Ensuciarse es bueno para la salud

Nuestro bienestar depende de los microbios que recogemos y con los que crecemos en inmunidad cuando somos niños.
Por Lynn Jaffee
31 de Diciembre de 2020
Actualizado: 31 de Diciembre de 2020

Cuando pienso en mi infancia, pienso primero en las horas que pasé jugando en la tierra. No había nada mejor que remover rocas para buscar salamandras, caminar en estanques con la esperanza de atrapar una tortuga, o agacharse en la orilla de un arroyo para atrapar pececillos. Pasé horas y horas fascinada y sucia.

Aunque a mis padres no les haya gustado lo sucia que me ponía (podía dejar un anillo impresionante en la bañera), mi tiempo de jugar en la suciedad pudo haber sido bueno para mi salud. Su bienestar está conectado a los microbios que lleva consigo y en su cuerpo; y cuanto mayor sea la variedad a la que se exponga, especialmente cuando se es niño, mayores serán las probabilidades de que esté sano de adulto.

Su cuerpo es anfitrión de miles de millones de microbios que viven no solo en su piel, sino también en su boca, intestino, nariz y prácticamente en todas partes. Estos microbios forman colonias llamadas microbiota, un tema que los científicos solo ahora están empezando a entender. Lo que sí saben, sin embargo, es que la vida humana necesita estos “microbios” para nuestra propia supervivencia.

La exposición a muchos microbios diferentes enseña a nuestro sistema inmunológico a discernir entre lo bueno, lo malo y lo inofensivo
.

El problema ahora, sin embargo, es que mientras crecí en un ambiente donde podía explorar estos hábitats salvajes, más y más niños hoy en día se crían en comunidades urbanas o suburbanas sin estar expuestos a una amplia variedad de microbios, esencialmente, a la suciedad, la que nos ayuda a desarrollar una inmunidad óptima. La exposición a un montón de diferentes microbios enseña a nuestro sistema inmunológico a discernir entre lo bueno, lo malo y lo inofensivo. Los científicos están descubriendo que el resultado de esta pérdida de exposición es un aumento de la incidencia de alergias, asma, problemas digestivos, sensibilidades alimenticias y otras enfermedades relacionadas con el sistema inmunológico.

En esta misma línea, en la medicina china, lo que no te enferma te hace más fuerte. Y lo que te enferma, según esta medicina, incluye toda una serie de factores de estilo de vida, como el estrés, el exceso de trabajo y la alimentación inadecuada. En la medicina china, los parásitos, la comida no limpia y los patógenos como los microbios, los virus y las bacterias pueden predecir una enfermedad, pero no son la causa definitiva.

Según la medicina china, se puede resistir a muchos de estos patógenos cuando la energía protectora (llamada “wei qi”) es fuerte. Al igual que la inmunidad, cuando se encuentra fuerte y sano, su cuerpo puede combatir las enfermedades invasoras. Cuando se agota o se estresa, su energía se ve afectada, su barrera protectora se debilita y se resfría, se enferma de gripe, alergia o cualquier otra enfermedad.

Por eso la medicina china y otras formas de medicina de amplio espectro, se centran en el fortalecimiento de la inmunidad individual en lugar de limitarse a atacar la enfermedad.

Un niño recoge frutas de un árbol. (Jeremiah Lawrence/Unsplash)

Así que, de acuerdo con la medicina china, la forma de conservar la salud y la inmunidad es mantener la energía. Esto significa comer los alimentos adecuados en las cantidades correctas, dormir lo suficiente, equilibrar el trabajo con el descanso, manejar el estrés y hacer ejercicio moderado.

Además, dado que gran parte de la medicina china se basa en patrones de la naturaleza, conectarse con el mundo natural es una buena manera no solo de mejorar su salud espiritual, sino también de estar más expuesto al mundo microbiano. Aquí hay algunas formas sencillas de hacerlo, para usted y para los niños en su vida.

Salga a jugar

Idealmente en un parque o en un espacio salvaje. Correr, esconderse, tocar el suelo y ensuciarse son buenas formas de entrar en contacto con algunos bichos, grandes y pequeños.

Recoja fruta

Especialmente en la naturaleza. De niña, teníamos arbustos de arándanos creciendo a lo largo de nuestra entrada a la cochera. Llenar un cubo de arándanos implicaba el contacto con muchas cosas salvajes, aunque fuera en nuestro patio delantero.

Cultive un jardín

Flores o verduras, cualquiera de las dos lo pondrá a usted y a sus hijos en contacto con la tierra. La ventaja de cultivar vegetales es que también se cultivan alimentos que afectan a los microbios intestinales, en el buen sentido.

Explore el mundo natural

Las opciones son infinitas: ver flores silvestres en primavera, estudiar los pececillos de un arroyo cercano, explorar la ecología de los estanques o hacer senderismo en el bosque. No tenga miedo de tocar y examinar.

Evite las cosas que matan a los microbios buenos en su cuerpo y dentro de él. Considere el uso de antibióticos solo como último recurso y tenga en cuenta los jabones antibacteriales para manos y los desinfectantes.

Y recuerde que está bien ensuciarse un poco. De hecho, puede ser importante en un esfuerzo por evitar alguna enfermedad.

Los microbios naturales del suelo del bosque ayudan a inmunizar el cuerpo. (Victoria_Borodinova/Pixabay)

“La atopia y el asma parecen tener sus raíces en una insuficiencia de exposición temprana a la diversa microbiota ambiental”, advierte un artículo publicado en Current Opinion in Allergy and Clinical Immunology en 2017.

Un hallazgo similar se publicó en Perspectives in Public Health en 2016 en un artículo titulado “Es hora de abandonar la hipótesis de la higiene”.

“Los cambios en el estilo de vida y la exposición al medio ambiente, la rápida urbanización, la alteración de la dieta y el uso de antibióticos han tenido profundos efectos en el microbioma humano, lo que ha provocado un fallo de la inmunotolerancia y un mayor riesgo de enfermedades alérgicas”, afirma.

También es importante señalar que hay una diferencia en la calidad de la suciedad, por así decirlo. Existe un gran abismo entre la suciedad de una estación de metro de la ciudad de Nueva York y los microbios naturales del suelo del bosque. Esa es una distinción necesaria durante la actual pandemia.

Entonces, ¿pasar mi infancia como una niña valiente me hizo más saludable? No lo sé. Lo que sí sé es que nunca tuve alergias. Nunca, al menos hasta que me mudé de los bosques de arce y roble de Nueva Inglaterra a la soleada ciudad de Colorado. Viviendo en los arbustos de las colinas de Boulder, desarrollé una alergia a los olivos rusos, una especie a la que nunca había estado expuesta de niña. Las últimas investigaciones y los conocimientos de la medicina tradicional china sugieren que una exposición más temprana pudo haber evitado eso.

Lynn Jaffee es acupuntora licenciada y autora de “Simple Steps”: El camino chino hacia una mejor salud”. Este artículo fue publicado originalmente en AcupunctureTwinCities.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


A continuación

Calma para el alma: la quietud de la madrugada de pie bajo las estrellas

TE RECOMENDAMOS