Enfermeros de Mississippi informan que crece una cultura laboral tóxica entre vacunados y no vacunados

Por Matt McGregor
11 de Septiembre de 2021
Actualizado: 11 de Septiembre de 2021

Al describir un clima de vergüenza e intimidación por las vacunas, dos enfermeras de Mississippi han informado que los ambientes de trabajo que alguna vez fueron amistosos se tornaron en una división entre los vacunados y los no vacunados.

Una enfermera en Jackson, Mississippi—que solicitó permanecer en el anonimato—dijo a The Epoch Times que cuando se enfrentó a la orden de vacunación en su hospital, renunció y aceptó otro trabajo que paga USD 16 más por hora en otro sistema de salud que no había implementado el mandato.

Sin embargo, con la orden que dio el presidente Joe Biden el jueves de la vacunación obligatoria contra COVID-19 para los sistemas de salud que participan en los programas de Medicaid y Medicare, dijo la enfermera que incluso en su nuevo trabajo, sus días podrían estar contados.

“Ellos dijeron que ya no es cuestión de si, sino de cuándo”, dijo.

La orden de Biden también se aplica a empresas privadas con 100 o más empleados, trabajadores y contratistas federales y educadores dentro del programa federal Head Start.

Los mandatos afectarán a más de 80 millones de trabajadores del sector privado.

“No se trata de libertad o elección personal”, dijo Biden.

Para la enfermera, todo comenzó en diciembre de 2020 cuando fue ofrecida la vacuna para el personal y ella la rechazó.

“Luego, tuvimos un incentivo financiero, pero eventualmente se convirtió en una orden”, dijo. “Tuvimos que vacunarnos para seguir trabajando allí”.

Aunque consideró presentar una exención religiosa o médica, ella dijo que finalmente decidió que no quería trabajar en un lugar que exigiera la vacuna.

Sin tener un plan, presentó su aviso de dos semanas.

“Simplemente me arriesgué y confié en Dios”, dijo.

Antes de que finalizaran sus dos semanas, consiguió su nuevo trabajo.

Para una enfermera que acababa de graduarse de la escuela de enfermería en mayo de 2020, mantener un perfil bajo se convirtió en una herramienta de navegación para sobrevivir la mayoría de los días, dijo.

“La mayoría de la gente sabía que yo no había recibido la vacuna, y cuando fue obligatoria, algunos me preguntaron si me la iba a aplicar, pero ‘no significa no’”, dijo. “No estoy dudando”.

“Difícil verlo”

Conforme se acercaba la orden, dijo que fue testigo de que el sitio de trabajo se volvía tóxico.

“Algunos médicos—dos de ellos que me vienen a la mente—llegaron a decir que no creían que las personas no vacunadas debieran ser atendidas”, dijo.

Si las personas no vacunadas iban al hospital ella dijo que los médicos afirmaron que había que darles un “portazo en la cara”.

“Había otra proveedora que realmente estaba intentando rechazar a los pacientes si no estaban vacunados”, dijo. “No creo que ella fuera capaz de llegar tan lejos, pero definitivamente trató de que la recepción preguntara si los pacientes estaban vacunados, y si decían que no, ella no los atendía o solo los atendería a través del teléfono”.

En general, dijo: “Fue difícil verlo”.

Obligación para tener éxito

En Hattiesburg, Mississippi, otra enfermera le dijo a The Epoch Times que el hospital donde trabaja se había vuelto igualmente conflictivo luego de que una clínica en el sistema se utilizara como un sitio de pruebas para los ensayos de la vacuna Moderna.

Varios médicos habían participado en los ensayos clínicos, por lo que la clínica tenía la obligación de “declarar su éxito”.

Los empleados de clínicas y hospitales fueron algunos de los primeros en recibir la vacuna Moderna tras los ensayos clínicos, dijo.

“Hubo muchos que se sumaron, y más tarde hubo muchos que no lo hicieron”, dijo.

Y fue entonces cuando cambió la cultura laboral, dijo.

Hasta entonces, dijo, “El ambiente siempre había sido un lugar maravilloso para trabajar”.

