Escasez de agua en California tiene más que ver con la política que con el agua: Reseña de Epoch TV

Por Emily Allison
27 de Agosto de 2021
Actualizado: 27 de Agosto de 2021

Acompaña a Siyamak Khorrami en un interesante episodio de “California Insider” en el que habla con el invitado Brett Barbre, exrepresentante del Distrito 1 de la Junta Directiva del Distrito Municipal de Agua del Condado de Orange, y actual director general de un distrito municipal de agua. En este episodio, hablan de la escasez de agua en California y de cómo el estado puede solucionarlo, si tan solo los actuales dirigentes quisieran hacerlo.

Barbre explica que California siempre está en un tipo de sequía u otro. El verdadero problema es que el estado se centra en la demanda pero no en la oferta. Barbre afirma que si se captan adecuadamente entre 14 y 20 días de lluvia se cubrirían todas las necesidades de agua del estado durante todo un año. Sin embargo, gran parte de California no cuenta con la infraestructura adecuada para almacenar su suministro de agua de forma eficaz.

Barbre afirma que, aunque el sur de California ha aprendido a superar las sequías gracias a la construcción de una magnífica infraestructura, gran parte del estado no dispone de suficiente almacenamiento para recolectar en tiempos de abundancia y utilizar en tiempos de escasez. Explica que el suministro promedio de agua del estado es bastante constante. Del agua que se puede transformar, aproximadamente la mitad se retira y se utiliza para factores medioambientales, y luego una cantidad menor se utiliza para la agricultura, que es crucial para el suministro de alimentos para el mundo. Sin embargo, en lo que respecta a lo que los humanos pueden consumir, el Estado se queda con una cantidad muy pequeña.

Según Barbre, el Departamento de Recursos Hídricos se encarga de cuidar primero el medio ambiente y después a las personas, por lo que la mitad del agua utilizable se destina a fines medioambientales. Dice que el estado no ha sido capaz de almacenar suficientemente el agua utilizable para las personas, a pesar de tener suficiente lluvia para satisfacer la demanda.

En tiempos de escasez en California, el agua para los agricultores y la gente es lo único que se reduce. “Antes nuestros políticos adoraban al Creador”, dice Barbre, “hoy adoran a lo creado, anteponiendo los peces y los animales a los humanos. No debería ser así”. También señala que este debate es casi imposible de mantener debido a que la agenda medioambiental tiene prioridad entre los principales medios de comunicación, los periodistas y los grupos ecologistas. Hablar de reasignar o recortar la parte ambiental del agua utilizable equivaldría a una herejía.

Sin embargo, con una infraestructura adecuada, California tendría suficiente agua para abastecer a los agricultores y a las personas con lo que necesitan sin tocar la asignación medioambiental. Aunque muchos grupos quieren deshacerse de las infraestructuras y volver a las fuentes naturales de energía y combustible, Barbre sostiene que el sur de California no estaría aquí sin las grandes infraestructuras. Estos grandes proyectos son los que han permitido a California desarrollarse con grandes presas que traen agua y energía al estado. Por desgracia, no se ha hecho mucho además de las infraestructuras originales.

Barbre afirma que, ya que el área metropolitana no responde a las sequías, el sur de California ha tenido que pagar y crear su propia infraestructura para crear soluciones, señalando las plantas y otros grandes proyectos innovadores que han utilizado para administrar bien su suministro de agua. Sin embargo, a pesar de que han realizado estas inversiones para mantenerse, el gobierno ha llegado a tomar sus recursos y distribuirlos al resto del estado.

Cuando se le preguntó si los votantes pueden marcar la diferencia en este ámbito, Barbre da algunos consejos útiles junto con una idea de por qué no se están produciendo los cambios necesarios. Dice que la gente puede votar por lo que quiere o por quien quiere, pero los votantes no tienen realmente voz en la realización de los proyectos reales. La construcción es lenta y costosa. El trabajo y los estudios medioambientales necesarios para justificar el proyecto —y demostrar que no tendrá ningún impacto en la comunidad— dificultan mucho la puesta en marcha de cualquiera de estos proyectos de infraestructura necesarios.

