Equipo de Mueller tenía el celular de Lisa Page que afirmaron estaba perdido, según muestra email

El equipo de abogados especiales borró los datos de al menos otros 21 celulares, lo cual provocó el escrutinio del Congreso
Por Ivan Pentchoukov
16 de Septiembre de 2020
Actualizado: 16 de Septiembre de 2020

Un funcionario que trabajó en la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre Rusia escribió en un correo electrónico recientemente publicado que él o ella tenía el iPhone que perteneció a Lisa Page tres días después del último día de trabajo de la exabogada del FBI y que en un momento en el que se pensó que el celular se había perdido.

La oficina del fiscal especial (SCO) y el Departamento de Justicia afirmaron anteriormente que no tenían documentos para demostrar quién manejó el iPhone de Page luego de que ella lo entregó el 14 de julio de 2017, o quién lo limpió indebidamente dos semanas después, antes de que se pudiera verificar los registros, en violación de la política de la SCO.

Pero los documentos publicados por el Departamento de Justicia (DOJ) el 11 de septiembre cuentan una historia diferente, ya que tres funcionarios certifican que Page entregó su celular y uno afirma haber estado en posesión del dispositivo.

“Tengo su celular y su laptop”, escribió un oficial administrativo con las iniciales LFW en un correo electrónico del 17 de julio de 2017 a Christopher Greer, subdirector de la Oficina del Director de Información (OCIO) del DOJ.

Beth McGarry, la directora ejecutiva de la oficina del fiscal especial, le dijo a Greer en un correo electrónico enviado ese mismo día que Page “devolvió su celular y su laptop”.

El mismo día, una oficial de custodio de la propiedad, cuyo nombre no está desclasificado en los documentos, firmó un formulario en el que Page certificó que ella entregó su celular y la oficial certificó que “toda la propiedad del gobierno ha sido devuelta o contabilizada adecuadamente”.

La fecha del 17 de julio de las dos declaraciones y la firma es importante. La Oficina del Inspector General (OIG) del DOJ concluyó anteriormente que no había registros de quién tenía el celular después del 14 de julio.

Los registros sobre el celular de Page son parte de una divulgación del Departamento de Justicia que reveló que los miembros del equipo de Mueller borraron inapropiadamente los datos de al menos 22 iPhones antes de que se pudieran verificar.

El vicedirector asistente del FBI, Peter Strzok, testifica en una audiencia conjunta del Comité sobre el Poder Judicial y el Comité sobre Control y Reforma de Gobierno por la participación del FBI en la elección 2016, en Washington el 12 de julio de 2018. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

“Estas irregularidades con los celulares de los investigadores de Mueller son o descuidos o la destrucción deliberada de pruebas, y probablemente no sea un descuido”, dijo el representante Devin Nunes (R-Calif.), miembro de alto rango del Comité Selecto de Inteligencia de la Cámara, a The Epoch por correo electrónico.

El 14 de julio, el último día de Page en la SCO, McGarry se reunió con Page para completar su formulario de autorización de salida. Page marcó una casilla en el formulario para certificar que “entregó todas las propiedades del gobierno, incluyendo (…) celulares”. McGarry firmó el mismo formulario, pero luego le dijo a la OIG que “no recibió físicamente el iPhone emitido por Page”.

Page le dijo al inspector general que ella “había dejado su celular y laptop en una estantería de la oficina en su último día”.

McGarry dejó de trabajar en la oficina del fiscal especial para irse al sector privado en marzo de 2019, según su perfil de LinkedIn.

“La OIG del DOJ investigó las circunstancias del celular entregado a Lisa Page por la Oficina del Fiscal Especial”, dijo McGarry a The Epoch Times en un correo electrónico, refiriéndose al informe de diciembre de 2018 de la OIG. Ella no respondió de inmediato a una solicitud de seguimiento sobre cómo conciliar las diferencias entre los hallazgos del informe y los nuevos documentos.

La OIG, que entrevistó a la oficial de registros, a McGarry, a Page y a LFW para el informe, le dijo a The Epoch Times que los nuevos documentos no contradicen sus hallazgos.

“Respaldamos la información de nuestro informe sobre los mensajes de texto de que Page entregó el dispositivo el 14 de julio”, escribió Stephanie Logan, especialista senior en asuntos públicos de la OIG, en un correo electrónico a The Epoch Times.

El informe concluyó que ni la oficina de Mueller ni el Departamento de Justicia “tenían registros que reflejaran quién manejó el dispositivo o quién lo reinició después de que Page devolviera su iPhone el 14 de julio de 2017”.

En particular, el celular de Page nunca llegó a manos de la oficial de registros del fiscal especial, quien le dijo a la OIG que ella nunca recibió el celular para examinarlo en busca de registros gubernamentales que deban conservarse.

Celular no encontrado”, anotó la oficial de registros en una bitácora que tenía sobre los registros en los celulares asignados al personal de la oficina del fiscal especial.

El DOJ encontró el celular más de un año después y se lo entregó a la OIG, que determinó que todos los datos se eliminaron del dispositivo el 31 de julio de 2017.

IPhones con datos borrados

La bitácora de la oficial de registros muestra que el iPhone de Page no fue el único dispositivo que eludió un examen de registros gubernamentales. Los datos de al menos 22 iPhones con etiquetas de activos únicos utilizadas por el equipo de Mueller se borraron antes de que la oficial de registros pudiera revisar el contenido, según un análisis de The Epoch Times de cuatro registros de inventario y varios formularios publicados el 11 de septiembre.

El equipo de Mueller ofreció una serie de excusas sobre las eliminaciones. Dos personas afirmaron que los celulares borraron los datos por sí solos. Otros dijeron que borraron todos los datos por accidente o tuvieron que hacerlo porque olvidaron sus contraseñas. Andrew Weissmann, un fiscal, borró los datos de su iPhone dos veces.

El equipo de Mueller usó un total de 92 iPhones, según los documentos. Cuatro de los celulares aparecen en la bitácora de inventario, pero no en la bitácora de la oficial de registros, lo cual sugiere que fueron registrados sin su etiqueta de activo único o eludieron a la oficial por completo. Uno de los cuatro celulares pertenecía al fiscal especial adjunto Aaron Zebley. Otro pertenecía a Zainab Ahmad, un abogado especial.

Los datos de un celular fueron borrados parcialmente. Cuatro celulares fueron entregados inapropiadamente a la OCIO y borrados antes de la revisión de la oficial de registros. Hasta siete celulares sin etiquetas de activos constatados por la oficial de registros fueron reasignados o borraron los datos antes de que la oficial pudiera evaluar el dispositivo en busca de registros.

El exconsejero especial Robert Mueller testifica ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes el 24 de julio de 2019. (Chip Somodevilla/Getty Images)

El patrón de eliminaciones cuestionables ha llamado la atención de los legisladores. Los senadores Chuck Grassley (R-Iowa) y Ron Johnson (R-Wis.), los presidentes de los comités de finanzas y supervisión, respectivamente, enviaron una carta al Departamento de Justicia y al FBI la semana pasada pidiendo más información sobre lo que sucedió con los celulares.

“Parece que el equipo del fiscal especial Mueller pudo haber eliminado los registros federales que podrían ser clave para comprender mejor su proceso de toma de decisiones mientras prosiguieron su investigación y redactaron su informe”, escribió Grassley. “De hecho, muchos funcionarios aparentemente eliminaron los registros luego de que el Inspector General del Departamento de Justicia comenzara su investigación sobre cómo el Departamento manejó mal el Crossfire Hurricane”.

Crossfire Hurricane es el nombre en clave del FBI para la investigación de la campaña Trump de 2016; Mueller se hizo cargo de la investigación en mayo de 2017.