Una “fuente de gérmenes”

“Hubo muchos compañeros de trabajo que informaron que los médicos les llamaban estúpidos o tontos por no vacunarse, diciéndoles que iban a perjudicar o dañar a otros, o que eran responsables de la propagación”, dijo. “De repente, los no vacunados se convirtieron en esta fuente de gérmenes”.

Con el paso del tiempo, se hizo aún más evidente que no había evidencia detrás de la afirmación, dijo.

Ella señaló un estudio del Grupo de Investigación Clínica de la Universidad de Oxford publicado en The Lancet que mostró que los individuos vacunados que se infectaron con la variante Delta de COVID-19 tenían 251 veces la carga viral en sus fosas nasales en comparación con aquellos con inmunidad natural por una infección previa con variantes anteriores (pdf).

Además de sentirse avergonzados, dijo que los no vacunados debían usar mascarillas N95, lo que ella llamó una “política de intimidación”.

“Lo que está sucediendo básicamente es: nos dicen que si no queremos vacunarnos, los haremos sentir incómodos hasta que se sometan”, dijo.

Dado que el hospital ya enfrenta una escasez de personal, el memorandum sobre N95 provocó aún más renuncias, dijo, porque las mascarillas dificultan la respiración y pueden afectar negativamente a las personas, causando una tensión en el cuerpo que podría resultar en afecciones como la arritmia cardíaca.

Aunque los medios de comunicación informan que los hospitales se están “llenando” debido a los pacientes con COVID-19, dijo que la historia que no se cuenta es que esto tiene más que ver con la escasez de personal y no con la falta de camas.

“Mississippi ya está teniendo problemas para mantener al personal debido a la falta de salarios competitivos, pero con COVID-19 ha habido una gran cantidad de enfermeras que han abandonado los hospitales en nuestro estado”, dijo.

Para abordar la escasez de personal, el gobernador Tate Reeves contrató personal financiado con fondos federales para los hospitales del estado, compuesto por enfermeras a las que se les paga más que a las enfermeras locales.

Eso, combinado con las órdenes y el comportamiento discriminatorio de los empleadores, dijo, provocó que aún más personal renunciara.

La orden inminente

 Si tuviera que afrontar la orden, dijo que primero solicitaría una exención religiosa.

“Tienen que reconocer eso”, dijo. “Sería una violación de mis derechos como humano y como ciudadano si no la reconocen”.

Si esa solicitud es rechazada, el siguiente paso sería ir a la oficina de Igualdad de Oportunidades de Empleo y presentar una denuncia, con lo que le permite ganar tiempo hasta que se llegue a una resolución.

Si la resolución no es aceptable, dijo que buscaría otro trabajo.

“No tiene sentido”

“Me considero una persona inteligente”, dijo la enfermera. “Se me ha confiado para tomar decisiones inteligentes y críticas para los pacientes todos los días, y pensar que ahora, de repente, no puedo hacer eso por mí misma o pensar de manera crítica, lo que están diciendo no tiene sentido”.

Dentro del hospital, dijo que los no vacunados se acercaron unos a otros en busca de apoyo, y muchos otros en todo Mississippi han encontrado refugio en un comité de acción política llamado Mississippi Patriots for Vaccine Rights (MPVR), que, según la enfermera, une a los trabajadores de la salud en todo el estado con abogados que brindan información sobre los derechos de un empleado con respecto a las prácticas discriminatorias en el sitio de trabajo.

La presidenta de MPVR, MaryJo Perry, y la vicepresidenta, Lindey Hughes Magee, formaron la organización sin fines de lucro en 2012 como Mississippi Parents for Vaccine Rights como un centro para la red de padres cuyos hijos habían sufrido daños como resultado de las vacunas.

“Cuando se implementaron las ordenes, los trabajadores de la salud se acercaron a mí presos del pánico, así que Lindey y yo nos reunimos y creamos un foro de trabajadores de la salud para unirnos”, dijo Perry.

El MPVR recopila informes y une a los trabajadores de la salud que optan por no vacunarse en todo el estado.

El consenso entre los trabajadores de la salud es que los entornos de trabajo en las instalaciones de servicios médicos se han vuelto “hostiles”.

“Y no solo es hostil hacia los empleados no vacunados”, dijo Perry. “Es hostil hacia los pacientes no vacunados”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS