Escenario 2030: robots, portaaviones y minas de la Marina de EE.UU. contraatacan a China

Por Austin Bay
20 de Mayo de 2020
Actualizado: 20 de Mayo de 2020

Opinión

Durante al menos dos décadas, los estrategas y planificadores militares estadounidenses han estado reflexionando sobre esta compleja cuestión: cómo reducir los riesgos físicos que enfrentan al acercarse a una costa china hostil, los buques y las tripulaciones de un grupo de portaaviones de la marina de guerra estadounidense y otras fuerzas de superficie.

En 1996, mientras Beijing amenazaba a Taiwán con una lluvia de misiles, un grupo portaaviones nucleares de la Marina de guerra navegó hacia la isla con impunidad.

Sin embargo, el programa de modernización militar de China comunista ha desarrollado y desplegado sistemas de armas que aumentan el peligro que enfrentan las flotas de Estados Unidos y sus aliados. Algunos sistemas aéreos y de misiles chinos pueden ser capaces de atacar con éxito a los buques de superficie de Estados Unidos a 1200 millas de distancia. La amenaza para los submarinos aliados también ha aumentado.

En la última semana, los escritores de defensa han publicado informes sensacionalistas sobre un reciente juego de guerra (simulación de conflictos) del establecimiento de la defensa de Estados Unidos, que se llevará a cabo en el año 2030.

Algunos antecedentes pertinentes: Durante cuatro años serví como consultor especial en los juegos de guerra en la Oficina del Secretario de Defensa. Los juegos de guerra son, en el mejor de los casos, exploraciones informativas de posibles eventos futuros y los resultados potenciales basados en decisiones de los jugadores tomadas durante el juego.

Los juegos más útiles obligan a tomar decisiones difíciles que, si se registran y analizan, pueden servir de base para futuras iniciativas diplomáticas, iniciativas económicas, planes militares, programas de investigación y desarrollo de tecnología y, por último, decisiones futuras de los líderes políticos y los comandantes militares.

Desafortunadamente, los principales medios de comunicación tienden a presentar estas simulaciones como “modelos” aterradores que predicen una eventual derrota estadounidense o los descartan como fantasías tipo bang-bang del Pentágono, cuyo objetivo es un mayor presupuesto para armas que no funcionan.

Pero volviendo a los informes recientes, el escenario se estableció para 2030. La China comunista poseía fuerzas navales, aéreas y de misiles modernizados que amenazaban a todas las fuerzas de la Marina de Guerra de Estados Unidos en superficie y con base en los océanos Pacífico e Índico oriental. Según un informe que apareció en The Australian, Guam estaba “totalmente en riesgo”.

En la época de algunas viejas noticias de 2017, Corea del Norte ya amenaza a Guam. Por eso el Pentágono desplegó una batería antimisiles THAAD en la isla.

En el juego de 2030, China posee misiles de ataque hipersónico, portaaviones y misiles balísticos anti-buque de largo alcance. Durante años, China ha afirmado tener un misil balístico “asesino de portaaviones”, el DF-21D. El Pentágono cree que China comenzó a desplegarlo en 2013. Puede tener un alcance de 2000 millas, pero nadie lo sabe con seguridad. ¿Puede golpear a un portaaviones estadounidense que esté maniobrando?.

Nadie lo sabe. Nunca ha sido probado contra un grupo de portaaviones de guerra durante las maniobras.

Sobre el juego propuesto para el 2030, The Australian informa que los grupos de portaaviones estadounidenses no podrían enfrentarse a las fuerzas chinas “sin sufrir pérdidas de capital”. Traducción: La Marina de los Estados Unidos perdió los portaaviones, una derrota catastrófica.

Sin embargo, la competencia militar entre Estados Unidos y China es dinámica, y lo ha sido así durante 20 años. La competencia diplomática y económica es cada vez más dinámica, dadas las mentiras de China frente a la pandemia del virus de COVID-19/Wuhan.

El Pentágono ha explorado numerosos escenarios hostiles a China en los que las fuerzas marítimas, aéreas y terrestres de Estados Unidos refuerzan a Japón y Corea del Sur o se mueven para disuadir una invasión a Taiwán.

Los submarinos estadounidenses y japoneses pueden dañar gravemente a las fuerzas navales chinas y situarlas detrás de la “primera cadena de islas” del Pacífico occidental: Japón, Taiwán y Filipinas.

Sin embargo, las minas pueden ser el arma elegida. Correcto, minas marinas, lanzadas por submarinos, aviones (tripulados y no tripulados) y tal vez misiles. Los buques de superficie no tripulados y robóticos (autónomos) también pueden minar el litoral de China.

El sembrado de minas en submarinos y aviones es un método antiguo pero efectivo. Una campaña de colocación de minas a lo largo de la costa de China no solo obstaculiza a la Marina de China, sino que también embarga su economía. China ahora depende de los recursos naturales enviados desde África y el suroeste de Asia. Ya no es una potencia continental autosuficiente.

La Marina está desarrollando varios Barcos de Superficie No Tripulados (USV, por sus siglas en inglés) y semisumergibles no tripulados de bajo costo, que pueden colocar minas, lanzar ataques y proporcionar inteligencia. No se rían. Los toscos semisumergibles construidos por los cárteles de drogas han navegado desde Sudamérica hasta España. ¿Desplegó la Marina 200 USV en el nuevo juego de guerra? ¿Minó la Marina la costa china?

Aquí hay otro escenario: los peones robot de la Marina de Guerra se sacrifican para que los portaaviones de la Marina —los proyectores de energía en el tablero de ajedrez del Pacífico— puedan dar un contragolpe devastador.

Austin Bay es un coronel en retiro de la Reserva del Ejército de Estados Unidos, autor, columnista sindicado y profesor de estrategia y teoría estratégica en la Universidad de Texas. Su último libro es ‘Cocktails from Hell: Cinco Guerras que dan forma al siglo XXI’.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Mire a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS