ENTREVISTA: “Espero que estos Juegos Olímpicos expongan al PCCh”— entrenador letón Martins Rubenis

"Aléjense del PCCh y morirá por sí solo", dice el medallista olímpico
Por The Epoch Times
19 de Febrero de 2022 6:50 PM Actualizado: 19 de Febrero de 2022 6:50 PM

En una atrevida declaración a las emisoras nacionales de Letonia en los Juegos de Beijing, el medallista olímpico y actual entrenador del equipo letón de luge, Martins Rubenis, habló con franqueza de su desprecio por el Partido Comunista Chino (PCCh) y sus intentos de manipular el mundo convirtiendo los Juegos en un gran “teatro político”.

En la entrevista, realizada el 7 de febrero frente a los funcionarios olímpicos de Beijing, Rubenis no temió sacar a relucir el tema de la continua violación de los derechos humanos de sus ciudadanos por parte del PCCh, y en concreto planteó lo que, según él, es “el mayor mal”— la sustracción forzosa de órganos de presos de conciencia sancionada por el Estado chino.

Dijo que ahora es “un momento especial”, que no podemos limitarnos a mirar “lo que harán nuestros gobiernos, o lo que harán las personas que toman las decisiones”, sino que “cada uno de nosotros tiene que mirar profundamente dentro de sí mismo” y “abrir un poco los ojos al hecho de que no podemos vender nuestras almas”.

The Epoch Times tradujo y publicó un reportaje sobre esa entrevista, y luego se puso en contacto con Rubenis para una sesión de preguntas y respuestas, para profundizar un poco más en algunas de las cosas que planteó en los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022. También descubrimos qué hizo el PCCh después de que Rubenis hablara.

Epoch Times Photo
Martins Rubenis, de Letonia, hace una carrera durante el Luge masculino individual en el primer día de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014 en el Centro de Deslizamiento Sanki el 8 de febrero de 2014, en Sochi, Rusia. (Alex Livesey/Getty Images)

The Epoch Times: Sr. Rubenis, usted dijo a los locutores nacionales letones en los Juegos Olímpicos de Invierno el 7 de febrero que, en 2015, era absolutamente inaceptable para usted escuchar la decisión del Comité Olímpico Internacional (COI) de permitir a China organizar los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022. ¿Puede explicarlo con más detalle?

Sr. Martins Rubenis: Este sentimiento conlleva una larga historia que hay que explicar. Si nos remontamos a los Juegos Olímpicos de verano de 2008, cuando en 2001 se concedió al PCCh la condición de anfitrión de este histórico evento deportivo y cultural, se esperaba que el PCCh se abriera más a los valores democráticos y mejorara su historial de derechos humanos más fundamentales.

Sin embargo, en vísperas de los Juegos, todos nos enteramos de la brutal persecución de los practicantes de Falun Gong en todo el país y del aparato de las fuerzas de seguridad llamado “oficina 610”, y de las nuevas noticias sobre los campos de trabajo y los centros de detención que, en colaboración con los hospitales militares, realizaban la inhumana sustracción forzada de órganos de los presos de conciencia. Todo ello fue puesto de manifiesto por un grupo muy reducido de personas y medios de comunicación, mientras los gobiernos y los grandes medios de comunicación guardaban silencio.

Permitirles organizar los Juegos Olímpicos fue un claro mensaje al PCCh de que sus promesas de mejorar la situación de los derechos humanos en China no se toman en serio. Así que continuaron con las mismas prácticas perversas de opresión de su propio pueblo de buen corazón, incluyendo aún nuevos grupos.

Pasó el tiempo, y 2015 fue el año de selección de la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022. Cuando escuché por primera vez la noticia de que China había sido seleccionada, fue como un balde de agua fría sobre mi cabeza; no podía creer que el COI pudiera hacer una elección tan ridícula, una vez más.

The Epoch Times: Usted ha sido un firme defensor de los derechos humanos en China durante unos 15 años, y el PCCh seguramente le haría constar como tal en sus archivos. Algunas personas pueden opinar que usted no debería haber ido a Beijing dada su clara postura. ¿Puede explicar por qué decidió ir al final, sabiendo que realmente no quería apoyar unos Juegos organizados por el PCCh?

Sr. Rubenis: Conociendo mi historial como activista de los derechos humanos en China, no fue una elección fácil. Al principio, no sabía si me concederían un visado para entrar en China, así que decidí hacerlo como primer paso y oportunidad para ver qué hacían— si no me concedían el visado, no quedarían bien. Después de recibir el visado, incluso sin una entrevista con la embajada, mi primer pensamiento fue: “Quizá quieren que venga a China para que me arresten”. Resultó no ser el caso.

Al seguir estos pasos y ver cómo se desarrollaban los acontecimientos, me di cuenta de que todo esto se hizo para que las cosas fueran lo más tranquilas posible, para no dañar la imagen del PCCh antes de los Juegos. Y mi sensación fue que ni siquiera era para cambiar la percepción del mundo, sino para dar una imagen falsa a la gente de China, de que el PCCh puede hacer las cosas de forma civilizada.

Sin embargo, después de mi entrevista con la televisión y la radio letonas, durante mi estancia en China, en la que expresé mi preocupación por la inhumana sustracción forzada de órganos por parte del PCCh y la opresión de su gente de buen corazón, al cabo de un día, me enteré de que el presidente del Comité Olímpico de Letonia había sido invitado a la embajada china en Riga para ser “educado” sobre cómo silenciar a los miembros del equipo por “pensar mal”.

Pero al volver a casa, me alegré de saber que su entendimiento era que los atletas y los miembros del equipo tienen derecho a expresar sus propias opiniones y no serán silenciados.

The Epoch Times: Se ha reportado que las sedes olímpicas están justo al lado de campos de prisioneros que torturan a los practicantes de Falun Gong por su fe. ¿Cómo se siente al saber esto?

Sr. Rubenis: No fue una sensación fácil tomar el vuelo a China y saber que personas como yo que practican Falun Dafa son retenidas en centros de detención, torturadas y asesinadas solo por seguir los principios de verdad, compasión y tolerancia. Al mismo tiempo, sabía que cualquier cosa que me sucediera en China, podría ayudar a que sus voces fueran escuchadas y a que esta brutal persecución terminara pronto.

En realidad, al mismo tiempo, estábamos bajo vigilancia constante las 24 horas del día, por lo que hizo que muchas personas del resto del mundo experimentaran la sensación de estar recluidos en una especie de centro de detención, solo que con un toque más suave. Espero que todos los que experimentaron las mismas sensaciones lleven este mensaje a sus países, y ayuden a más personas a entender lo que es realmente el régimen comunista.

The Epoch Times: Usted mencionó que los funcionarios chinos que fueron asignados para recibir a los atletas que llegaban al país para los Juegos parecían ver a los extranjeros como una “plaga” contagiosa, poniéndose trajes blancos de protección. ¿Por qué, en su opinión, actuaron así?

Sr. Rubenis: El comunismo siempre trató de darle la vuelta al significado del bien y del mal. Por supuesto, el PCCh ve a las personas con modos de vida y moral tradicionales como una amenaza para su existencia; por eso ven a los extranjeros como una amenaza, incluso más a nivel mental que físico.

Si consideramos el concepto de comunismo como plaga, y vemos la cantidad de personas que ha matado, ésta puede superar la cantidad de vidas que se han llevado todas las guerras de todas las épocas y plagas juntas.

The Epoch Times: Usted mencionó en esa entrevista con los medios de comunicación letones que no le impresionó la propaganda de la televisión local del PCCh durante la cobertura de los Juegos Olímpicos, es decir, que congelaron una imagen de la Plaza de Tiananmen, con su retrato de Mao Zedong, con los anillos olímpicos en la esquina. ¿Puede comentar esta incompatibilidad?

Sr. Rubenis: Desde que crecí en el pequeño país de Letonia, ocupado por la Unión Soviética y gobernado por el Partido Comunista de las Repúblicas Soviéticas, y tras su colapso, pudiendo experimentar una forma de vida humana en una sociedad democrática, me quedó claro lo que el pueblo de China ha vivido en este último siglo. Mao, en este caso, representa el comienzo de todo el sufrimiento del pueblo chino de esta época. Verlo en una imagen con los anillos olímpicos —que representan la lucha por la paz en el mundo, la grandeza en el deporte y la alta moral humana— fue bastante impactante para mí.

The Epoch Times: Usted ha dicho que los Juegos Olímpicos en China son un gran teatro político. ¿Qué cree que intentan conseguir y qué quieren que vea el mundo?

Sr. Rubenis: En mi opinión, todo acontecimiento público de gran importancia se utiliza como plataforma para que el PCCh aplique sus estrategias de poder blando. Antes se utilizaba para mantener el prestigio y mostrar su poder político al mundo. Pero recientemente, más y más países han experimentado y visto como es realmente durante el manejo del brote del virus del PCCh, también llamado COVID-19, y ya no se dejan engañar por él y están tomando, cada vez más, una postura más fuerte contra el PCCh.

Por eso lo único que intentan es presentar una imagen falsa del pueblo chino, de que el comunismo sigue siendo la mejor forma de gobierno. Sin embargo, si se observa con atención, ni siquiera lograron llenar el estadio olímpico con miembros del PCCh durante la ceremonia de apertura. Gracias al movimiento Renuncia al PCCh en China y en todo el mundo, más de 380 millones de personas han abandonado el partido y han denunciado su participación en sus organizaciones afiliadas.

The Epoch Times: Refiriéndose a su experiencia al llegar a Beijing para los Juegos y a todo lo que vio en la Villa Olímpica, dijo que le “dolía el corazón” al verlo todo ante sus ojos. ¿Puede expresar por qué le impactó tanto?

Sr. Rubenis: Desde mi infancia, me interesaban las artes marciales, que también tienen raíces en la cultura tradicional china. Soñaba con ir a China algún día para experimentar toda su belleza, pero al aterrizar en Beijing para las Olimpiadas, sabía que no vería la cultura tradicional china allí, ni sentiría el espíritu de las Olimpiadas, ya que todo estaba cubierto por una bruma de propaganda del Partido Comunista Chino.

Para entender mejor de dónde proceden esos sentimientos, decidí ver la ceremonia de apertura de los “Juegos del PCCh” en la televisión, y sí, no vi nada de la cultura tradicional china allí, solo algún espectáculo sin un significado más profundo. Incluso la llama de la antorcha olímpica era tan pequeña que apenas se podía ver; lo mismo que el tamaño del espíritu olímpico que se extingue allí.

The Epoch Times: En su entrevista con los medios de comunicación letones, usted dijo: “Creo que estos Juegos Olímpicos, y toda esta situación en el mundo con todo el boom de Covid, nos abrirá un poco los ojos al hecho de que no podemos vender nuestras almas”. ¿Podría ampliar esta afirmación? ¿Hacia dónde cree que se dirige la situación si las cosas no cambian?

Sr. Rubenis: Hacer cualquier colaboración o negocio con empresas controladas por el PCCh, y saber que todas las grandes empresas de China tienen una conexión con el partido, significa apoyar el mal y, al mismo tiempo, tener las manos manchadas de sangre. Sabemos cuántas mercancías se fabrican en campos de trabajo y centros de detención donde se tortura a la gente trabajando una cantidad insoportable de horas. Todo ello, al mismo tiempo, mata las oportunidades de negocio para otros países, ya que los trabajadores tienen que estar decentemente pagados.

Sin embargo, hay una esperanza, y muchas grandes empresas están viendo las dificultades de la cadena de suministro y la verdadera cara del PCCh que incluso intenta manipularlas. Muchas han comenzado a trasladar sus negocios fuera de China, y esto significa que la opinión pública podría ser menos manipulada por el PCCh.

Por poner un ejemplo, tras el colapso de la Unión Soviética, después de algunos años, se están abriendo los archivos, y toda la gente que ha estado cooperando o se ha mantenido leal al partido vive ahora avergonzada, o ha sido llevada ante la justicia por todo el mal que ha cometido. Así que mi consejo para todos los que todavía tienen vínculos con él, es que lo dejen inmediatamente.

The Epoch Times: ¿Qué cree que debería reflexionar el mundo al final de estas Olimpiadas?

Sr. Rubenis: Espero que estos Juegos Olímpicos pongan en evidencia los juegos del Partido Comunista Chino en el escenario mundial, y que más personas puedan hablar de ello desde su propia experiencia y no se dejen engañar por los beneficios a corto plazo que pueden obtener cooperando con este régimen malvado.

Al mismo tiempo, espero que el COI aprenda la lección y reevalúe las normas para conceder los derechos de organización de los Juegos Olímpicos. Creo que los principios olímpicos son hacer del mundo un lugar mejor para vivir, no dar una plataforma para la lucha de poder político de regímenes, que ya no son apoyados ni siquiera por sus propios ciudadanos.

The Epoch Times: ¿Hay algo más que le gustaría compartir con nuestros lectores?

Sr. Rubenis: Veo que hay una esperanza para la humanidad, ya que cada vez más gente está despertando para hacer lo que es correcto.

Durante estos Juegos, muchos atletas pudieron ver cómo es por sí mismo ese régimen del PCCh, y llevarán ese mensaje a sus comunidades, gobiernos e incluso al COI, para que defiendan los valores humanos.

Aléjense del PCCh y morirá por sí solo.

Martins Rubenis, de 43 años, es dos veces medallista de bronce olímpico y actual entrenador del equipo de luge de Letonia. Empezó a aprender luge cuando tenía 9 años. Compitió en un total de cinco Juegos Olímpicos de Invierno. Entre sus victorias en competiciones internacionales, ganó el bronce olímpico tanto en la prueba individual de luge masculino en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2006 en Turín —que fue la primera medalla olímpica de invierno de Letonia como Estado soberano tras el colapso de la Unión Soviética— como en el relevo por equipos de luge en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 en Sochi, cuya victoria fue homenajeada por Correos de Letonia con la emisión de un sello conmemorativo de Rubenis y sus compañeros de equipo. Se retiró como atleta después de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 y asumió el papel de entrenador del equipo y también se convirtió en miembro del Comité Olímpico de Letonia. Rubenis es un firme defensor de los derechos humanos en China, y en su día fue el embajador oficial del Relevo de la Antorcha por los Derechos Humanos en el período previo a los Juegos Olímpicos de Beijing de 2008, con el fin de ayudar a concienciar sobre la difícil situación de los grupos perseguidos por el PCCh en China y pedir el traslado de los Juegos de 2008 fuera de China.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.