Enfermero encontró a un bebé abandonado en su hospital en estado grave y lo adoptó

Por Jesús de León – La Gran Época
20 de Marzo de 2019 Actualizado: 20 de Marzo de 2019

Un joven enfermero argentino encontró un niño abandonado en estado grave en su hospital y sin pensarlo dos veces le hizo la promesa de que, si abría los ojos, lo llevaría a casa con él, en ese momento el niño despertó y el joven hizo lo imposible para cumplir su promesa, lo que le devolvió la vida al niño.

Desde que Matías Devicenzi vio al niño la primera vez, la conexión fue inmediata y sintió que su corazón latía más fuerte que nunca. “No puede ser”, se repetía a sí mismo, según el medio local La Gaceta.

Como enfermero de neonatología sabe que no puede encariñarse demasiado con los pequeños que pasan por ahí, pero aun así sintió que debía leer la historia clínica, y al terminar de leerla “se estremeció”. Jamás había pensado ser padre hasta aquella tarde en que los ojos de Santino se cruzaron en su camino.

Santino, el pequeño, fue abandonado en el hospital del Este Eva Perón a minutos de nacer.

Foto ilustrativa de FETHI BELAID/AFP/Getty Images

Lo peor era el cuadro médico que presentaba con problemas genéticos y malformaciones, deficiencia respiratoria y una patología uronefrológica.

En el mes de febrero de 2017 el niño estaba internado en Neonatología,y 2 meses después su estado de salud se agravó. En ese momento Devicenzi se acercó hasta la cuna y le hizo una promesa.

“Che Negro, si me abres los ojos te llevo a casa’”, contó, y en ese momento Santino despertó y lo miró fijo.

Luego de eso el enfermero hizo todo lo posible para cumplir con su palabra.

“Todos me decían que estaba loco. ¡Cómo me iba a meter en esto solo y a los 29 años! Además, me insistían que yo era varón y soltero, y que por lo tanto ningún juez me iba a dar la adopción”, recordó, según este medio.

Mientras iniciaba el proceso de solicitar la adopción de Santino tuvieron que operarlo de la vejiga.

Cuando el niño tenia 7 meses, por fin pudo llevarlo con él a casa. El niño no se sentaba ni gateaba, ni balbuceaba.

En la casa el pequeño fue cuidado con mucha dedicación por el nuevo papá, los abuelos, cinco tíos y una veintena de primos. Al poco tiempo de ello alcanzó la madurez correspondiente a su edad.

Santino tuvo 2 cirugías más. En una le extrajeron un riñón para normalizar el funcionamiento urinario y en la otra le operaron las manos y los pies, ya que “había nacido con seis dedos y eso le estaba complicando la estabilidad para caminar y para manipular objetos”, contó.

Hoy Santino superó toda esa etapa de riego para su vida. Se recuperó completamente y es un niño fuerte e independiente.

El 20 de febrero cumplió los dos años, y como la primera palabra que aprendió a decir fue papá, Matías lo cuenta con mucha emoción.

Cuando le preguntan por qué lo adoptó, la respuesta de Matías Devicenzi es siempre la misma: “él me eligió a mí”, aseguró el enfermero.

********************************

Te puede interesar:

El secreto de una mujer alemana para una vida armoniosa y feliz

TE RECOMENDAMOS