una publicación en la que había estado pensando toda la noche y la posteó en su página de Facebook e Instagram.

El mensaje en su publicación era contundente: “La gente va por la vida juzgando por las apariencias. Acá el ‘villero’ con el que no me siento en el tren. Señora, ojalá nunca necesite de mí, porque para su fortuna la voy a ayudar traiga la ropa que traiga”, escribió Lautaro junto a las fotos del antes con ropa común, y el después con uniforme de enfermero.

Lo que nunca imaginó es que su publicación no lo indignaría solo a él y a sus compañeros de trabajo, sino que también recibiría el apoyo de miles de personas que comenzaron a escribirle y a compartirla, haciéndola rápidamente viral. Actualmente ha sido compartida más de 78 mil veces y ya tiene más de 28 mil reacciones y cientos de comentarios en su página de Facebook.

“Al principio no le di mucha importancia”, admitió Lautaro. “No me pareció nada grave, era solo el comentario de una señora equivocada. Después me puse a pensar un poco en el prejuicio. Sentí un poco de bronca cuando llegué a mi trabajo y me cambié la ropa. Se terminó enterando todo el mundo, desde los médicos hasta el director de mi clínica. Y me apoyaron porque saben quién soy”, dijo a Infobae.

Sin embargo, Lautaro asegura que no es la primera vez que le pasa: “Cuando voy al trabajo vestido así, siempre te miran. Yo soy cero conflicto, soy un pibe tranquilo. Eso sí, cuando vuelvo en el tren con el ambo, vienen y se sientan sin problemas”, comenta.

Lautaro no ha tenido una vida fácil. Con tan solo 22 años, es el único de su familia que estudió mientras trabajaba para poder ayudar a su familia. Pero lo más curioso es que lo hacía a escondidas de su padre, ya que le decía que si se ponía a trabajar no terminaría la universidad. Para alegría de todos, en 2017 recibió el titulo de enfermero profesional en la Cruz Roja Filial Almirante Brown y en simultáneo realizó un posgrado de Hemodinamia en la Universidad Favaloro.

Su historia creó tanto ímpetu, que incluso el escritor aficionado Osvaldo Villalba le dedicó un cuento de fantasía llamado “Apariencias” y posteriormente Lautaro llegó a una profunda reflexión: “Del barrio también se puede llegar a ser profesional, usar traje, ropa deportiva o un ambo. No juzgues a nadie nunca”.

Sterling Campbell, baterista de David Bowie, cuenta cómo dejó las drogas en solo 2 semanas

TE RECOMENDAMOS