Enviado de Canadá a China criticado por adoptar el revisionismo del régimen

La solicitud de Barton a los canadienses para que comprendan las prioridades y los valores de China atrae la ira del parlamentario conservador y el académico
Por Rahul Vaidyanath
12 de Febrero de 2020 Actualizado: 12 de Febrero de 2020

Análisis de noticias

El nombramiento de Dominic Barton como embajador de Canadá en China siempre ha sido controvertido debido a sus profundos lazos comerciales con China como exjefe de la consultora global McKinsey.

Pero fue criticado por el parlamentario conservador Garnett Genuis por, entre otras cosas, combinar el régimen comunista de China con los valores confucianos tradicionales durante el testimonio dado ante el Comité Especial de Relaciones Canadá-China en Ottawa el 5 de febrero.

El profesor de historia de la Universidad de Carleton y académico de China Jacob Kovalio dice que Barton estaba muy atento a Beijing al hacer sus comentarios.

“Barton estaba hablando en Canadá, pero en realidad fue muy cuidadoso para asegurarse de que sus guías reales en China no fueran ‘insultados’ por lo que estaba diciendo”, dijo Kovalio.

Como parte de su declaración de apertura, Barton habló de la necesidad crítica de comprender los miles de años de historia y cultura de China para apreciar mejor sus prioridades, valores y toma de decisiones, aunque los canadienses no tienen que estar de acuerdo con ellos.

“Ponen una importancia en los valores del colectivismo y la armonía, que se debe a una herencia confuciana”, dijo.

Tanto Genuis como Kovalio se opusieron a la conexión entre colectivismo y confucianismo.

“El confucianismo no significa colectivismo en absoluto”, dijo Kovalio. El primero apoya la propiedad privada de los medios de producción, que es un anatema para el colectivismo y el comunismo.

La vuelta del comunismo al confucianismo

Confucio enfatizó la armonía en la sociedad lograda a través de la moral social e individual, basada en las cinco virtudes cardinales de la benevolencia, la rectitud, la propiedad, la sabiduría y la fidelidad. La forma en la que el comunismo chino distorsiona estos ideales confucianos entra en conflicto con los valores occidentales.

“Ciertamente, los comunistas chinos, incluso los comunistas soviéticos, estaban muy interesados ​​en la estabilidad social, la armonía (…) ¿por qué? No por el bien de la gente, sino por mantener y perpetuar el régimen”, dijo Kovalio. Y esto resulta en represiones brutales de protestas y otras formas de disensión.

Genuis calificó el nombramiento de Barton como “inapropiado” y le preguntó sobre qué influencia tiene el confucianismo, si es que tiene alguno, sobre cómo el partido comunista de China conduce sus asuntos.

“Mi lectura de los textos fundacionales del confucianismo es que están muy en desacuerdo con las prácticas típicas del gobierno chino actual. La política de las potencias marxistas en China era tratar de destruir la historia confuciana de China”, dijo Genuis.

Argumentó que la ideología comunista de China es inconsistente con el confucianismo.

“Me parece que las estructuras políticas de China están arraigadas predominantemente no en valores confucianos de larga data sino en la filosofía política del marxismo y el control totalitario”, dijo.

Destrucción de valores tradicionales

Barton, por su parte, parecía pintar la dura realidad del comunismo de manera positiva. Dijo que su comprensión de la historia china “es que el confucianismo es una parte muy importante del sistema y de cómo está funcionando hoy”.

“Hay diferentes manifestaciones de eso”, dijo, señalando que esto está “enraizado (…) en la noción de armonía y el bien colectivo en oposición al individuo”.

Sin embargo, después de 1949, bajo el liderazgo de Mao Zedong, China se apartó de sus puntos de vista tradicionales de armonía basados ​​en el confucianismo, particularmente durante la destrucción provocada por la Revolución Cultural. El Partido Comunista Chino esencialmente usa el confucianismo como un escudo para su modus operandi.

Pero antes de la revolución comunista, el confucianismo era la base del gobierno chino. El régimen actual parece decidido a utilizar esa historia para su ventaja hoy.

“Si se le pidiera a alguien que defina a China como una civilización en una palabra, tendría que ser el confucianismo”, dijo Kovalio.

Continúa explicando que lo que el comunismo y el confucianismo tienen en común es una tradición de burocracia.

Bajo el confucianismo, se considera prestigioso tener una alta posición social como burócrata.

Sin embargo, en el confucianismo, alcanzar una alta posición social se logra a través de la meritocracia y las virtudes morales, mientras que en el comunismo toma la forma de corrupción y compinche.

El colectivismo trae miseria

El confucianismo y el colectivismo tienen muy poca superposición natural.

Lo primero que podría venir a la mente con respecto al colectivismo es la hambruna generalizada en la Unión Soviética durante el reinado de Stalin. La propiedad colectiva también fracasó terriblemente en China, Camboya y Corea del Norte.

El colectivismo se deriva del ADN ideológico socialista y marxista-leninista, según la serie editorial de La Gran Época “Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo“.

Según Barton, “Algunos elementos del colectivismo y la armonía están en realidad en desacuerdo con los derechos individuales. Son diferentes”.

Los académicos ven la relación de una manera más fundamental.

“El colectivismo es un yugo fijado en el cuello del hombre por un estado totalitario”, afirma la serie editorial. Restringe la libertad individual y sostiene que todos deben servir al estado.

La propiedad colectiva tiene un historial terrible ya que es altamente ineficiente. Ejemplos modernos son las empresas estatales de China, que no son rentables e improductivas y dependen de los subsidios del gobierno. A menudo se les llama zombies.

Jordan Peterson, profesor de psicología en la Universidad de Toronto, dijo previamente a The Epoch Times que la ideología del colectivismo se basa en una comprensión disfuncional del cuidado de los demás y en una estrecha reinterpretación de la historia.

Sus defensores son siempre infames como dictadores: Hitler, Lenin, Stalin y Mao. Ellos fueron los que decidieron la dirección del colectivo y mataron a los que se negaron a alinearse.

Los objetivos de Barton

Barton dijo que su principal prioridad es asegurar la liberación de Michael Kovrig y Michael Spavor, quienes fueron detenidos poco después de que la ejecutiva de Huawei Meng Wanzhou fuera arrestada en Vancouver en diciembre de 2018 en respuesta a una solicitud de extradición de Estados Unidos. Dijo que los ha visitado varias veces y que está “increíblemente inspirado por su capacidad de recuperación”.

Barton también busca clemencia para Robert Schellenberg, quien ha sido condenado a muerte por tráfico de drogas en China.

Hizo todo lo posible para enfatizar que está promoviendo y protegiendo los derechos humanos en sus reuniones con funcionarios chinos.

Barton quiere que Canadá profundice los lazos a todos los niveles con China mientras se enfoca en las oportunidades para los negocios canadienses, siendo muy optimista sobre el crecimiento chino.

“El compromiso es importante, y no con exclusión de los derechos humanos”, dijo.

Es consciente de quienes abogan por una línea dura contra China y de que Canadá tiene algunas palancas para tirar, pero no cree que Canadá tenga que tomar ese tipo de medidas.

“Estén preparados para lo que piden en ese tipo de enfoque”, advirtió Barton.

Descubra a continuación

El Instituto Confucio es ‘peligroso’ y un ‘centro de espías’, dice un experto

TE RECOMENDAMOS