Una valiente familia se arriesga para liberar de una cuerda a un enorme tiburón ballena herido

Por La Gran Época
13 de Abril de 2019 Actualizado: 02 de Junio de 2019

Es común ver la vida marina mientras se bucea en el océano, pero ver a un tiburón ballena enredado en una cuerda pesada está fuera de lo normal. Una familia que buceaba en una de las islas de Hawái, era exactamente el tipo de gente que el tiburón indefenso necesitaba, muy despiertos, cuidadosos y bien preparada con un cuchillo de 10 cm.

Kanehoalani Kawelo, sus padres y su hermana buceaban en Kaunolu, en la isla hawaiana de Lanai, cuando vieron a un tiburón ballena nadando a su lado. Kanehoalani notó de inmediato al gigante marino de unos 6 metros de largo enredado en una gran cuerda.

“Parecía muy lastimado”, dijo su padre, Joby Rohrer, a National Geographic. “Había tres heridas en donde la cuerda se frotó contra las crestas de su espalda y también una cortada de diez centímetros en su aleta pectoral”, agregó.

La familia no sabía que era el mismo tiburón que las autoridades de protección de la vida silvestre habían pedido al público que les avisaran en caso de verlo.

Siendo biólogos, los padres de Kanehoalani trataron de encontrar una solución para ayudar al atormentado animal.

“Esperamos mucho tiempo para considerar cuál era nuestra responsabilidad, o cuál era nuestra kuleana (un sentido personal de responsabilidad)”, dijo su madre, Kapua, a Hawaii News Now.

“Sabemos que la gente no necesariamente alienta este tipo de cosas, pero somos biólogos. Sentimos que estábamos en sintonía con lo que el animal quería y que tal vez estábamos destinados a estar allí”, recordó.

“Pensaba que de ninguna manera podía atravesar esa cuerda, era tan gruesa”, dijo Joby. “¡Entonces Kapua dijo que lo intentara! Pero pensé que si me acerco a ese animal y lo toco, no quiero asustarlo, no quiero estresarlo, no quiero que salga disparado”, explicó.

Finalmente, Joby se sumergió cinco veces para cortar la pesada cuerda de 13 centímetros de grosor con su cuchillo de 10 centímetros. El proceso de rescate duró al menos una hora.

“La cuerda pesaba probablemente como 150 libras (aprox. 68 kg)”, dijo Hoohila, la hermana de Kanehoalani. “Solo la arrastraba por el agua y no podía imaginarme por lo que pasó ese tiburón, teniendo que llevarla a todas partes”,agregó.

Joby esperaba que la experiencia sea un recordatorio de que las acciones de los seres humanos y el descuido, pueden tener un impacto dañino en la vida marina.

“Este es un buen ejemplo de que las cosas que desechamos, pueden destruir fácilmente animales tan hermosos como ese”, dijo.

Mira el rescate en el video de abajo:


Rescate de animales enterrados en la nieve

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS