¿Es usted Yin o Yang?

Esta antigua visión de la naturaleza de la vida y el universo se aplica también a las personalidades
Por Emma Suttie
13 de Mayo de 2022 4:34 PM Actualizado: 13 de Mayo de 2022 4:34 PM

Algunos de nosotros probablemente hemos conocido a esta persona.

Es aquel cuyo carisma atrae a la gente como un imán. Su entusiasmo es contagioso y su espíritu emprendedor hace que siempre esté trabajando en alguna nueva y emocionante aventura empresarial. Parece estar constantemente superando los límites, explorando cosas nuevas y viviendo una vida que parece estimulante. Apenas duerme, pero se las arregla para tener una energía ilimitada.

Es una persona yang.

Y puede que algunos de nosotros también conozcamos a esta persona.

Es tímida y de voz suave, tranquila y reflexiva y prefiere los libros a la gente. Sus movimientos son relajados y elegantes y, si por ella fuera, se acostaría temprano y se levantaría tarde. Más feliz en su propia compañía, tiene una rica vida interior y, por ello, a menudo parece perdida en las nubes.

Es una persona yin.

¿Qué es el yin y el yang?

El yin y el yang suelen representarse con un antiguo símbolo taoísta llamado taiji. La mitad oscura representa el yin y la mitad clara el yang. Verá que también hay un punto de cada uno que existe en el otro, lo que demuestra que cada uno es mutuamente dependiente, necesitando al otro para existir.

Al contrario de lo que mucha gente cree, el yin y el yang no son fuerzas opuestas, sino complementarias. Las dos mitades son dinámicas y cambian constantemente, una en la otra y viceversa. El taiji ilustra que, aunque la dualidad existe, cada parte no puede existir sin la otra y puede, de hecho, coexistir armoniosamente.

Sin embargo, el yin yang no es solo un concepto oriental. A medida que la ciencia moderna avanza, encuentra aspectos de dualidad armoniosa en todo el cuerpo humano y el mundo físico, desde la forma en que las hormonas y los neurotransmisores tienen sus contadores para activar y desactivar diferentes procesos en el cuerpo humano hasta las cualidades positivas y negativas de los protones y neutrones que conforman nuestro cosmos atómico y molecular.

 

(YinYang-600x600)

La teoría del yin y el yang

La primera referencia escrita al yin y al yang se remonta al “Libro de los Cambios” o I Ching, que data aproximadamente del año 700 a.C., aunque es probable que formara parte de la cultura incluso antes. La teoría del yin y el yang fue el objetivo de la Escuela del Yin y el Yang durante el periodo de los Estados Guerreros en China, entre el 476 a.C. y el 221 a.C. Esta escuela también se denominaba a veces Escuela Naturalista, y su objetivo era utilizar las leyes de la naturaleza de forma positiva en beneficio del hombre, no mediante el control y la dominación de la naturaleza como en la ciencia occidental moderna, sino alineándose con estas leyes. Su objetivo final era actuar en armonía con las leyes de la naturaleza en beneficio de la humanidad y de toda la vida en la tierra.

La Escuela Yin Yang también se propuso interpretar los fenómenos naturales, incluido el cuerpo humano en la salud y la enfermedad. Con el tiempo, la teoría del yin y el yang se convirtió en un elemento central de la medicina china, como sigue siendo hasta hoy.

Una de las particularidades de la teoría del yin yang es que el yin y el yang no son estáticos, sino fluidos. Esto difiere de la lógica aristotélica que dominó el pensamiento occidental durante más de 2.000 años, que creía que los objetos se definían como una cosa y no otra, es decir: la mesa es redonda; la mesa no es redonda: Ambas cosas no pueden ser ciertas.

Por el contrario, según la teoría del yin yang, todo tiene aspectos yin y yang. Utilizando el ejemplo de la mesa, la parte superior de la mesa sería yang y la inferior yin, el exterior de la mesa sería yang y las superficies inferiores e interiores serían yin.

Utilizando otro ejemplo, el yin y el yang también dependen de lo que se observa. En comparación con el sol (caliente, brillante y activo), que es yang, la tierra (fría, azul y llena de océanos) es yin. Pero la Tierra se consideraría yang si se comparara con la Luna (fría, oscura, quieta), que es más yin en comparación. Es un concepto sencillo, pero profundo, y sus aplicaciones son infinitas.

A continuación, algunos ejemplos de yin y yang.

Rasgos de personalidad yin y yang

El yin y el yang también pueden aplicarse a los aspectos de nuestra personalidad.

Todo el mundo es una mezcla dinámica de atributos yin y yang, pero algunas personas son más yang y otras más yin. La infancia es naturalmente una época más yang con la explosión de crecimiento y desarrollo y la energía ilimitada de la juventud. A medida que envejecemos, nos volvemos gradualmente más yin, nos ralentizamos y nos volvemos más introspectivos.

En general, las personas que tienden a ser más yang son expresivas, magnéticas, activas, extrovertidas, muy sociables y les encanta estar en el mundo y hacer cosas.

Las personas que son más yin tienden a ser más tranquilos y disfrutan de la soledad; actividades internas como la lectura, la escritura y la meditación; y prefieren los bosques, las montañas y el océano a las fiestas ruidosas con mucha gente.

Aunque todos tenemos aspectos yin y yang y fluctúan todo el tiempo, la mayoría de nosotros tenemos una “naturaleza” que tiende más a uno u otro.

Ejemplos de personalidades yin y yang

Los tipos de personalidad yang siempre me hacen pensar en mi padre. Tenía una gran personalidad y, cuando entraba en una habitación, todo el mundo lo notaba. Siempre se las arreglaba para ser el centro de atención por su encanto y su personalidad magnética. Como músico, sacaba su guitarra y cantaba, atrayendo a quien estuviera al alcance de su oído con su música y su voz rica y aterciopelada. Era muy sociable y le encantaba ser el centro de todas las reuniones sociales.

Yo, en cambio, soy muy yin. Callada y tímida, soy más feliz sola, con la cabeza metida en un libro. Vivo en mi imaginación y puedo pasar incontables horas (si el tiempo lo permite) perdida en ideas, pensamientos y búsquedas creativas. Una tarde paseando por un bosque rodeada de naturaleza es mi idea del cielo, y no hay un libro lo suficientemente largo ni una taza de té lo suficientemente grande para mí.

La vida también tiene sus fases de yin y yang. Como ya se ha dicho, cuando somos niños, tendemos a ser más yang, ya que estamos en la época de crecimiento y alta energía de nuestras vidas. Pero, como siempre me decía mi abuela, nuestras personalidades se vuelven bastante claras desde una edad temprana, y éstas son quizás nuestras tendencias naturales.

A medida que envejecemos, muchos de nosotros tendemos a frenar y a replegarnos sobre nosotros mismos. Para algunos, la edad nos enseña a confiar en nosotros mismos y a sentirnos más “cómodos en nuestra piel”, ayudándonos a ser más extrovertidos de lo que quizás fuimos en nuestra juventud. También podemos tomar la decisión de cambiar una parte de nuestra personalidad, como ser más extrovertidos o tomar medidas para bajar el ritmo y relajarnos después de notar nuestra tendencia a trabajar en exceso. Todo este autoconocimiento puede ayudarnos a estar más equilibrados, que es la clave de una vida sana y feliz.

Aquí algunos ejemplos de características de la personalidad yin y yang.

Los anteriores son solo algunos ejemplos de algunos atributos del yin y el yang, pero la lista es realmente ilimitada. Conocer un poco sobre nosotros mismos y nuestras tendencias puede ayudarnos de innumerables maneras.

Diferencias culturales

En Occidente, tendemos a valorar la personalidad yang y los rasgos yang en general, como ser de alta energía, ambicioso, extrovertido y confiado. En Oriente, sin embargo, se valoran los aspectos más yin. Esto se refleja en una inclinación social hacia la introversión e incluso en la consideración de los ancianos, personas en la fase yin de la vida. Nuestros mayores, tras una larga vida de vida y aprendizaje, están imbuidos de algo que no está presente en los jóvenes: la sabiduría.

Cómo puede ayudarlo saber si es yin o yang

Aparte del hecho de que, como humanos, tenemos un profundo deseo de saber y comprender quiénes somos, hay otras formas en las que esta información puede ayudarnos, especialmente en términos de salud y bienestar. Dado que el yin y el yang pueden aplicarse a todo lo que existe, hay muchas maneras de saber si tendemos a uno u otro puede ayudarnos a navegar por la vida con más conciencia, y ayudarnos a mantenernos sanos en el proceso.

Salud yin

Si tiende a ser más yin, es posible que sea propenso a enfermedades cuya causa sea el frío o la humedad. Dado que el yin se asocia con el frío (a diferencia del calor, que es el yang), hay que tener en cuenta la necesidad de mantenerse caliente, especialmente en los meses más fríos. Lleve suficiente ropa cuando salga a la calle cuando haga frío, coma alimentos que lo calienten para equilibrar sus energías yin (especialmente en invierno y en los meses más fríos) e intenta ser más activo. Esto ayudará a mantener las energías en movimiento y a crear un poco más de yang para equilibrar el yin.

Las afecciones yin también tienden a aparecer más lentamente y a ser crónicas, con síntomas más sutiles, por lo que se aconseja cierta conciencia para mantener el cuerpo equilibrado y armonioso. Afortunadamente, esta conciencia es uno de los puntos fuertes de los tipos yin.

Salud Yang

Si tiende a tener más atributos yang, hay algunas cosas que debe tener en cuenta. Dado que el yang se asocia con el calor y la actividad, tenga en cuenta que debe mantenerse hidratado y descansar lo suficiente. En los meses más calurosos, asegúrese de equilibrar su naturaleza yang con alimentos refrescantes, bajando el ritmo y procurando dormir lo suficiente. Los de tipo yang son más susceptibles al “agotamiento”, ya que tienden a esforzarse demasiado, a veces hasta el punto de agotarse. Tenga en cuenta que no debe asumir demasiadas cosas y que debe equilibrar su ambición y su gran energía con algunas actividades introspectivas como el yoga, el qi gong, la contemplación, el diario o la meditación.

Las condiciones yang tienden a aparecer rápidamente y con mayor gravedad, por lo que el equilibrio es clave, especialmente en los meses de verano, cuando las energías yang son más intensas. Los tipos yang tienden a tener sistemas inmunitarios robustos y se recuperan rápidamente siempre que no se agoten.

Ahora que sabe un poco más sobre lo que significa ser “yin” o “yang”, ¿de qué cree que tiene más? ¿O es usted un equilibrio perfecto de los dos?

El yin y el yang son simplemente una lente que podemos utilizar para comprender nuestras tendencias e inclinaciones naturales. Todos somos una mezcla hermosa y única de energías yin y yang, que debemos celebrar porque nos hacen ser quienes somos. Este conocimiento puede ayudarnos a ser conscientes de las cosas que pueden desequilibrarnos y de cómo podemos volver al equilibrio que siempre nos esforzamos por alcanzar.

Con la sabiduría de esta antigua filosofía, podemos ver el mundo de una manera nueva y adquirir una cierta conciencia de nosotros mismos que puede ayudarnos en todos los aspectos de la vida.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.