Enviando un mensaje a la China comunista, una milla a la vez

Por Eva Fu
29 de Julio de 2020
Actualizado: 29 de Julio de 2020

FLUSHING, N.Y. — El rostro de Zhang Jian se iluminó cuando salió del parque Kissena. Hizo un gesto hacia la corriente de autos que llegaron y conversó con algunos conductores que bajaron las ventanillas laterales, con los ojos ligeramente entrecerrados bajo el sol veraniego del mediodía.

En cada una de las docenas de autos había una pancarta fijada a un lado, que variaba en tonos de blanco, azul o amarillo dorado, las cuales combinaban con el color de su camisa. El 18 y 19 de julio, el grupo de conductores, compuesto por seguidores de la práctica espiritual Falun Gong, recorrió Queens, Manhattan y Brooklyn, en una muestra de apoyo a sus compañeros en China, que han sido objeto de una violenta campaña de persecución desde hace 21 años.

Cada año, a mediados de julio, los practicantes de Falun Gong de todo el mundo conmemoran el aniversario y la resistencia a una dura supresión que lleva décadas.

Practicantes de Falun Gong recorren Nueva York, en un desfile de automóviles para conmemorar el 21° aniversario de la persecución a los practicantes en China, el 18 de julio de 2020. (Pan Jun/La Gran Época)

Una mirada melancólica apareció en el rostro de Zhang al recordar los inquietantes años que pasó en las cárceles chinas, mientras se resistía a la coerción del régimen.

El 20 de julio, el día en que el régimen chino lanzó su persecución, fue un punto de inflexión para cerca de 100 millones de seguidores en China. Para Zhang, quien finalmente pudo salir de China secretamente, luego de cuatro arrestos y torturas brutales, el día rememora una mezcla de dolor, nostalgia y la necesidad de expresar las palabras que durante mucho tiempo no pudo decir.

“Estas experiencias se graban en tu cerebro y no desaparecen”, dijo en una entrevista. “Simplemente no puedes quitártelas de encima”.

No hay lugar para reposar

Falun Gong, una práctica espiritual con enseñanzas morales centradas en los principios de verdad, benevolencia y tolerancia, disfrutó de una popularidad explosiva a fines de la década de 1990. Esta práctica fue introducida por primera vez en China en 1992, en medio de un creciente interés de la ciudadanía por los ejercicios de meditación de “qigong”.

El Partido Comunista Chino (PCCh) inicialmente aprobó la práctica y sus beneficios para la salud. Pero la vasta acogida de Falun Gong, que superó con creces a los adeptos al PCCh finalizando la década, fue percibido por el régimen como una amenaza a su poder, lo que condujo a una campaña estatal, vigente en la actualidad, para erradicar la práctica.

El practicante de Falun Gong, Zhang Jian, en el parque Kissena, en Flushing, Nueva York, el 18 de julio de 2020. (Chung I Ho/La Gran Época)

Zhang, quien es del noreste de la provincia de Jilin, donde se introdujo por primera vez la práctica, tenía alrededor de 20 años cuando el régimen comenzó la campaña de supresión. Dijo que la propaganda de odio de los medios estatales que vilipendiaba a los practicantes de Falun Gong creó una atmósfera tan temerosa y tóxica que todos sus familiares y amigos lo rechazaron.

“Se sentía como si en la vasta tierra de China, no hubiera un pequeño espacio para que te quedes o te escondas”, dijo en una entrevista reciente.

En 2002, tres pancartas gigantes con mensajes que apoyaban la práctica fueron colgadas en un puente de su ciudad natal, la ciudad de Tonghua. Las autoridades provinciales lo tomaron como una gran transgresión y arrestaron a más de 100 practicantes locales en un esfuerzo por descubrir quién estaba detrás de esto. Zhang, fue catalogado como el principal sospechoso debido a su experiencia en mecánica y a su corta edad, debido a esto se convirtió en blanco de represalias.

Para hacer que Zhang “confesara sus crímenes”, un guardia corpulento con una fuerza extraordinaria encadenó a Zhang a una silla de metal pesado, y lo agarró por el pelo para hacer girar la silla. El cabello de Zhang fue arrancado en lotes. Cuando terminó la sesión de tortura, el piso de concreto estaba cubierto de sudor. Zhang recordó, mientras sus ojos se cubrían de lagrimas y su voz temblaba, que aparecieron manchas calvas del tamaño de una moneda en todo su cuero cabelludo. En ese momento su cabello restante parecía carbonizado, dijo.

Otros tormentos que aplicaron los guardias contra Zhang incluyeron prenderle un encendedor en el pecho, causar moretones y lesiones internas, y apretar un tubo lleno de pasta de wasabi en su nariz. Zhang, quien no juró fidelidad a la bandera del PCCh, terminó admitiendo una falsa acusación con el propósito de evitar más agonía.