Mientras tanto, los ecologistas se dedican a hacer sus propios proyectos con cheques en blanco de las agencias gubernamentales y sin la opinión de los votantes, lo que resulta en una sociedad menos proactiva. Incluso si los proyectos necesarios cuentan con la financiación necesaria, Barbre dice que el gobernador Newsom a menudo interfiere, dictando que los proyectos se hagan de otra manera. “Uno odia culpar de todo a la comunidad ecologista, pero realmente tienen mucho poder”.

Barbre también explica que, a menudo, la legislación sobre el almacenamiento obtiene votos, lo que hace que los legisladores se sientan bien, pero la larga lista de factores medioambientales que hay que comprobar para que estos proyectos se puedan llevar a cabo nunca se cumplirá, por lo que, al final, no están haciendo realmente nada. Dice que por eso a los legisladores les gusta centrarse en el lado de la demanda, porque ese lado les da poder y control. Pueden decir “esta es la cantidad de agua que puedes usar” o la frecuencia con la que debes ducharte, tirar de la cadena o lavar la ropa. El gobierno puede dictar normas que prohíban a la gente construir una piscina u obligar a los residentes a quitar su césped diciendo que es ornamental y que no lo necesitan. Barbre dice que este método de gobernar elimina la elección individual. La mayoría de la gente sueña con tener cosas como un jardín o una piscina, pero ahora esas cosas se están dejando de lado.

La respuesta es construir infraestructuras para tener más almacenamiento. Si California tuviera más almacenamiento, no necesitaría tocar la asignación medioambiental. “Nuestro estado solía ser un estado de abundancia”, dice Barbre, afirmando que las enormes cantidades de dinero de la industria petrolera hicieron que California fuera una tierra de oportunidades a la que todo el mundo quería venir y de la cual formar parte. Ahora todo ha desaparecido”.

Dice que lo más probable es que haga falta un acontecimiento catastrófico para que los responsables políticos lleguen a un punto en el que tengan que cambiar lo que están haciendo. El gobierno suele ser bueno para responder a las crisis, pero no para prevenirlas. Barbre explica que los incendios forestales son un ejemplo perfecto de ello. La gente dice que la causa de los incendios son las líneas eléctricas, pero en realidad los incendios son el resultado de una gestión inadecuada de los bosques. Dice que en algunas zonas de California se han construido infraestructuras que ayudan a gestionar los incendios, pero aunque estos proyectos llegan a otros organismos, hace falta un verdadero liderazgo para que den sus frutos.

“No creo que el actual gobernador se preocupe realmente por el agua y el medio ambiente”, dijo Barbre. “Es una especie de asunto donde pierdes en ambos lados, vas a tener enemigos en ambos lados, así que se va a centrar en los asuntos más ‘populares’, y siempre es más popular crear un nuevo programa”. Incluso con un nuevo liderazgo y seis u ocho años de sólida presión, Barbre señala que también se necesita mucho tiempo para construir estos proyectos, pero espera que pueda ocurrir antes de un evento catastrófico.

El episodio concluye con la cuestión de si los agricultores y los ecologistas pueden realmente reunirse y elaborar un plan. Barbre dice que el problema es que las dos partes tienen filosofías muy diferentes. Una de las partes quiere decir a los demás cómo vivir sus vidas, lo que significa que les gusta tener una escasez de agua para poder controlarlo todo. El otro lado cree que California debe tener un suministro abundante de agua, lo que permitirá que la economía crezca y que más gente se traslade allí. Otro problema es que, incluso cuando las agencias u organizaciones se dan cuenta de la realidad de la situación y proponen soluciones reales, la izquierda política amenaza con retirar el dinero y la financiación a menos que esas organizaciones sigan totalmente la agenda de la izquierda.

“Cada 20 años se pierde la mitad del suministro de agua. Si no desarrollamos continuamente nuevos suministros de agua (…) la gente lucha en guerras por el agua”, dice Barbre. Argumenta que el sur de California está bien, pero el resto del estado no. Dado que tres cuartas partes del agua del estado se encuentran en el norte de California, la necesidad de más infraestructuras de almacenamiento y menos agendas políticas es esencial.

Siga a EpochTV en las redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/EpochTVus

Twitter: https://twitter.com/EpochTVus


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS