¿Es hora de detener el “comunismo al estilo americano”?

Por Roger Simon
12 de Octubre de 2021
Actualizado: 12 de Octubre de 2021

Comentario

Algunos recordarán aquel clásico de la comedia de 1961, “Divorcio a la italiana“, protagonizado por Marcello Mastroianni. Desgraciadamente, 60 años después, parece que nos dirigimos hacia, e incluso vivimos, un “Comunismo, al estilo americano” mucho menos divertido en la vida real.

¿Qué es el “Comunismo al estilo americano”? Hasta ahora uno podría pensar que se parece poco al soviético, con sus gulags y demás.

¿O no?

El 6 de octubre, el Ayuntamiento de Los Ángeles proclamó, casi por unanimidad (11-2), la orden de COVID-19, que exige una prueba de vacunación para entrar en restaurantes con espacios cerrados, cines, salones de belleza, centros comerciales y casi cualquier otro espacio público en interiores que se pueda imaginar en la capital del entretenimiento.

Otros, con el estímulo de nuestro gobierno federal, pronto seguirán el ejemplo en diversos grados o ya lo han hecho.

Tal vez no se necesiten gulags cuando toda la sociedad vive en uno.

Esto ocurrió solo un par de días después de que Merrick Garland, el fiscal general de nuestro país —en lo que Mark Levin describió como un comportamiento similar al de Stasi— anunciara su yihad, aparentemente en complicidad con varias otras entidades educativas gubernamentales, contra los padres que se dignaron a criticar a las juntas escolares por difundir a sus hijos la teoría crítica de la raza (hijo de la teoría crítica, hijo del marxismo).

Garland llamó a estos padres preocupados, que están surgiendo aparentemente en todas partes, “terroristas domésticos”.

Resultó que los propios hijos del fiscal general, a través de la empresa de “educación” Panorama, se beneficiaban enormemente de la difusión de esta misma inducción al odio racial, mientras se hacía pasar por una supuesta teoría antirracista y totalitaria.

El comunismo, a pesar de su retórica moralista, pretenciosa y siempre cambiante —más bien gracias a ella, cuando se piensa en ello— es el sistema más evolucionado hasta ahora para preservar la mayor cantidad de dinero posible en manos de las élites (traducción: el liderazgo comunista y sus amigos).

No es casualidad que Fidel Castro haya muerto como multimillonario mientras su pueblo vive en la miseria. O que Xi Jinping, secretario general del Partido Comunista Chino, habite el opulento reducto imperial Jade Spring Hill, en parte Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. (Eche un vistazo. Puede que Mar-a-Lago no le parezca tan impresionante).

Poder para (algunos) del pueblo, ciertamente.

Sin embargo. China, Rusia y, sin duda, Cuba —si hubiera sabido mucho al respecto— fueron consideradas demasiado empobrecidas por Marx como para ser oportunidades fecundas para el comunismo, especialmente entonces. La Camboya de Pol Pot probablemente habría desconcertado al viejo Karl.

Marx supuso que su sistema llegaría primero a ese estado industrializado más moderno que estaba preparado para la transición, Alemania.

Se equivocó en eso (al menos hasta que llegó la Alemania del Este, pero eso solo se debió a la intervención de los soviéticos. Sí, el nazismo también tenía elementos del marxismo).

¿O no? Tal vez se adelantó a su tiempo.

¿Qué estado industrializado moderno podría ser más fecundo para el comunismo que los Estados Unidos de América, el país que más tiene de todos?

Y ni siquiera haría falta una revolución. Podría simplemente entrar por la puerta, sobre todo porque muchos de sus dirigentes parecen estar preparados para ello.

Por supuesto, no nombran lo que está ocurriendo como comunismo, ni siquiera como socialismo. Eso solo crearía disensiones. A menudo, convenientemente, ni siquiera admiten lo que están haciendo, o nombrándolo, para sí mismos.

Pero lo están haciendo. Y eso es lo importante.

