Es preocupante la propuesta de sancionar a países que no cumplan normas de la OMS sobre pandemia: Autor

Por Petr Svab
14 de Abril de 2022 10:28 PM Actualizado: 14 de Abril de 2022 10:28 PM

La falta de cooperación con la Organización Mundial de la Salud (OMS) durante una pandemia debería provocar sanciones en un país, según proponen algunos funcionarios y expertos. Ellos señalan el hecho de que China no compartió información temprana ni cooperó plenamente con la investigación de los orígenes de la pandemia de la COVID-19. Otros, sin embargo, han alertado sobre dar demasiado poder a la OMS a expensas de la soberanía nacional.

Algunos funcionarios públicos, en particular el ministro de Salud de Alemania, Jens Spahn, propusieron que los países que no cumplan con sus compromisos con la OMS deberían enfrentar sanciones. El jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que “tal vez explorar las sanciones podría ser importante”.

El régimen de sanciones estaría respaldado por un nuevo “tratado pandémico” impulsado por Alemania y respaldado por unas dos docenas de otros países.

La idea también fue planteada por un grupo de académicos de la London School of Economics, King’s College de Londres, y la Alianza Alemana sobre Cambio Climático y Salud.

“Es posible que los entornos de altos ingresos no estén motivados por los recursos financieros de la misma manera que sus contrapartes de bajos ingresos”, escribieron en un ensayo reciente sobre la idea del tratado. “Por lo tanto, se necesita un régimen de incentivos adaptable, con sanciones como amonestaciones públicas, sanciones económicas, o denegación de beneficios”.

Estados Unidos hasta ahora se ha opuesto al tratado y en su lugar propone fortalecer las regulaciones de la OMS. Esas, sin embargo, carecen de sanciones.

Preocupaciones

La referencia de Spahn a las sanciones parecía ser un golpe al Partido Comunista Chino (PCCh), que ocultó a la OMS información sobre la propagación de la COVID-19, y obstruyó o bloqueó las investigaciones sobre el origen del virus que la causa. La evidencia descubierta hasta ahora sugiere que el virus escapó de un laboratorio en Wuhan, China.

Pero vincular las sanciones a la cooperación con la OMS podría tener consecuencias tóxicas, dependiendo de qué tan amplios sean los poderes de aplicación de la OMS, señaló Nick Corbishley, autor de “Scanned: Why Vaccine Passports and Digital IDs Will Mean the End of Privacy and Personal Freedom”.

“Cuando haya una crisis de salud o una pandemia como la que acabamos de atravesar, la Organización Mundial de la Salud podrá dictar los términos”, dijo durante una entrevista reciente en “Crossroads” de Epoch TV.

“Ellos podrán decirles a los países, más o menos, cómo responder”.

Eso no le sentó bien, ya que podría disminuir el control sobre la política de salud a nivel nacional.

“Ya es bastante malo cuando nuestro gobierno o nuestras autoridades de salud pública toman medidas que pueden ir en contra del espíritu de la democracia o que quitan libertades”, dijo.

“Cuando eso sucede a nivel nacional, no es bueno, pero existe la posibilidad de, tal vez, tomar medidas [en su contra] a nivel nacional. Cuando se lleva a cabo a nivel mundial, será mucho más difícil para las poblaciones locales recuperar el poder y el control”.

También está la cuestión de quién domina la organización.

La OMS depende de sus cientos de miembros para obtener fondos, pero la mayor parte del dinero proviene de un puñado de ellos. Alemania, Estados Unidos, Reino Unido, y la Fundación Bill y Melinda Gates se encuentran entre los principales patrocinadores.

El PCCh también ha tenido una gran influencia en la organización. No solo ha aumentado su pago a la OMS en los últimos años, sino que también disfruta de una relación especial con su líder.

Tedros es un exmiembro del Politburó del Frente Popular de Liberación de Tigray, un grupo maoísta que había librado una guerra de guerrillas en la década de 1980 contra el régimen Mengistu respaldado por los soviéticos en Etiopía y luego gobernó el país hasta 2019.

Tedros solía servir como ministro de salud y luego de relaciones exteriores de la nación africana. Mantuvo fuertes lazos con el PCCh, adoptando proyectos como la iniciativa “La Franja y la Ruta”, que sirve para expandir la influencia geoestratégica del PCCh.

Con la ayuda de los esfuerzos de cabildeo del PCCh, obtuvo el puesto más alto de la OMS en 2017.

“Los diplomáticos chinos habían hecho una fuerte campaña a favor del etíope, utilizando la influencia financiera de Beijing y el opaco presupuesto de ayuda para generar apoyo para él entre los países en desarrollo”, escribió en ese momento la columnista del Sunday Times Rebecca Myers.

Futuro incierto

La Asamblea Mundial de la Salud (WHA), un órgano de supervisión de la OMS, ha establecido hasta ahora un grupo de trabajo “sobre la evaluación de los beneficios del desarrollo” del tratado de la OMS.

El grupo presentará su informe final en 2024. Al informar sobre su progreso en noviembre, el grupo describió los temas que el tratado debería abordar, incluido el intercambio de información y recursos y el “fortalecimiento del cumplimiento” de las normas sanitarias internacionales modificadas por última vez por la WHA en 2005 (pdf).

“Muchos Estados Miembros expresaron el deseo de priorizar el fortalecimiento del cumplimiento y reconocieron la importancia de proporcionar incentivos para la implementación y la asistencia para responder, pero sigue habiendo divergencia sobre la mejor manera de hacerlo como parte del fortalecimiento del RSI (2005) o como parte de un nuevo instrumento”, dijo.

Uno de los temas se llama “Información falsa y desinformación”.

“Los Estados miembros reconocen la necesidad de acciones coordinadas a nivel nacional y mundial para abordar la información falsa, la desinformación y la estigmatización que socavan la salud pública”, dice el informe.

Corbishley dijo que la referencia era “profundamente preocupante pero no sorprendente dadas las tendencias y desarrollos recientes”.

El gobierno de EE. UU., por ejemplo, ha trabajado con empresas de redes sociales para eliminar o suprimir contenido considerado “información falsa”. Posteriormente, una gran parte de dicho contenido resultó estar bien fundado, como la hipótesis de que el virus escapó de un laboratorio chino, así como los posibles beneficios de las terapias alternativas contra la COVID-19.

“Una de las lecciones clave que muchos formuladores de políticas de salud global parecen haber extraído de esta pandemia es la necesidad de controlar aún más la narrativa oficial de salud pública, y eso significa acabar con la información falsa o la desinformación”, dijo Corbishley a The Epoch Times por correo electrónico.

“Dicho esto, no hay forma de adivinar si la OMS realmente usaría o no sus dientes más grandes y afilados para ese fin, suponiendo que se firme el tratado, aunque los líderes de la organización parecen tener una fijación con la información falsa y la desinformación”.

Con información del Associated Press.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.