La detención duró 18 meses, y Zhang pasó el último período inmóvil y sentado en una celda individual la mayor parte del tiempo. Cuando fue liberado, su rostro tenía un tono blanco fantasmal y sus piernas se pusieron tan rígidas que no pudo caminar entre dos y tres meses.

En 2007, frente a otro arresto, Zhang escapó a través de un viaje en autobús que duró cuatro días y cinco noches, el único medio de transporte en esa época que no requería controles de seguridad, llegando finalmente a Tailandia. Cuando vio a los practicantes locales allí, muchos de los que habían huido de China como él, sintió como si “el sol acabara de salir y el cielo volviera a brillar”, dijo. “Verlos me hizo sentir que nuevamente tenía una familia y un hogar”.

Ahora reside en Nueva York con su hijo, quien se reunió con él en 2013 a la edad de 12 años.

Los practicantes de Falun Gong recorren Nueva York, en un desfile de automóviles, para conmemorar el año 21 de la persecución en China, el 18 de julio de 2020. (Pan Jun/La Gran Época)

Una voz diferente

El desfile de automóviles en el que participó Zhang se convirtió en una tradición anual hace varios años. Pero este año, adquirió una capa adicional de importancia, a causa de la pandemia del virus, debido a que otros medios para crear conciencia, como desfiles y manifestaciones, se volvieron poco prácticos.

Zhang dijo que se animó al ver a sus compañeros practicantes ese día, a quienes no había visto durante los meses de encierro. Muchos transeúntes se detuvieron para tomar fotos de los autos, mientras que otros aplaudieron y les dieron señales de aprobación.

Los practicantes de Falun Gong recorren Nueva York, en un desfile de automóviles, para conmemorar el año 21 de la persecución en China, el 18 de julio de 2020. (Pan Jun/La Gran Época)

Reflexionando sobre la persecución a Falun Gong, Zhang dijo que, bajo el régimen comunista, el régimen establece los estándares de lo correcto y lo incorrecto, negando a 1400 millones de personas la oportunidad de “escuchar un segundo tipo de voz” y, en consecuencia, su capacidad para emitir juicios independientes, dijo.

“Ellos [el régimen chino] pueden decir mentiras como si fueran verdades y confundir lo malo con lo correcto, y solo hay que creerles”, dijo. “Lo que hacemos les presenta [al público] con una voz diferente”.

Thanh Nguyen y Thao Truong, una pareja del estado de Nueva York procedente de Vietnam, condujeron dos horas para unirse al desfile de automóviles. Ambos emigraron a Estados Unidos para huir de la persecución comunista, y dijeron que su experiencia les dio más claridad sobre la naturaleza del comunismo.

La practicante de Falun Gong Thao Truong (izq.) y Thanh Nguyen en el parque Kissena, en Flushing, Nueva York, el 18 de julio de 2020. (Chung I Ho/La Gran Época)

Truong dijo que su abuelo fue víctima de la campaña masiva de reforma agraria comunista de Vietnam. Después de que los comunistas tomaron Vietnam del Norte en 1954, lo tildaron de propietario y lo enterraron vivo. La familia de Nguyen, mientras tanto, incurrió en la ira del régimen comunista debido a que los hermanos de Nguyen habían luchado contra el control de los comunistas durante la Guerra de Vietnam. El régimen comunista vietnamita, a sus ojos, no es representativo de su tierra natal, de la misma manera que el PCCh no es equivalente al país de China.

“Queremos demostrar que ellos [los practicantes de Falun Gong bajo persecución] no están solos. Los entendemos y estamos aquí para todos en China”, dijo Nguyen.

Los practicantes de Falun Gong recorren Nueva York, en un desfile de automóviles, para conmemorar el año 21 de la persecución en China, el 18 de julio de 2020. (Pan Jun/La Gran Época)

Renunciar al partido

Sus esfuerzos también fueron paralelos a un movimiento de base llamado “Tuidang”, lo que significa renunciar al Partido en chino, que ha ido ganando impulso desde 2005. El Centro Global Tuidang, con sede en Nueva York, ha procesado cerca de 361 millones de solicitudes de la gran comunidad china para renunciar públicamente a sus lazos con el Partido y sus organizaciones afiliadas.

Para Zhang, tales acciones son más que simbólicas: significan la resolución de las personas de apoyar lo que es correcto y no apoyar a un régimen que tiene sangre en sus manos, dijo.

Muchos chinos han sido engañados por las mentiras del partido, dijo. “¿Cómo no puedes detenerlo cuando ellos [el PCCh] están alimentando a las personas con veneno?” él dijo.

Sin embargo, Truong cree que los días para tales mentiras pueden estar contados.

Al final, “la verdad es siempre la verdad”, dijo.

Sigue a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El fracaso de la diplomacia intimidatoria del régimen chino

TE RECOMENDAMOS