La base de este desarrollo es un sistema de partido único, algo más parecido a China, que es comunista en la retórica y el control social, pero capitalista, en mayor o menor medida, económicamente. El socialismo, la mayoría de las personas inteligentes lo saben, no funciona en última instancia como sistema económico.

No hay nada nuevo en eso. Lenin lo entendió cuando instituyó el capitalismo limitado, la Nueva Política Económica (NEP), solo unos años después de asumir el poder.

Pero el sistema de partido único sigue siendo atractivo. Evidentemente, puede tener éxito cuando se combina con un capitalismo de diversos grados. El llamado milagro chino es una consecuencia de ello cuando millones de personas, en gran parte en la era más capitalista de Deng Xiaoping, salieron de la pobreza.

Prácticamente todo el Partido Demócrata y una desafortunada parte del Republicano —el unipartido, como se le conoce— creen que los chinos son el camino del futuro y, como he dicho antes, se han unido a ellos consciente o inconscientemente en los hechos, si no en las palabras.

El prematuro y sorpresivo aumento del techo de la deuda el 7 de octubre, con una notable participación republicana, no fue más que un ejemplo de esta creciente tendencia hacia el gobierno de un solo partido. La democracia, especialmente la multipartidista, es demasiado rebelde —demasiado del siglo XVIII, demasiado de la Ilustración, para la era moderna de la alta tecnología.

En esta transición al criptocomunismo, o como quiera que se le llame, hay muchos ciudadanos que prefieren ser dirigidos que pensar o, lo que es más importante, actuar por sí mismos. Es la parte de la naturaleza humana que hace a los buenos comunistas. De hecho, el comunismo les debe su existencia.

Son la parte de Estados Unidos que permitirá, de hecho está permitiendo, que el comunismo entre por la puerta. Entre ellos se encuentran algunos de nuestros ciudadanos más ricos y exitosos, pero eso no les impide ser tontos.

No son, además, las personas que construyeron este país. Los que construyeron el país son de la gente que vio de Tocqueville cuando escribió “La democracia en América”, los ciudadanos independientes y autodidactas que formaron tantas organizaciones no gubernamentales y patrióticas para la mejora de todos.

Esa gente, afortunadamente, y aquí está lo bueno, no ha desaparecido. La guerra ideológica no ha terminado. La dama gorda ni siquiera ha empezado a cantar. No ha abierto su partitura.

Garland y sus aliados cometieron un gran error en su ataque frontal a los padres de EE.UU., muchos de los cuales ya estaban indignados. Piense cuántos son, padres hartos de un sistema escolar público ya atroz que no servía a nadie y que ahora se utilizaba para el adoctrinamiento.

Están literal formando un ejército en todo el país. Presentarse a los consejos escolares se está convirtiendo en la inclinación o vocación número 1, según la situación, para los estadounidenses patrióticos y comprometidos.

Pero algo aún más grande está sucediendo. Y no hace falta que Clay Travis, de Outkick, lo vea —aunque está claro que lo ha visto y habla de ello a diario en su programa de radio con Buck Sexton.

La temporada de fútbol está aquí y el país está harto en un grado sin precedentes de sus líderes procomunistas por una variedad de razones, desde las órdenes totalitarias por COVID hasta la vergüenza nacional sin precedentes de Afganistán, pasando por unos medios de comunicación convencionales que no han hecho más que mentirles.

Y cada vez son más las personas que muestran su descontento por este estado de cosas en los estadios de fútbol y de la NASCAR, en las salas de conciertos y en las calles.

Es un movimiento nunca antes visto y está creciendo a un ritmo asombroso. Multitudes de estadounidenses se están uniendo y gritando:

¡VAMOS BRANDON!

Bueno, este es un periódico familiar, pero ya saben lo que quiero decir. “¡Vamos Brandon!” es la forma en que una reportera de la NBC tradujo para su audiencia el rechazo con improperios a Joe Biden que gritaba un público de la NASCAR.

Es otra forma de decir “Adiós, comunismo, adiós. Aquí amamos nuestra libertad”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS