Enorme ‘monstruo marino mutante’ es atrapado cerca del sitio del desastre nuclear de Fukushima

11 de Diciembre de 2017 Actualizado: 03 de Junio de 2019

Este día de 2015, debe ser considerado realmente un “día de suerte” por este pescador japonés que se tambaleaba con un pez colosal frente a la costa norte de la isla de Hokkaido, Japón, cerca de Rusia. Esta aterradora criatura marina, parecida a un horrible ser sacado de una película de terror, ¿sería resultado de la radiación ocasionada por el desastre nuclear de Fukushima?

Sin lugar a dudas que a Hiroshi Hirasaka le sorprendió su gigantesca captura de 2015. El aficionado a los peces japoneses, que a menudo volaba a Hokkaido para atraer a extraños animales marinos, había escrito un libro titulado “Especies de peces exóticos: atrapé, juzgué y probé comiendo”.

El pescador publicó en Twitter una foto de él mismo “apenas sosteniendo” al gigantesco “monstruo” que, además, tenía una enorme boca abierta.

Hiroshi dijo de esta criatura de aspecto aterrador que sacó del océano era, en realidad, un “pez lobo de Bering”. Y escribió: “Valió la pena volar a [Hokkaido] dos veces en tres meses. Este tipo es súper grandioso”.

La captura es excepcionalmente apreciada ya que el pez lobo, de aspecto feroz, por lo común se encuentra en las profundidades marítimas de los océanos Pacífico y Atlántico, por lo que rara vez nada cerca de las aguas superficiales.

El pez lobo mide, en promedio, alrededor de un metro de largo pero, aparentemente la criatura que Hiroshi estaba sosteniendo era mucho más larga. ¡Se cree que ese fue uno de los peces lobo más grandes jamás registrados en la historia!

Su tamaño excepcionalmente enorme ha suscitado interrogantes sobre la mutación causada por la radiación, ya que la criatura fue capturada cerca del lugar del desastre nuclear de Fukushima que sucedió en 2011.

Sin embargo, Earth Touch News Network sospechó que sólo podría ser el resultado de una ilusión óptica: Hiroshi podría haber propiciado que los peces parecieran más grandes acercándolos a la cámara.

El Dr. Timothy Mousseau, especialista en radiación de la Universidad de Carolina del Sur, le dijo a IBTimes UK que es poco probable que el tamaño del pez sea resultado de una mutación causada por la radiación.

“En primer lugar, y ante todo, simplemente porque por lo general, el efecto de las mutaciones es reducir la tasa de crecimiento para hacer las cosas más pequeñas”, dijo el Dr. Mousseau.

“Crecen con menor eficiencia, son menos capaces de atrapar comida y tienden a vivir menos tiempo. La mayoría de los efectos del aumento en las mutaciones son perjudiciales. Muy pocas mutaciones conducen a un tamaño tan grande”, agregó.

Hiroshi tampoco cree que el pez lobo que atrapó fuera un mutante de la radiación de Fukushima.

Molesto por el rumor falso de Internet que rodea al pez, Hiroshi, quien tiene un título en biología marina y ciencias ecológicas, le dijo a VICE: “Ese pez ha estado [en Hokkaido] durante mucho tiempo, por lo que no es posible que se vea afectado por la radiación. Es difícil decir eso de los peces y no es bueno culpar a la radiación de todo. Las criaturas solo se vuelven grandes en el mundo de la ciencia ficción, y no estamos viviendo en el mundo de Hulk o de Godzilla”.

“No estoy seguro de si fue una broma o no, pero me dio pena pensar que pensaron que era así debido a la radiación nuclear”, agregó. “Sólo quiero que tengan la información correcta”, agregó.

Sin embargo, si se trató de una captura inusual: el pez lobo que Hiroshi capturó es un espécimen muy viejo y saludable.

El Dr. Mousseau explicó: “Si miras con atención y durante el tiempo suficiente, siempre hay algunos que logran sobrevivir el tiempo suficiente para alcanzar estos tamaños tan grandes”.

Un pulpo intenta robar la cámara GoPro de un hombre y no quiere soltarla

 

TE RECOMENDAMOS