Escoltas de Guaidó fueron torturados y retenidos para borrar los rastros, denuncia abogada Charity Flórez

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
27 de Julio de 2019 Actualizado: 27 de Julio de 2019

Los dos escoltas del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, Erick Sánchez y Jason Parisi, declararon ante el tribunal este viernes 26 de julio haber sido agredidos y torturados por miembros del régimen de Nicolás Maduro, dijo la abogada Charity Flores a TVV Noticias.

Ante el juez que lleva una causa de terrorismo, “manifestaron haber recibido golpes en el rostro y golpes en el cuerpo”, dijo Flores. Además denunciaron que fueron golpeados con un bate cubierto de tela “cuyo objeto era que no quedaran evidencias de las lesiones”.

“Al manifestarse esto, el tribunal en su decisión ordena el oficio a la medicatura forense a los fines que se legalice el reconocimiento médico legal (…) sin embargo ya sabemos cual va a ser el resultado de ello porque han transcurrido 14 días de estas lesiones que le fueron realizadas. Por los cual ya desaparecieron los rastros”, dijo la abogada.

“Esto nos da una idea del por qué el retardo de los 14 días para traerlos a presentación. Evidentemente el objeto se ha cumplido y era que se borraran esas lesiones de su cuerpo, esos rastros de tortura”, concluyó Flores.

Sánchez y Parisi fueron detenidos entre el 12 y 13 de julio por las fuerzas especiales del régimen de Nicolás Maduro y debían haber sido juzgados hace dos semanas. Después de una larga espera de días de angustia para los familiares, ambos fueron trasladados el viernes 26 de julio al tribunal. Previamente Flores dijo que las familias habían denunciado que se desconocía en qué cárcel se encontraban.

“Probablemente Erick y Jason están siendo torturados en este momento”, escribió Guaidó en su Twitter el 13 de julio cuando fueron detenidos. La detención ocurrió después que el 21 de junio, en otro caso de tortura del régimen, fue secuestrado el capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, quien después de llegar en agonía a los tribunales, horas después falleció.

Murió torturado por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), creado por el chavismo, dijo el 29 de junio la Abogada defensora de Derechos Humanos Tamara Suju, directora ejecutiva del observatorio de derechos humanos del Centro de Estudios para América Latina (CASLA). Es el mismo organismo que detuvo a los escoltas de Guaidó.

Según escribe Guaidó en su Twitter del 13 de julio, “el régimen intentará montar una nueva olla, sepan que no nos vamos a detener hasta recuperar la libertad y el respeto a los Derechos Humanos en Venezuela”.

Suju culpó al DGCIM, diciendo que “asesina a punta de torturas”. Acosta había llegado a tribunales en silla de ruedas, presentando graves signos de torturas. “No hablaba, solo pedía Auxilio a su abogado. No entendía ni escuchaba bien. Le pedían ponerse de pie, ponerse en pie, pero no podía moverse”.

El Juez luego ordenó trasladarlo “al hospitalito (en el Fuerte Tuina)” donde falleció cerca de las 1 de la mañana.

“Hago responsable a Nicolás Maduro, a Iván Hernández Dala y a toda su estructura represiva por el asesinato por tortura del Capital”, sentenció Suju en ese momento.

Juan Guaidó saluda a la gente en la avenida Rómulo Gallegos durante el 208 aniversario de la declaración de independencia de Venezuela el 5 de julio de 2019 en Caracas, Venezuela. El presidente venezolano Juan Guaidó y varias ONG solicitaron una manifestación después de la muerte del capitán Rafael Acosta Arévalo el 28 de junio, quien fue arrestado por el departamento de contrainteligencia militar venezolano (DGCIM) desde el 21 de junio. El lema de la protesta es “No más tortura “y la gente camina desde la oficina del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Caracas hasta el edificio de DGCIM. (Carolina Cabral / Getty Images

Detención de Erick Sánchez y Jason Parisi

En rueda de prensa el representante de Comunicación del régimen de la dictadura, Jorge Rodríguez, dijo el 13 de julio que encontraron en manos de Sánchez y Parisi un “arma de guerra similar a las armas sustraídas” el 30 de abril de 2019 del parque de armas de la Guardia Nacional del Parlamento.

Según Rodríguez, en esa fecha algunos de los funcionarios se plegaron “al golpe”. Es el término que el chavismo da a la orden de levantamiento militar que dio Guaidó contra la usurpación del poder del líder socialista Nicolás Maduro.

El ministro de Maduro dijo que el 30 de abril cinco fusiles AK 103 y 10 cargadores “fueron robados” del destacamento 462 con sede en el Palacio Legislativo y escondidos por Guaidó y su equipo más cercano.

La abogada Flores dijo que la conducta de Rodríguez se aleja de la legalidad.“Es una conducta habitual que personeros del Gobierno adelanten opinión o ellos insinúen o den las instrucciones del caso”. Lo correcto y legal es que al principio la investigación es reservada y no se pueden dar elementos acusatorios porque la fase está iniciando y debe fundamentarse primero que hay elementos legales que lo prueben.

El articulo 46 de la Constitución de Venezuela publicada en la gaceta oficial el 30 de diciembre de 1999, según la OAS dice:1. Ninguna persona puede ser sometida a penas, torturas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Toda víctima de tortura o trato cruel, inhumano o degradante practicado o tolerado por parte de agentes del Estado, tiene derecho a la rehabilitación. 2. Toda persona privada de libertad será tratada con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano.

El régimen de Maduro no estaría aplicando la constitución en estos dos casos.

A continuación

Cómo el régimen comunista negó la responsabilidad de todas sus masacres

 

TE RECOMENDAMOS