Es hora de afrontar la realidad sobre las vacunas

Por Vinay Prasad
17 de Enero de 2022 1:44 PM Actualizado: 17 de Enero de 2022 1:44 PM

Opinión

Varios estudios convergen en el hecho de que 2 dosis de vacunación tienen una escasa eficacia contra la variante ómicron. Con 3 dosis se consigue algo más, pero el efecto disminuye rápidamente a medida que disminuyen los títulos de anticuerpos, y la infección es segura a medida que aumenta el número de exposiciones. Estos estudios tienen implicaciones inmediatas para las políticas de vacunación y atención sanitaria.

En primer lugar, el de Kaiser Southern California. Aquí están los datos de 2 dosis de ARNm para la eficacia contra la variante ómicron. Siga la línea roja. Con el tiempo, es del 0 por ciento.

3 dosis funciona mejor, por ahora. Pero observe el intervalo de confianza de la línea roja. No tenemos ni idea de si se conservará.

Ahora, volvamos a la provincia de Ontario, la eficacia de la vacuna de 2 dosis o de 3 dosis está en el retrete; obsérvese el eje Y, y el amplio intervalo de confianza posterior a la tercera dosis. Aquí la 3ª dosis no cumpliría la norma de la FDA de al menos un 50 por ciento de EV, con un IC inferior al 30 por ciento, la norma de la EUA.

Ahora examinemos Dinamarca; aquí están las probabilidades brutas de ataque secundario en un hogar.

Juntando estos 3 estudios: ¿cuál es la conclusión? Dos dosis de la vacuna no hacen nada o casi nada para detener el SARS-CoV-2 sintomático. Tres dosis apenas hacen nada, y es probable que el efecto se atenúe con el tiempo. Por último, a medida que el número de exposiciones aumente de 2 a 22 a 202, la probabilidad acumulada de infección se acercará a 1.

NOTA: este no es un argumento sobre los beneficios de la vacunación para el individuo, las vacunas probablemente (y las pruebas lo demuestran) siguen teniendo una gran protección contra la enfermedad grave, sino que es un argumento sobre los efectos de la vacunación en las enfermedades sintomáticas, y en (una buena parte de) la transmisión.

Conclusión: no se puede contener la propagación viral de la variante ómicron mediante el refuerzo.

En el momento en que vemos esto, las conclusiones políticas empiezan a encajar.

Las órdenes de refuerzo no tienen sentido para los jóvenes, los trabajadores o los hospitales. Los jóvenes solo serán, en el mejor de los casos, ligeramente menos propensos a la propagación durante un corto periodo de tiempo, pero las olas epidémicas acabarán por superarlos. El refuerzo debe producirse en poblaciones en las que se reduzcan aún más las enfermedades graves y las muertes, es decir, las personas mayores y vulnerables. Céntrense en eso y dejen a los chicos universitarios fuera de juego.

Algunos argumentan que todavía está justificado el refuerzo porque puede ayudar a evitar que los hospitales se vean desbordados. Lamentablemente, ese argumento falla en varios aspectos. En primer lugar, no tiene pruebas de que reforzar a los más jóvenes vaya a frenar las hospitalizaciones. Una persona más joven vacunada ya tiene un riesgo muy bajo de ser hospitalizada. Es posible que el refuerzo no reduzca aún más lo que ya es muy bajo. Simplemente no tenemos pruebas. Las tasas de eventos son escasas a esas edades.

En segundo lugar, este argumento significaría que el Estado podría decir a la gente qué comer y cuánto ejercicio hacer, y cuánto beber. La comida, la bebida y la obesidad son motores de las hospitalizaciones. En cambio, no hemos aceptado estas infracciones en el pasado. La justificación de las órdenes de vacunación obligatoria es que ayudan a frenar la propagación entre la población. Las últimas cifras de eficacia de las vacunas muestran que ese efecto ya casi ha desaparecido, y es transitorio en el mejor de los casos. Ergo, las órdenes no están justificadas.

Despedir a las enfermeras y a otros trabajadores sanitarios por no cumplir las órdenes es ahora una derrota. Es mejor que trabajen. Es hora de que vuelvan.

La evitación draconiana de la variante ómicron no es sostenible. La ómicron o una variante futura acabará encontrándonos a todos. Incluso puede ser preferible encontrarse con la ómicron unas semanas o meses después de la última vacuna que un año o dos después, ya que la infección puede ser más leve. Como explico en un posteo anterior, llevar una n95 no tiene sentido.

Es hora de afrontar la realidad.

Del Instituto Brownstone


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.