¿Es la explosión de Nashville el nuevo Fuerte Sumter?

Por Roger Simon
26 de Diciembre de 2020
Actualizado: 26 de Diciembre de 2020

Hacía un frío inusual cuando mi esposa, mi hija y yo salimos de un restaurante del centro de Nashville donde disfrutamos una cena de Nochebuena.

Todo estaba tranquilo. Esa rareza del sur, una suave nieve estaba a la deriva, reflejada en las luces navideñas de los edificios vecinos. Era casi mágico.

Podíamos olvidar por un momento la incesante miseria que fue el annus horribilis 2020, particularmente malo en mi casa adoptada en la Ciudad de la Música que sufrió no solo la pandemia sino un destructivo tornado en marzo.

Aproximadamente a las 6:30 de la mañana siguiente, en la Navidad misma, a solo unas pocas cuadras de donde comimos, ocurrió la explosión masiva que la mayoría de ustedes han visto fotos y videos hoy.

Habíamos pasado por delante del lugar de camino a casa, justo en la calle Segunda.

No hace falta decir que nuestros planes de Navidad se trasladaron a un día frente a la televisión viendo las noticias locales. El FBI, la ATF, la policía de Nashville y otras policías, extranjeras y nacionales, nos aseguraron que estaban en el caso.

No es de extrañar que no hubiera noticias significativas, aparte de que tres personas resultaron heridas levemente y que un agente de policía había quedado con su audición dañada por la explosión, que evidentemente se oyó a kilómetros de distancia, pero no para mí. Yo estaba profundamente dormido.

Lo más importante, es que nadie parecía saber qué era(…) O si lo sabían, no lo decían.

Sin embargo, algo se me ocurrió casi de inmediato, la proximidad al llamado Edificio Batman (por su parecido con el original), el edificio más alto de Tennessee y actualmente sede regional de AT&T.

Lo que no me había dado cuenta era que un edificio más corto y rojizo —casi decididamente anónimo, sin señalización y en gran parte sin ventanas— también pertenecía a AT&T y era descrito como lleno de “equipo de computación y conmutación” por los locutores no muy bien informados técnicamente.

Ese edificio estaba literalmente en la zona cero de la explosión. La gran casa rodante con la obviamente copiosa carga de explosivos aparentemente había sido estacionada directamente frente a este y un enorme agujero perforó el costado del edificio.

Dos hechos… o eran hechos… surgieron rápidamente.

Uno, quienquiera que haya cometido este crimen, había avisado de la explosión a través de un altavoz o un megáfono, diciendo a todos los que estaban a su alcance lo que venía y que salieran de la zona.

Esto continuó durante unos treinta minutos, incluso hasta el punto de una cuenta atrás para la detonación una vez que se alcanzó el aviso de quince minutos.

Esto fue corroborado posteriormente por una grabación de vídeo y dio crédito a la teoría de que quienquiera que fuera responsable quería evitar matar o herir a la gente. La hora temprana de la mañana de Navidad también hacía extremadamente improbable que hubiera peatones en la zona.

AT&T

El segundo hecho o factor que surgió fue fugaz: la breve mención por parte de uno de los presentadores de las acusaciones que el exanalista de la NSA, Edward Snowden, había hecho sobre AT&T.

Este me envió corriendo a Internet. En octubre de 2016, Anthony Cuthbertson escribió en Newsweek bajo el título “El programa de espionaje de AT&T es ‘peor que las revelaciones de Snowden‘”:

“Un programa de vigilancia con fines de lucro llevado a cabo por el gigante de las telecomunicaciones AT&T fue más serio que las revelaciones de espionaje de la NSA de 2013, según los defensores de los derechos digitales”.

“El Proyecto Atmósfera de AT&T fue revelado el martes por Daily Beast para vender secretamente datos de clientes a las agencias de seguridad con el propósito de investigar todo, desde un asesinato hasta un fraude médico”.

“El grupo de derechos digitales Fight for the Future dice que poner los datos de los clientes a disposición de los departamentos de policía locales sin una orden judicial va más allá de la vigilancia a nivel gubernamental revelada por el extrabajador contratado por la NSA, Edward Snowden.

“Los clientes de AT&T están indignados pero esto afecta a todos”, dijo a Newsweek Evan Greer, director de campaña de Fight for the Future. “AT&T fue mucho más allá de cumplir con las solicitudes legales del gobierno y de hecho construyó un poderoso producto de minería de datos para vender nuestra información privada a tantas agencias gubernamentales y departamentos de policía como pudieran”.

Para más información The Intercept tiene un artículo — “The Wiretap Rooms-The NSA Has Hidden Spy Hubs in Eight Cities” que incluye lo siguiente:

“La NSA considera a AT&T como uno de sus socios más confiables y ha alabado la ‘extrema voluntad de ayuda de la compañía’. Es una colaboración que se remonta a décadas atrás. Poco se sabe, sin embargo, que su alcance no se limita a los clientes de AT&T. Según los documentos de la NSA, valora a AT&T no solo porque tiene acceso a la información que transita por la nación, sino también porque mantiene relaciones únicas con otros proveedores de telefonía e Internet”.

¿Guerra civil?

Así que volvamos a la unidad de investigación…

Incluso con la advertencia, era inevitable que se produjeran considerables daños colaterales en los negocios de la calle Segunda y alrededores, como si no hubieran tenido ya suficiente.

Sin embargo, la persona o personas que hicieron este acto, probablemente experimentados con explosivos de alguna manera, ignoraron esa destrucción potencial.

Claramente querían enviar un mensaje que él, ella o ellos creían que eran demasiado importantes.

En este punto, de todos modos, ese mensaje parece ser que vivimos en un estado de vigilancia por parte de gente como AT&T y nuestro gobierno y que eso debe terminar para la supervivencia de nuestra república tal como fue concebida.

Nuestras libertades ya no existen. China puede estar tratando de apoderarse de nosotros, pero nosotros mismos ya estamos a medio camino.

Estoy de acuerdo con eso, aunque no con el método en este caso. Ese daño colateral, y la posibilidad de algo peor, es demasiado para mí.

¿Pero cuál es el método?

Dado lo dividido que está nuestro país, lo que pasó en Nashville esta mañana de Navidad puede haber sido la primera salva en una segunda guerra civil.

Solo para que conste, Fort Sumter está a solo ocho horas en coche.

Por supuesto, siempre existe la posibilidad de que un lado se haga pasar por el otro en esta acción, que es una operación de falsa advertencia.

Pero si es así, es aún más una licencia para la guerra civil.

¿De quién son las estatuas que serán derribadas esta vez?

Una cosa más POSITIVA para los amantes de la música en la Ciudad de la Música: El Auditorio Ryman (alias “la iglesia madre de la música country”) no fue dañado.

Roger L. Simon es un novelista premiado, guionista nominado al Oscar, cofundador de PJMedia, y ahora, editor general de The Epoch Times. Sus libros más recientes son “The GOAT” (ficción) y “I Know Best: How Moral Narcissism Is Destroying Our Republic, If It Hasn’t Already” (no ficción). Encuéntrelo en Parler @rogerlsimon.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Al Descubierto

Especial: Los 4 años de campaña contra Trump

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS