Enfrentamiento por el Mar de China Meridional está a punto de estallar

23 de Febrero de 2016 Actualizado: 24 de Febrero de 2016

Si bien las noticias sobre el despliegue por parte de China de misiles anti-aéreos en su Mar Meridional estuvieron entre los encabezados la semana pasada, los misiles son solo una parte de un cambio más amplio que probablemente lleve el conflicto a otro nivel.

Los cambios comenzaron el 30 de enero, cuando el buque estadounidense Curtis Wilbur, un destructor de la Marina de los Estados Unidos, pasó a menos de 12 millas marinas de distancia de la Isla Tritón, perteneciente a la cadena de Islas Paracelso del Mar de China Meridional.

La operación fue parte de una misión de “libertad de navegación”, apoyada por Taiwán y Vietnam, países que reclaman la Isla Tritón. Por otro lado, a China, que también reclama la isla, no le hizo gracia.

Fuentes de noticias estatales dentro de China comenzaron a difundir noticias sobre la agresión de EE.UU., afirmando que Estados Unidos estaba intentando establecer su “hegemonía” en el Mar de China Meridional.

Expliqué la ironía de la narrativa china en un artículo anterior –donde observé que la situación es al revés. China literalmente está tratando de establecer su hegemonía sobre la región, mientas que Estados Unidos está tratando de mantener los estándares de libertad de tránsito en aguas que son fundamentales para el comercio internacional.

Sin embargo, a pesar de sus intenciones, el régimen chino optó por intensificar su respuesta militar contra Estados Unidos y sus aliados –lo que puede llevar a que estallen las tensiones en el Mar de China Meridional.

Imágenes satelitales del 14 de febrero mostraron que China desplegó sistemas de misiles anti-aéreos (misiles tierra-aire) en la Isla Woody, de la cadena de Islas Paracelso.

El régimen chino afirmó que los misiles estuvieron allí por años, pero si esto es cierto, los mantuvieron escondidos. Imágenes satelitales muestran que los misiles fueron sacados a la vista en algún momento entre el 3 de febrero y el 14 de febrero. Informes anteriores afirman que China comenzó a armar sus islas alrededor de mayo de 2015.

A pesar de que los misiles pasaron al centro de la escena en cobertura informativa global, hubo varios desarrollos en proyectos de peso similar.

Conforme lo establece un informe de USNI News, una fuente de noticias del Instituto Naval Estadounidense, es posible que China esté construyendo una nueva base de helicópteros de guerra antisubmarina. Analistas de defensa previamente notaron que, si una guerra con China tuviese lugar, los submarinos pueden cambiar el terreno de juego para Estado Unidos.

La nueva base antisubmarinos “puede ser una señal de intensificación de las capacidades de guerra antisubmarina a lo largo del Mar de China Meridional”, establece un reporte de Victor Robert Lee para The Diplomat.

“Una red de bases de helicóptero y paradas para recargar combustible diseminadas a lo largo del Mar de China Meridional, si se toma en cuenta sólo las bases que ya se sabe que China está construyendo, puede hacer accesible cualquier coordenada en el mar”, afirma Lee.

El Diario del Pueblo, uno de los portavoces principales del régimen Chino, prosiguió con un reportaje diciendo que China debe “enseñar una lección a Estados Unidos” si éste continúa con sus operaciones de libertad de navegación en el Mar de China Meridional.

El reportaje dice que las fuerzas chinas deberían lanzar disparos de advertencia y embestir los buques estadounidenses.

Los canales de noticias chinos ahora están reportando que el régimen chino puede desplegar misiles anti-buques, y otras armas en el Mar de la China Meridional.

Li Jie, investigador principal del Instituto de Investigación en Estudios Militares Navales, dijo a Noticias Matutinas de China Meridional que China desplegaría armas más avanzadas si Estados Unidos “presionaba demasiado”.

Para hacer frente al aumento de las tensiones con China, Estados Unidos está analizando la posibilidad de desarrollar un protocolo naval clave para la seguridad de los buques que se encuentran en el mar, llamado el Código para los Encuentros Imprevistos en el Mar.

Los cambios propuestos editarían las reglas para cubrir a los buques no militares. Fue delineada por el Vicealmirante Joseph Aucoin, comandante de la Séptima Flota Estadounidense radicada en Japón, de acuerdo con The Diplomat.

Según The Diplomat, una de las razones claves para los cambios en consideración, es que el régimen chino está desplegando nuevos buques de la guardia costera “pintados de blanco en vez de gris marino”. China ha estado utilizando la guardia costera y barcos de pesca como parte de su estrategia militar en la región.

Otras naciones también están intensificando su labor para desafiar las pretensiones de China, Estados Unidos está instando a Australia a que comience con sus propias operaciones de libertad de navegación, Vietnam está fortaleciendo sus fuerzas armadas, las tropas Filipinas se están preparando para el peor de los escenarios en una disputa con China y Japón está considerando comenzar sus propias patrullas navales.

La pregunta ahora es cuánto es lo que China está dispuesta a enfrentar y cómo otras naciones pueden deshacer las acciones de China en la construcción estructuras militares en un intento de controlar el tránsito de la región.

TE RECOMENDAMOS