Cinco meses después de que Page dejó la oficina del fiscal especial, el Departamento de Justicia autorizó la filtración de 375 mensajes de texto entre Page y Strzok, lo cual provocó una tormenta de fuego en los medios sobre lo que hablaba la pareja. Las publicaciones iniciales y posteriores de los textos mostraron que sentían odio hacia Trump y tenían una clara preferencia por su rival, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton. Strzok le dijo a Page que “evitaremos” que Trump se convierta en presidente, habló sobre una “póliza de seguro” en caso de que Trump ganara las elecciones y reflexionó sobre el impeachment al momento en que se unió al equipo de Mueller.

Los abogados de Page no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios de The Epoch Times.

La OIG descubrió los mensajes de texto partidistas entre Page y Strzok durante una investigación acerca del manejo de la investigación del FBI sobre la campaña de Trump. Después de que el inspector general informó a Mueller de los mensajes de texto a fines de julio, Mueller sacó a Strzok de la investigación de Rusia. El exsubdirector del FBI, Andrew McCabe, dijo a los legisladores que se enteró de los mensajes de texto el 27 de julio y tomó la decisión de retirar a Strzok el mismo día. Alguien borró los datos del celular de Page cuatro días después.

Strzok y Page desempeñaron un papel clave en las investigaciones del FBI tanto de la campaña de Trump como del uso de un servidor de correo electrónico no autorizado por parte de Clinton. La OIG concluyó que su sesgo ensombreció la investigación del correo electrónico, pero en última instancia no influyó en el resultado de la investigación.

La OIG comenzó a buscar los celulares pertenecientes a Page y Strzok luego de que le informaran de un lapso de seis meses en los mensajes de texto que habían recuperado. El inspector general recibió los cuatro celulares Samsung de la pareja del FBI a fines de enero de 2018.

El 26 de enero de 2018, Greer se acercó a LFW para preguntar dónde estaba el iPhone de la SCO de Page, porque la OIG quería hablar con la funcionaria sobre el dispositivo.

“Si. Sé que no aparece. Eso lo descubrimos nosotros primero”, respondió LFW.

El Departamento de Justicia localizó el celular ocho meses después, a principios de septiembre de 2018, y se lo entregó a la OIG. La oficial de registros se comunicó más tarde con el inspector general para averiguar si se habían borrado datos del celular.

“Sí, correcto, el dispositivo se restableció a la configuración de fábrica”, respondió el funcionario de la OIG.

Tres meses después, en diciembre de 2018, la OIG publicó el informe sobre su búsqueda para recuperar más mensajes de texto que Page y Strzok enviaron en seis celulares que usaron, cuatro de los cuales fueron asignados por el FBI. El esfuerzo resultó en el descubrimiento de cientos de mensajes de texto, pero ninguno provenía de los celulares de la oficina del fiscal especial, los cuales fueron borrados antes de que los investigadores los recuperaran.

En enero siguiente, los funcionarios del DOJ se comunicaron con Verizon con una solicitud de extractos de facturación para verificar cuántos mensajes de texto enviaron Page y Strzok a los celulares de la oficina de su abogado especial. Verizon respondió diciendo que no se enviaron mensajes de texto, con la advertencia de que los datos salieron del dispositivo. El informe de Verizon no cubrió la forma más común de enviar un mensaje en un iPhone—la aplicación iMessage—que usa una conexión a Internet en lugar del servicio de texto del operador.

“Ambos números tenían uso de datos, por lo que podría significar que si se envió algún mensaje, podría haber sido a través de algún tipo de app, pero no lo sabríamos con certeza por nuestra parte”, dijo un mensaje de Verizon.

Mueller concluyó su investigación de 22 meses sin encontrar evidencia de colusión entre la campaña de Trump y Rusia.

Sigue a Ivan en Twitter: @ivanpentchoukov


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El PCCh controla la población con herramientas inteligentes | China al Descubierto

TE RECOMENDAMOS