Escalando en Hong Kong

25 de Agosto de 2015 Actualizado: 25 de Agosto de 2015

[masterslider id=”52″]

Recientemente pasé seis semanas en Hong Kong como pasante para La Gran Época. Vine aquí como estudiante buscando ampliar mi experiencia periodística y fue mi primer viaje lejos de Estados Unidos y pude obtener un preámbulo a la cultura asiática. Mientras que la mayor parte de mi trabajo se centró en la bulliciosa ciudad, mi conocimiento rural me tenía anheloso de paz y tranquilidad, especialmente cuando la nostalgia me mantuvo inquieto.

En todo momento libre que tuve, mi misión fue la de ver lo que más pude de ese increíble lugar. Hice una lista de monumentos, excursiones y lugares que todos quedaban lejos de la ciudad y del viejo camino. Estaba necesitado de algún aire fresco y escapar de las pegajosas calles, así que mis exploraciones se convirtieron en algunas de mis partes favoritas del viaje.

Cerca de Tsuen Wan, me aventuré subir primero a Po Tai Yuen, una montaña empinada pero corta en el sendero del Parque Descubrimiento. En mi primer intento, subir la escalinata fue duro, pero como me alejé de Tsuen Wan, el ruido de la ciudad dio paso al trinar de pájaros y a la verde espesura silvestre. El sendero de trote en la parte superior corre paralelo a una cascada del manantial para atrapar agua. Las vistas de Tsuen Wan eran extensas. Si usted sigue caminando por el sendero de trote, asegúrese de tomar el sendero que cruza el foso y suba por el bosque hacia el pico. El solaz de la ruta está llena de santuarios Budistas y una de las caminatas más tranquilas que haya hecho.

Una noche tuve el placer de tropezar con Mei Tuk Tai via al Mercado Tai Po. Las circundantes crestas de picos dentados y la hinchada bahía se abrían a innumerables islas, y Tai Po enclavado en las montañas, fue como entrar en un sueño. Encontré que Tai Mei Tuk es uno de los lugares más amigables. Todo el mundo estaba lleno de sonrisas mientras cicleaban y remaban bajo el atardecer pintado. Lleve a la familia a una caminata corta para obtener una vista superior de la bahía, una magnífica vista contemplando cómo se derrite el sol driblando al cielo y ondulando agua con vibrantes colores rojos, anaranjados y violetas. A través de la carretera hay una fila de restaurantes para satisfacer a cualquier gusto, una manera maravillosa de terminar la noche.

Una madrugada agitada me motivó salir y caminar partes del sendero Wilson cerca al Parque Lam Tin y del Pico Diablo en Yau Tong. Temprano por la mañana en el sendero me crucé con quienes se estiraban sobre el lado del sendero y corredores en los senderos públicos del campo. Incluso si usted no está muy interesado en cementerios, el Cementerio Permanente Tseung Kwan O Chinese, fue algo para mis ojos americanos. El corte de la ladera, las interminables filas de tumbas en círculo sobre la Bahía Basura, casi me recuerdan al Coliseo. El sendero principal de alimentación me llevó al pico con una bonita perspectiva del lado opuesto de la montaña, con vistas a la bahía de Kowloon. Incluso en la lluvia torrencial, esta caminata fue digna de la gran variedad de vistas y del refrescante aire de la montaña.

Habiendo escuchado la buena noticia de la isla Lantau, fácilmente se convirtió en mi lugar favorito para permanecer hasta el final de mi estadía. Mi primer viaje fue a la piscina Tai O. El sendero comienza en el Mercado Tai O y barre junto a la costa hasta girar hacia arriba del barranco a la cascada. La ardua caminata valió la pena por lo impresionante de la piscina y vista a la Bahía Yi O. La piscina es creada por una represa que parece colgar del borde del mundo al mirar por encima de ella y las montañas parecen que a usted lo devoran.

Mis últimas aventuras tuvieron lugar a lo largo de S. la Ruta. Lantau. El primer día pasé explorando por la desolada y tranquila Playa Pui O, haciendo mi camino hacia el sendero del país Chi Ma Wan, durante la tarde, para llegar a los acantilados de roca que se ciernen sobre la playa. La marcha fue una hermosa manera de experimentar lo lento de la vida de la aldea en el área, a la vez que sentirse perdido. El camino era rocoso y en partes difícil, pero la euforia increíble al llegar a los acantilados en la parte superior fue digno de todos los músculos doloridos del siguiente día.

Por último, si sube un poco más por el camino a Nam Shan, el rastro de Lantau le dará acceso a la tercera montaña más alta de Hong Kong, el pico Puesta del Sol. Mientras el sendero es engañosamente largo y empinado, a lo largo de él encontrará manantiales, fauna y paisajes. La exploración un poco fuera del camino le traerá maravillosas joyas ocultas, como una cascada de agua que cae sólo una arista invisible. Con mucho por ver alrededor del pico Puesta del Sol, un comienzo temprano haría llevar gran cantidad de agua y alimentos. Incluso escalar al pico en la inesperada neblina fue una experiencia. El sendero termina en Lantau S. Rd, en sólo un corto trayecto por autobús desde Tung Chung MTR.

Pui O Beach, la costa rocosa le llevará derecho a Chi Ma Wan, al sendero País y arriba dentro de la montaña.

Opiniones expresadas en este artículo son opiniones de los autores y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época. ¿Ha tenido usted una experiencia diferente visitando esta región? Comparta con nosotros en ¡sección de comentarios!

TE RECOMENDAMOS